Análisis
UFC

ANÁLISIS | EA Sports UFC 4: atrapado en su propio octágono

Lo bueno y lo malo de tener una licencia exclusiva aflora en EA Sports UFC 4, que sigue sin encontrar profundidad en su propuesta general.

La relación de EA con las Artes Marciales Mixtas (MMA) es atípica y sin precedentes, puesto que su primera incursión dedicada a esta popular disciplina sigue siendo el mejor que han hecho hasta el momento y, por lo que parece, así seguirá siendo de aquí en más. Hablamos lógicamente de EA Sports MMA, que sin contar con la licencia de UFC-la promoción más famosa de Artes Marciales Mixtas- supo cautivar a los fanáticos del deporte con una jugabilidad novedosa, pero también, gracias a su visión global del deporte.

Así es que el Modo Carrera de aquel EA Sports MMA -publicado para PS3 y Xbox 360- nos ofrecía transitar el verdadero camino del guerrero: viajando por el mundo para entrenar con especialistas de distintas técnicas; la posibilidad de desarrollarnos en ligas con diferentes reglas: Vale Tudo en Brasil o Pride FC en Japón, por ejemplo. Podíamos viajar a Tailandia para aprender muay thai, o bien quedarnos en Brasil para conseguir el cinturón negro de Jiu-Jitsu. Más allá de que ciertas construcciones eran bastante arquetípicas, el título conseguía representar al deporte y visualizarlo desde un punto de vista cultural.

UFC 4 Official Reveal Trailer

Está claro que el éxito de EA Sports MMA fue el Currículum Vitae que les permitió cerrar el codiciado trato con la UFC, que hasta entonces estaba casado hacía añares con el tándem Yuke’s / THQ. UFC necesitaba aire para una serie que se había estancado hacía mucho tiempo, tal como lo anunciase el controvertido Dana White -Presidente de UFC- al momento de comunicar el contrato de exclusividad entre Electronic Arts y la UFC. Y aunque en algún momento esta situación era la que soñaban tanto las compañías como los fanáticos y seguidores del deporte -ya con cuatro títulos publicados- es evidente que la licencia oficial también limita, al punto de que la serie se ha estancado una vez más. EA Sports ya no toma riesgos como aquellos del viejo MMA, lo cual, cabe suponer, tiene que ver con rígidos límites en el control creativo.

Esto impacta de lleno en la oferta de modos de juego y estructura general de cada título de la serie, y en esta cuarta entrega no es la excepción. EA Sports UFC 4 promete como pieza central de la experiencia un Modo Carrera renovado que, si bien empieza con algunas decisiones de diseño interesantes respecto a lo narrativo, no se despega de lo que ya conocemos: calendario de entrenamiento, pelea principal, ascenso en liga amateur y llegada a la UFC. No hay decisiones que tomar, no hay elementos que le aporten un ritmo vibrante o apasionante ni mucho menos. Se incorpora también la preponderancia de las redes sociales y la interacción con el resto de los peleadores, pero nunca termina de aportar algo realmente concreto.

Fuera de esto tenemos la posibilidad de crear nuestros propios eventos y campeonatos, exhibiciones bajo los mismos tres formatos de siempre -peleas regulares, competencia de knockouts y de sumisiones- y un modo online que presenta la posibilidad de competir por distintos títulos, tal como sucedía en EA Sports MMA y su progresión por cinturones online. A primera vista parece que la oferta es frondosa, pero rápidamente nos queda la sensación de que no tenemos mucho para hacer.

image.png
EA Sports UFC 4 presentea el Kumite.

EA Sports UFC 4 presentea el Kumite.

Donde sí hay para trabajar y deleitarse, sin embargo, es dentro del octágono. En este sentido, EA Sports UFC 4 es lisa y llanamente el pináculo de la serie cuando tenemos el control en la mano. El equipo de desarrollo revisó todos y cada uno de los elementos y mecánicas establecidas, quitando todo lo que no funcionaba y mejorando aquello que sí. El resultado se evidencia desde la primera contienda en la que formamos parte: el combate se siente orgánico y muy dinámico. Las animaciones son fluidas, hay daño localizado, hay incidencia en el físico producto de la lucha y el esgrima en el Jiu Jitsu.

