Análisis

Análisis: Two Point Hospital, el imperdible sucesor de Theme Hospital

Diseñas tu clínica y curas enfermedades insólitas en el simulador de hospitales más divertido de los últimos años, ahora disponible en consolas

Muchos se acordarán del legendario Theme Hospital. Llegó a PC y a la primera PlayStation en la era dorada de estos simuladores. Esta época, de mediados de los 90s y principios de los 2000s, nos hace pensar en los primeros SimCity, el icónico Theme Park que nos ponía a administrar un parque de diversiones y en el mismísimo The Sims. Hoy en día sigue habiendo grandes juegos de gestión, construcción y simulación, pero el subgénero de hospitales no recibió todo el amor que se merece. Al menos así fue hasta 2018, cuando Mark Webley y Gary Carr, creadores del Theme Hospital original, pusieron manos a la obra y nos dieron el sucesor espiritual que esperábamos. Ese juego es Two Point Hospital, que dos años después de su paso por PC llega a consolas cargado de mucho contenido y humor.

¿Fracturas y golpes? El desafío en este hospital es masterear el arte de la traumatología

Two Point Hospital es un simulador de construcción y gestión de hospitales. A grandes rasgos, trae todo lo que esperaríamos de un juego del estilo: posibilidades de construir y ampliar el edificio; contratación de personal, trato directo con pacientes y opciones de economía. Pero a pesar de que las mecánicas son clásicas en el género, lo que nos sorprende es la experiencia de juego. Es un título muy cálido, divertido, con un humor especial que está a medio camino entre lo negro y lo absurdo. La curva de dificultad gentil se suma a esto para hacer de Two Point Hospital un juego realmente atrapante.

Y es que sí. Una vez que empecemos a jugar, las horas van a pasar sin que nos demos cuenta. Se siente la marca de sus creadores, que trabajan bajo el nombre de Two Point Studios, porque el juego no se obsesiona con la simulación realista, sino que no deja de sorprendernos con disparates como perseguir fantasmas que aterrorizan a los médicos, pacientes que se creen Freddy Mercury y otros a los que tenemos que convencer de que no son payasos. El tono que maneja Two Point Hospital es el mismo que tenía Theme Hospital, es decir que los nostálgicos estarán en su salsa con este nuevo juego. Si no jugaste al original, pero disfrutas de Los Sims y otros simuladores para nada serios, aunque sí complejos, no deberías dejar de darle una oportunidad a este nuevo juego.

La cámara tiene distintas perspectivas y opciones de zoom. Está bueno acercarse para ver el detalle

Volviendo al tema de la dificultad, Two Point Hospital es más difícil de lo que parece en un principio. Los primeros compases son necesariamente guiados como en todo juego de gestión. Tenemos que aprender cómo manejar un hospital y no morir en el intento. El objetivo será forjar nuestro imperio de hospitales y para ello comenzaremos jugando en uno pequeño donde aprenderemos lo básico.

Ubicaremos una recepción, una sala de consultas con un médico, una enfermería, una farmacia. Si alguna vez fuiste a un hospital vas a poder imaginarte como empieza Two Point Hospital. Después vamos a contratar médicos, enfermeros, personal de limpieza y recepcionistas. Este primer nivel es fácil y quizás ahuyente a los amantes de la simulación que buscan algo complicado de entrada, pero la paciencia tendrá sus frutos.

Vamos a ir desbloqueando más hospitales, cada uno de ellos con su estilo particular y sus desafíos propios. Es una especie de modo campaña que nos va arrojando misiones cada vez más complejas. Seleccionamos qué hospital jugar de los que tenemos desbloqueados posicionándonos en un mapa que se va a ir ampliando conforme cumplamos objetivos. No piensen que el juego tiene limitaciones por estar dividido en misiones. Por el contrario, la forma en que encaramos cada hospital, las horas que le dedicamos y cuán grande lo desarrollamos depende de nosotros. Podemos pasar 10 horas con el primer hospital y ni mirar el segundo hasta que sintamos que desbloqueamos todo.

Fantasmas en el pasillo dos. Es hora de traer la aspiradora

Cada nivel tiene sus reglas especiales en la medida en que hay hospitales ubicados en zonas de frio, de modo que no podemos olvidarnos de la calefacción si queremos prosperar. Otro hospital es un centro de investigación universitario, así que todo el personal que contratemos estará conformado por novatos que vamos a tener que instruir. En otras palabras, la gestión de tiempo y de personal en estos niveles se complejiza, porque no solo necesitamos médicos libres para atender pacientes, también necesitemos que lo estén para capacitarse tomando un curso o para darle clases a otro médico.

