Noticias

La streamer de Apex que agredió a su gato pidió disculpas públicas

Después de perder los estribos con su mascota, una Alinity Divine debió pedir disculpas.

El viernes pasado la organización PETA, dedicada al trato ético de los animales, publicó en su cuenta de Twitter un fragmento de la transmisión del día anterior de Natalia Mogollon (conocida como Alinity Divine) en el que se ve que la joven, frustrada con su gato mientras jugaba, lo levanta del escritorio y lo arroja sobre su cabeza.

En su publicación PETA pedía a Twitch que diera de baja la cuenta de Mogollon alegando que estaba “utilizando la plataforma para mostrar abuso de animales y enviando un mensaje peligroso para cualquiera que vea sus videos.” A partir de entonces varios usuarios comenzaron a reflotar viejos clips en los que se puede ver a la joven dándole de tomar vodka a su gato directamente de la boca, pateando a su perro y pegándole un sticker en la cara a otra de sus mascotas.

 

Mogollon respondió a las acusaciones de violencia contra los animales pidiendo disculpas por sus actos y sus ocasionales malas decisiones. “No tendría que haberme frustrado con Milo, pero los tiré al piso atrás de la silla,” explicó. “Lo del vodka fue hace más de un año pero igual fue una estupidez.” Incluso invitó a las autoridades a visitar el ambiente en el que viven.

Pero para cierto público las explicaciones y las disculpas no fueron suficiente y las notificaciones de la streamer se plagaron de expresiones de rechazo, crítica y alguna que otra voz de apoyo. Quizá el mensaje que más sorprendió fue el de Marcus Graham, el director de desarrollo creativo de Twitch, quien dijo el domingo que se dependiese de él cerraría la cuenta por treinta días y exigiría que la joven realice una transmisión de concientización y recaudación para alguna organización que trate el abuso de animales. 

“Establecería un período de prueba de 90 días después del cierre con un período de tolerancia cero (te equivocás = te cerramos la cuenta) y controles periódicos,” sentenció Graham, quien misteriosamente no pidió transmisiones especiales o eventos de recaudación cuando Dr. Disrespect violó la ley transmitiendo desde un baño durante la E3 y mucho menos cuando la plataforma le devolvió la cuenta después de solo dos semanas. 

 

En esa ocasión simplemente reponsabilizó al productor como el encargado de asegurarse que el creador de contenido pueda hacer su trabajo —sin mencionar a Disrespect, por supuesto—. Sí lo citó en un tuit en el que dijo: “Rara foto de Dr. Disrespect con un billete de un dólar. ¿Quién pone menos que un Benjamin [un billete de cien dólares] en su billetera?”

Esa doble vara sí se puede ver.

Cuando un ejecutivo de Twitch se expresa de esa manera públicamente le da entidad a los peligrosos e impresentables habitantes de internet, y ese nivel de irresponsabilidad no pasó inadvertido: el domingo Mogollan dijo que estaba muy asustada porque varios individuos habían aparecido en su casa y preguntándole a sus vecinos dónde se encontraba.

La situación es particularmente tensa porque la joven ya ha sufrido ataques online en el pasado cuando tuvo un altercado con Pewdiepie, quien la volvió el objetivo de su infame armada de fanáticos ceroseso.

Temas

Dejá tu comentario