La física es simplemente genial: se anularon casi por completo todas las reacciones antinaturales de los cuerpos y los impactos; las colisiones funcionan como deberían. Jugarlo es realmente placentero y son tantas las opciones que entran en juego que cada lucha propone una estrategia por completo distinta. Los golpes suenan y se ven naturales y responden a la fisionomía de quienes los propinan, al punto de que cada peleador se siente verdaderamente único. De este modo, EA Sports UFC 4 le devuelve lo electrizante a las partidas, como también el factor impredecible tan característico del deporte.

Ayuda que a nivel visual todo se vea maravillosamente bien. La representación de los luchadores y luchadoras se condice con sus contrapartes reales, incluyendo su forma de entrar al octágono, gestos desafiantes y técnicas en golpes que los distinguen. Lo mismo puede decirse de los escenarios, donde la oferta trasciende lugares típicos como el Madison Square Garden para incluir por ejemplo, el octágono de la serie Dana White’s Contender Series y otros casos más llamativos como el “Backyard ” -el patio enrejado donde el mítico Kimbo Slice, al que podemos seleccionar como luchador, se hizo conocido- o el bizarro Kumite-al estilo Gran Dragón Blanco- que incluso musicaliza la escena con música de sintetizador ochentera y agrega un comentarista estilo Mortal Kombat.

image.png
Clinch, sumisiones, transiciones: todo se ha hecho de nuevo y funciona perfecto.

Clinch, sumisiones, transiciones: todo se ha hecho de nuevo y funciona perfecto.

Esta selección es rarísima, y sorprende que agreguen esos escenarios obviando otros entornos como fue Pride en su momento; casi que se siente extraño que hagan un guiño a las peleas callejeras de los patios traseros siendo un producto enfocado en lo que sin lugar a dudas es la promoción de Artes Marciales Mixtas que más ha hecho por legitimar la disciplina como deporte y también como deporte olímpico. No es la única cosa llamativa: el repertorio de luchadores ofrece una selección irregular. Aparecen luchadoras como Ronda Rousey Meisha Tate, ambas retiradas en lugar de otras peleadoras de primer nivel y en actividad como Amanda Rivas. Hay luchadores como Connor McGregor que no están en la categoría correcta y muchos peleadores prometedores como Geoff Neil o Vicente Luque brillan por su ausencia.

En su lugar, encontramos leyendas que se han ido a pelear a otras promociones: Lyoto Machida y Chael Sonnen, por ejemplo, y peleadores más clásicos como Wanderlei Silva y Chuck Liddell. Siendo que EA Sports UFC 4 posee una cuidada presentación televisiva -gracias al trato con ESPN- resulta cuanto menos decepcionante que los peleadores que se presentan no sean exactamente aquellos que conforman cada una de las categorías por peso. Es evidente que la decisión de incluir más peleadores curiosos o leyendas del deporte tiene que ver con orientar el título a un público más masivo que reconoce a la UFC y sus caras visibles a través de atletas destacados décadas atrás, pero esto no hace más que diluir la recreación deportiva a la que la serie alguna vez aspiró, como si el hecho de hacer un guiño a las peleas ilegales mediante la inclusión del Backyard como escenario alternativo no fuese suficiente.

Y es que de alguna manera, la UFC como entidad se encuentra en un momento extraño: sin sus figuras, con una dirigencia caracterizada por el maltrato y la polémica; un lugar donde no parecen haber códigos. EA Sports UFC 4 refleja esta carencia porque no existe en sus adentros ningún miramiento hacia el deporte, su legado, ni lo que representa, incluso pese a que la conducta deportiva sea uno de los elementos que supuestamente definen nuestro destino en el Modo Carrera. Lo que nos queda entonces es un juego que dentro del octágono se luce como ninguno, pero que encuentra profundos problemas en darle un respaldo con todo lo que lo rodea, tanto por la escasa oferta de modos de juego como también por la manera en la que desdibuja un deporte que al día de hoy sigue luchando por su legitimidad.

Embed

EA SPORTS UFC 4

14/08/2020 (PS4, XBOX ONE)
7.0

Jugué EA Sports UFC 4 durante 25 horas, completando el Modo Carrera y luego celebrando todo tipo de combates en todas las categorías incluidas. Los modos online no fueron probados en profundidad, puesto que el análisis se realizó con un código de acceso anticipado. Los combates que tuve en esta modalidad, sin embargo, funcionaron a la perfección.

Dejá tu comentario