Análisis

ANÁLISIS | Trails of Cold Steel IV: la gran despedida

La franquicia Cold Steel se despide con un juego enorme que sin ser perfecto, cumple con creces todo lo que se propone.

Trails of Cold Steel IV es el final del primer arco de la saga de The legend of Heroes. Esta empezó con Trails in the Sky en 2004 y cada una de las ocho entregas subsiguientes a este forman parte de la misma historia, el mismo mundo y hasta comparten bastantes personajes no jugables como también principales. Cold Steel 4 no sólo es el final del arco de Trails of Cold Steel, sino que también es utilizado como el final de la primera mitad de esta gran historia creada por Falcom, con apariciones de personajes de los otros títulos y hasta cierra algunos de los cabos sueltos de sus historias. Por este motivo es difícil hablar de Cold Steel 4 sin tener un cierto nivel de spoilers de los juegos anteriores y además, es muy poco recomendable para nuevos jugadores empezar por este juego: es conveniente que empiecen la saga desde el principio, jugándola en orden. Dicho todo esto, vamos con el análisis.

Trails of Cold Steel IV empieza donde terminó Cold Steel 3: el imperio de Erebonia está por comenzar una guerra contra Calvard y por elementos geográficos y políticos rápidamente podría incluir al resto del continente de Zemuria. Además, nuestro protagonista tan querido -Rean Schwarzer- está desaparecido y todos los miembros de Class 7 tienen que encontrarlo para poder aferrarse a ese mínimo rayo de esperanza de poder evitar una guerra que causará millones de fallecidos. Esta es la premisa con la que empezamos Steel 4.

Trails of Cold Steel IV - Gameplay Trailer | PS4

El fuerte de la franquicia de Trails es la creación del mundo y el desarrollo de los personajes sean protagonistas o aquellos secundarios no jugables. En líneas generales, iremos haciendo misiones secundarias ayudando a los NPCs y hablando con todos como de costumbre, pero es imposible no notar lo flojo que es en este aspecto Seel 4 al comienzo. El primer acto toma un cuarto de la duración total de la trama, y es definitivamente el más débil de todos, gracias a la falta de misiones secundarias que generen impacto; las que hay son pocas y por si fuera poco, no son para nada interesantes. Además, el enfoque principal está en la “Nueva Clase 7” y no en la enorme cantidad de personajes que tenemos durante el resto del juego, tanto de Steel como de entregas anteriores. Juna, Kurt y Altina, acompañados por Randy, tratarán de encontrar a los dos alumnos perdidos de la nueva Clase 7, al mismo tiempo que buscarán pistas de dónde está su profesor. Aunque estos personajes tienen su encanto, gran parte de la trama principal gira alrededor de buscar pistas sobre el paradero de Rean y no mucho más. De ahí que este primer acto se vuelve aburrido rápidamente, pero una vez superado, el juego mejora muchísimo.

Es imposible entrar en detalles respecto a lo narrativo porque cualquier cosa que diga sería el equivalente a dar al menos diez spoilers, y esto se debe a cómo funciona el juego y cómo está hilvanado su relato. Lo que deben saber es que Steel 4 es para Steel 3 una versión mejorada de lo que Steel 2 fue para el primero. Luego del primer acto, el juego se nos abrirá muchísimo más, dándonos la posibilidad de experimentar lo que Trails mejor sabe darnos, que es la libertad de explorar y hablar con todos los personajes a nuestro propio ritmo. Las misiones secundarias no siguen sin ser superadoras, pero la historia principal empieza a tener una potencia mucho mayor, con momentos increíbles que los fanáticos de la franquicia sabrán apreciar. Viejos rostros que dicen presente de nuevo y que son incluso jugables en largos tramos de la historia principal; si bien tenemos tiempo para jugar con todos ellos, realmente me quedé con ganas de utilizarlos un poco más.

image.png
En Trails of Cold Steel IV, todos los personajes importan.

En Trails of Cold Steel IV, todos los personajes importan.

El combate sigue siendo por turnos, pero nos encontramos con una versión sumamente refinada. El principal ajuste se da en el balance de la dificultad: ahora es un poco más elevada mientras que se le bajó el poder a las “brave orders” que tanto rompían el balance en Steel 3. Este ajuste tiene incluso sentido en la historia, y nos permiten restaurar su poder a través de cofres con desafíos. El combate en sí, es igual que los anteriores de la serie, con la diferencia que tendremos momentos en los que elegir a más de 20 personajes, lo cual expande nuestras posibilidades a la hora de hacer composiciones del equipo. Esto no sólo es bueno para no caer en lo repetitivo, sino que también tiene toques de nostalgia al poder controlar ciertos personajes clave.

