97 | Rise of the Tomb Raider | Los 100 mejores juegos de la década 2010
Tops

97 | Rise of the Tomb Raider | Los 100 mejores juegos de la década 2010

Después de un muy buen regreso para Lara el estudio Crystal Dynamics refinó todos los elementos del juego para ofrecer la aventura de acción definitiva de la serie.

Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Tomb Raider: Underworld evidenciaba, debajo de un juego correcto, una profunda desconexión de Crystal Dynamics y Eidos con la realidad de aquel 2008. Underworld se aferraba con uñas y dientes a la estructura tradicional de la serie apenas un año antes del lanzamiento de Uncharted 2: Among Thieves, un juego que confirmaba a Naughty Dog como uno de los estudios más ambiciosos de la industria y redefinía lo que esperábamos de una aventura de acción y exploración de corte cinematográfico. Nathan Drake puede haber nacido como una versión masculina de Lara Croft, pero ese año la reemplazó definitivamente como el heredero de Indiana Jones en el gaming.

Cinco años y un par de juegos experimentales después, Crystal Dynamics reinventó la franquicia con Tomb Raider un juego claramente inspirado en la serie Uncharted que proponía un regreso a los orígenes de Lara con una historia más emotiva y humana, pero con una necesaria renovación técnica y jugable. Habiendo sentado las bases de una nueva trilogía el estudio subió la apuesta con la secuela lanzada dos años después que expandió el alcance de la historia, la extensión del mundo, los sistemas del juego y la cantidad de tumbas a explorar — que a pesar de darle nombre a la serie se mostraron notoriamente ausente en el juego de 2013.

Rise of the Tomb Raider es un juego mucho más inteligente y enfocado que el primero. Crystal Dynamics aprendió de sus propios errores y donde había repetición y linealidad propuso variedad en la jugabilidad, exploración y recolección con sentido real. Lara Croft aprendió muchos trucos desde su última aventura, pero probablemente el más importante sea la habilidad de evitar, haciendo gala de movimientos sigilosos dignos de una ninja, que su travesía se reduzca a una serie de balaceras.

La estructura semi abierta de los mapas es quizá el punto más alto del juego, porque genera una falsa sensación de libertad ofreciendo una buena variedad de biomas para explorar, cada uno con su propia fauna y secretos. Y hay razón para hacerlo y en particular para resolver las tumbas, porque si bien son más satisfactorias que desafiantes, ofrecen recompensas interesantes tanto por la forma en la que expanden la mitología de mundo como por cómo afectan el desempeño de la protagonista.  

Las tumbas son uno de los puntos altos del juego | Imagen: Square Enix

Rise of the Tomb Raider es un juego cuya prioridad es que el jugador la pase bien y se sienta poderoso. Aunque el título indique una Lara en proceso, la temeraria exploradora tiene todo bajo control y está lejos de la inocente joven que en el primer juego lloró al matar un ciervo para sobrevivir. Esto queda claro en la decisión de Crystal Dynamics de dejar atrás aquellas violentas e innecesarias escenas de muerte que tanta controversia generaron en 2013, y que el estudio parecía haber incluido casi exclusivamente por amor al morbo. 

Aunque la historia del juego peca de predecible como para ser realmente disfrutable, Crystal Dynamics consiguió imprimirle vida al mundo a través de una serie de notas recolectables escritas por los nativos de la región y por los mercenarios que uno a uno sucumben ante las implacables habilidades de Lara. Esos registros le imprimen una inusual humanidad a ambos y permiten al jugador que se preocupe por leerlos explorar el conflicto principal a través de los ojos de los invasores y los invadidos — unos lamentando la profanación de terreno sagrado y otros reafirmando que su interés es puramente comercial pero sin dejar de cuestionar a sus empleadores.

El combate fue una de las grandes mejoras | Imagen: Square Enix

En la nueva trilogía de Tomb Raider, Rise of the Tomb Raider alcanza un balance perfecto de narrativa lineal con una estructura de mundo abierto, una jugabilidad entretenida y variada, y una historia con elementos típicos de salvador blanco pero sin caer en el colonialismo de la tercera parte. Se puede disfrutar perfectamente sin haber jugado el primero (al fin y al cabo el origen de Lara no es La Comunidad del Anillo tampoco), por lo que se sostiene de forma independiente como una de las mejores experiencias de la década.

Estudio: Crystal Dynamics
Lanzamiento: 10 de noviembre de 2015
Plataformas: Xbox 360, Xbox One, PlayStation 4, PC

A lo largo de los últimos meses de 2019 vamos a elegir los 100 mejores juegos de la década de 2010. Todos los días vamos a postear dos de los elegidos, desde el 28 de octubre hasta el 16 de diciembre, día en el que vamos a presentar los 5 mejores de los últimos 10 años. Podés seguir la lista todos los días entrando a este hashtag.

En esta nota
  • los 100 juegos de la decada 2010

Comentarios