El juego nos plantea una gestión a través de años y todas nuestras acciones tendrán consecuencias, especialmente a largo plazo. Lo interesante es que tenemos lugar para elegir qué tipo de manager somos. ¿Queremos ser usureros, cobrándole caro a los pacientes y pagándole miseria a los médicos? Se puede. ¿Queremos tener los mejores médicos del condado, aunque a veces tengamos que pedir un préstamo para pagar sus sueldos? Claro que se puede.

Las pestañas de Personal, Pacientes, Política y más le sacan el jugo a nuestras habilidades de gestión

Las posibilidades son muchísimas y la gestión económica se expande a medida que jugamos. Además de tener en cuenta lo que nos cuestan los sueldos del personal, también tendremos que pensar que el hospital tiene que estar en constante expansión. No podemos vivir con lo justo porque llegarán pacientes con enfermedades nuevas y si no compramos la tecnología y las salas más modernas, no nos va a ir muy bien.

Además de tener que solventarnos económicamente, es decir, mantenernos con números verdes, otro indicador importante es el de la reputación. Este medidor aumenta con cada nuevo paciente que sanamos y al superar desafíos, pero disminuye si se nos muere alguien o si los pasillos terminan siendo un basural porque no tenemos un conserje que limpie.

Hay muchos parámetros para tener en cuenta a la hora de jugar y eso está muy bien porque no nos cansamos nunca. No hay tiempos muertos en Two Point Hospital. Al menos no los hay hasta que desbloqueemos las más de 100 enfermedades, las decenas de salas hospitalarias y todas las opciones cosméticas para el ambiente, que van desde poner plantas, hasta instalar una sala de arcades, y darles a los visitantes y médicos un poco de entretenimiento y comodidad para que esperar su turno no sea un suplicio.

Entonces, en Two Point Hospital nosotros tomamos las decisiones, decidimos el rumbo y el estilo del hospital, y lo que pase a partir de ahí será causa de nuestras acciones. Aunque no lo crean, no hay mucho componente azaroso, por eso no llega a ser un juego frustrante. Siempre hay lugar para mejorar y ser un mejor manager. Y lo más importante: en todo momento sentimos que tenemos poder de decisión.

¡Fuego en el hospital!

Una de las pocas cosas que se le puede reclamar es que los tutoriales funcionan a medias. Muchas cosas las iremos descubriendo por nuestra cuenta a fuerza de prueba y error. O por simple casualidad. Este es un punto negativo para los recién llegados y que choca especialmente con la curva de dificultad amable.

Ahora nos toca hablar del port. Sega llevó Two Point Hospital a PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch sabiendo que este tipo de juegos nacieron para jugarse con teclado y mouse. Pero el trabajo que hicieron para adaptar el control a joystick es increíble. Jugando en la consola de Sony, los controles se me hicieron intuitivos al poco tiempo de empezar a jugar y el rendimiento en PlayStation 4 Pro está muy bien, sin bajones de frames, incluso jugando en hospitales grandes con mucho movimiento. Los tiempos de carga me parecieron ágiles también.

El único problema técnico a destacar tiene que ver con la inteligencia artificial de los personajes. Su comportamiento no llega a arruinar la experiencia, pero sí nos obliga a estar pendientes de ellos porque a veces no registran las acciones que propone el entorno. Por ejemplo, podemos tener un médico dando vueltas por el hospital sin darse cuenta que hay una sala vacía de consulta con pacientes que lo están esperando o un conserje que no se da cuenta que el piso está sucio delante de él. Vamos a tener que gestionar manualmente en muchos casos qué queremos que haga cada uno para que el recinto no termine siendo un caos.

Esta versión de consolas llega con dos DLC incluidos, Bigfoot y Pebberley Island, que traen enfermedades, objetos decorativos y mas posibilidades de construcción. A fines de este mes, Sega prometió lanzar el Modo Sandbox, para quienes solo buscan diseñar, gestionar e incluso destruir sin límites. También llegarán más DLCs de forma gratuita que ya están disponibles en PC.

El remedio a veces es peor que la enfermedad

En pocas palabras, Two Point Hospital es un gran simulador, tanto para los nostálgicos que extrañaban Theme Hospital como para quienes quieren jugar su primer juego del estilo. Sus únicas falencias son la falta de tutoriales más dinámicos y la IA desprolija, pero en lo demás es un sólido juego de gestión y construcción que nos dará decenas de horas, con mucho humor de por medio y un carisma sin igual que hará que las partidas se pasen volando.

TWO POINT HOSPITAL

25/02/2020 (PS4, XBOX ONE, SWITCH)
9.0

Jugué unas 30 horas a Two Point Hospital en PS4 y no llegué a ver todas las posibilidades que ofrece porque son muchísimas. El camino para crear el imperio hospitalario es largo y divertido. Y muy atrapante también. No lo van a poder dejar de jugar.

Dejá tu comentario