Análisis

ANÁLISIS | Tunic, cuando las apariencias engañan

Tunic, el juego de acción y aventura desarrollado por Andrew Shouldice, se ha convertido en el indie más popular del momento.

A diferencia de muchos, no había escuchado ni una sola palabra sobre Tunic hasta literalmente el día anterior a su lanzamiento. Este título empezó a generar revuelo en la E3 del año 2017, cuando se lanzó un tráiler durante la presentación de PC Gaming Show. Claramente su protagonista fue la principal razón de que esto sucediera. Un zorro antropomórfico vestido con una túnica verde. Con una espada. Y un escudo rojo con azul. ¿Necesito ser más clara? ¿Dónde hemos visto eso antes? En The Legend of Zelda, por supuesto.

MALDITOS GAMES: TUNIC

El pequeño amigo que manipulamos durante toda la aventura es básicamente la versión animal del popular Link, pero las similitudes entre ambos títulos no quedan sólo en el apartado visual. En la primera escena despertamos en una playa desierta, sin saber qué pasó, al mejor estilo de Link 's Awakening y luego debemos recorrer un mapa plagado de enemigos a diestra y siniestra, mientras buscamos algún elemento con el cual defendernos. La introducción a nuestra primera arma (una simple rama) oculta en un cofre dentro de una cueva e incluso el sistema de asignar los botones X, Y o B (Xbox) a otras herramientas o consumibles es fiel a los Zelda clásicos. A primera vista, Tunic es - sin lugar a dudas - una carta de amor a los gamers de los 80 y 90. Me siento absolutamente nostálgica por la experiencia y en su primera media hora, este pequeño zorro ya tiene mi corazón.

Conforme vamos avanzando nos damos cuenta de que no hay un objetivo claro a seguir, no tenemos una lista de tareas, ni un mapa que nos guíe. Algo que durante las primeras horas me pareció bastante frustrante ya que soy una persona muy lógica que necesita seguir instrucciones. Aquí nos toca ser altamente intuitivos, poner en práctica lo que hemos aprendido en todas nuestras sesiones de gaming previas y dejarnos llevar por nuestra curiosidad para meternos en cada habitación, cueva y mazmorra que se nos cruce. Cuando por fin encontré la espada, pude empezar a enfrentar enemigos para así recolectar monedas. No fue hasta que uno de ellos me mató que me di con la sorpresa de que Tunic es realmente un soulslike disfrazado de The Legend of Zelda.

TUNIC2.jpg

Como es típico en los universos creados por Hidetaka Miyazaki, al morir perdemos dinero (poco por suerte) y el alma del pequeño zorro queda varada al lado del asesino. Asimismo, durante los enfrentamientos no sólo tenemos la opción de esquivar los golpes enemigos haciendo un roll, sino que además podemos utilizar el escudo para hacer parry y sí o sí debemos aprendernos los patrones de ataque del oponente para saber el momento preciso de atacar sin perecer en el intento. Para quienes nos encontramos atravesando The Lands Between en Elden Ring, el paso por este videojuego nos viene de maravilla para seguir practicando y puliendo nuestro estilo de combate en un mundo - tal vez - un poco más amigable.

Incluso los puntos de guardado son un guiño claro a las creaciones de FromSoftware. Se trata de estatuas con la figura de una zorra adulta que tiene nada más y nada menos que una pequeña fogata a sus pies. Sí, aquí también somos fanáticos de las hogueras. Además de salvar nuestro progreso, se nos permite subir stats (HP, SP, Ataque, Defensa, etc) a cambio de ítems particulares y una cantidad de monedas.También podemos aprovechar para descansar, lo que implica recuperar nuestra salud y mana. Eso sí, esta acción hará que revivan todos nuestros enemigos, así que prepárense a pelear constantemente.

Si bien el título se sostiene sobre dos grandes franquicias, conforme vamos jugando e involucrándonos, nos olvidamos de las referencias, dejamos de analizar de dónde tomaron tal cosa y la identidad de Tunic sale a la superficie. Se convierte en una historia original, plagada de misterios por desenredar en escenarios muy vivos y diferentes entre sí. Una aventura que cada vez se vuelve más difícil y nos impulsa (mediante la prueba y error) a mejorar y a seguir avanzando.

TUNIC3.jpg

Durante esta exploración nos encontraremos pequeños trozos de papel brillante. Estos son páginas sueltas de un manual de juego, como los que venían antes junto a los cartuchos y que hoy en día tanto extrañamos. Un guiño retro cargado de nostalgia para los jugadores más veteranos. Este librito será nuestra guía, pero al estar escrito en runas inventadas, tenemos que basarnos en las pocas palabras reales y las imágenes para descifrar lo que nos quiere decir. Es válido aclarar que tuve que utilizar lápiz y papel.

Dentro de sus páginas hay consejos muy útiles, explicaciones de algunas mecánicas, tips para derrotar ciertos enemigos, algunas claves y patrones, pero lo más importante de todo, la historia y el objetivo. Es una pieza fundamental de Tunic. Asimismo encontraremos mapas que nos ayudarán a identificar las mejores rutas a los puntos que queremos acceder. Pero mantengan los ojos bien abiertos, porque este mundo - gracias a su vista isométrica - oculta una cantidad infinita de atajos y recovecos inimaginables.

Embed

Luego de ubicar los objetivos gracias al manual, nos tocará ir a buscarlos y en el camino enfrentaremos a cinco jefes realmente difíciles. Cuando digo difíciles, es en serio. Cada uno nos hará sufrir de una forma casi inhumana, pero es parte de Tunic ponernos contra las cuerdas constantemente y exigirnos más. Aunque los explosivos, bombas molotov, magia, cartas de habilidad y demás pueden ayudar, lo esencial es estudiar sus patrones de movimiento, esquivar y atacar con toda la precisión posible. ¡Suerte con eso!

TUNIC4.jpg

Este título retro-moderno que mezcla aventura, exploración y puzles demostró ser mucho más de lo que esperaba y durante toda su duración no dejó de sorprenderme. Incluso luego del final, aunque no lo crean. Realmente pensé que iba a jugar una variante muy tranquila de Link 's Awakening con una historia sencilla, un mapa pequeño y de poca duración. Pero terminé jugando algo más parecido a Dark Souls, con unas mecánicas particulares, en un mapa que no dejaba de llevarme a nuevos espacios, un camino del héroe con unos cuantos giros y una dificultad que me hizo estar al borde de tirar la toalla en más ocasiones de las que me gustaría admitir.

Este título se ha convertido en uno de los videojuegos más populares del momento por la prolijidad que tiene en todos los aspectos de su ejecución y por cómo ofrece algo nuevo. Hace años que no sentía tanta frustración en un juego, pero al mismo tiempo me cautivó de tal manera que no lo pude soltar hasta terminarlo. Si bien algunos se acercarán por la apariencia de Zelda o por la jugabilidad de los souls, espero que todos se queden por lo que Tunic puede ofrecer por sí mismo.

Embed

TUNIC

16/3/2022 (PC, XBOX)
9.0

Tunic fue jugado el día de su lanzamiento (16/03/2022) en PC mediante Steam y me tomó aproximadamente 18 horas completarlo.

Dejá tu comentario