Las peleas de los mechas también fueron pulidas, sin embargo, algunas tienen un nivel de dificultad muy elevado. En ocasiones este desafío puede volverse algo positivo, pero si decidimos prescindir de ciertos objetos -o nos olvidamos de llevarlos con nosotros- estos segmentos de combate pueden convertirse rápidamente en un tedio. Como ya vimos en todos los otros Cold Steel, estas peleas las utilizan en combates muy pesados de narrativa, pero acá también se animan a darles un poco más de protagonismo por fuera de ese recurso, lo cual aprecio mucho ya que son muy divertidas y difíciles de encontrar en otros juegos.

Así, el combate es un apartado solvente y entretenido; casi perfecto podria decir, porque los turnos lo hacen sentir muy estratégico, pero con el uso del sistema de links y bonus gana en dinamismo e interacción, con lo que se lo siente más reactivo a nuestros comandos. Lo que realmente lo ata a la perfección, sin embargo, es la música. Siempre valoro mucho la música en un videojuego: una mala elección en este sentido puede arruinar por completo una escena.Ya sea combate o una situación emotiva, la música tiene que acompañar bien para potenciar el sentimiento que los creadores quieren evocar. En este sentido, la música de Trails está a la altura de series como Final Fantasy: así de alucinante es y en Trails of Cold Steel IV, no es excepción.

image.png
El sistema de link aporta dinámica al combate de Trails of Cold Steel IV.

El sistema de link aporta dinámica al combate de Trails of Cold Steel IV.

Falcom logró algo increíble: armar un mundo a lo largo de 16 años que, hoy por hoy, no tiene comparación. Todos los personajes que lo habitan se sienten vivos; ver cómo Anton sigue buscando su media naranja, tal como lo hacía en Trails in the Sky -algo que ni siquiera es una misión secundaria, sino algo simple como cruzarte con alguien en una ciudad- nos hace sentir como uno más en el mundo, como si fuéramos parte de algo más grande que nosotros. Un sentimiento de pertenencia que ningún otro título puede evocar. No sólo te importa tu party: la mayoría de personajes secundarios e incluso no jugables como Anton son importantes. Lejos de ser un relleno, la trama principal plantea un momento en el que hay más de treinta personas, todas de distintas nacionalidades y grupos sociales, políticos y militares incluso, y tiene sentido. Nada parece dispuesto al azar, sino que es la conclusión de un complejo entramado que se extendió por 8 entregas, donde las decisiones de cada personaje tienen total sentido.

Dicho esto y aunque suene irónico, este también es el punto más flojo de Cold Steel 4. La serie forjó un mundo alucinante a un ritmo increíble que termina desembocando en una gran guerra con mucho en riesgo, y si bien en líneas generales la aventura está a la altura, algunas revelaciones finales no lo están. Sin arruinar la sorpresa a nadie, ninguna de estas revelaciones están a la altura siquiera de Trails anteriores, particularmente de Trails from Azure, o Trails in the Sky. Incluso sin caer en comparaciones y yendo a lo que es Trails of Cold Steel IV por sí mismo, ciertos momentos finales parecen apurados o sin un desarrollo a la par con el recorrido previo: algo que no suele pasar en esta franquicia. No ocurre lo mismo con otras revelaciones, más emparentadas a lo que se viene en los próximos juegos de Trails, que en lo personal, me dejaron muy impactado: no todo es negativo. Aún así, el juego se llama literalmente “The end of Saga”, y teniendo en cuenta esta premisa, este final es por lejos uno de sus puntos débiles. No es malo, pero sí se esperaba más.

Trails of Cold Steel IV ofrece una duración soberbia: en mi caso, me tomó unas 95 horas terminarlo sin siquiera llegar a completar todo lo secundario -debido más que nada a una serie de misiones ocultas- ni tampoco dedicarle tiempo a actividades como Vantage Masters: un juego de cartas totalmente opcional al estilo Gwent, o pescar, por ejemplo. Incluso con sus pequeños puntos negativos, Trails of Cold Steel IV es una gran carta de despedida a la franquicia Cold Steel. Algunos puntos quedan sin tener una resolución concreta, aunque si consideramos que es recién la mitad de la serie completa, esto es algo esperable. Si me acompañaste hasta acá y no jugaste nada de la franquicia, es imposible recomendarla lo suficiente: ¡jugala cuanto antes, desde el principio, claro! Todos sus juegos son grandiosos y Trails from Azure uno de mis favoritos. Si estás al día, entonces la cita con Trails of Cold Steel IV es obligada: es magnífico y es casi una obligación ver cómo termina la historia de Rean Schwarzer.

Embed

TRAILS OF COLD STEEL IV

27/10/2020 (PC, PS4, SWITCH)
8.5

Dejá tu comentario