Tops

65 | Deus Ex: Human Revolution | Los 100 mejores juegos de la década 2010

La precuela cyberpunk de un clásico de PC trajo el simulador inmersivo a consolas y sigue siendo una aventura atrapante, llena de sorpresas

Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Grand Theft Auto III dió inicio a un boom de juegos de mundo abierto, y en los primeros años en que fueron moda, cada uno quería convencerte de lo mismo: de que su mapa era el más grande de todos. Claro que pronto nos dimos cuenta de que el tamaño de estos mundos no tenía mucho sentido cuando esas calles y praderas estaban completamente vacías.

Deus Ex: Human Revolution ofrece un par de grandes ciudades abiertas, pero en vez de simular un mapa tipo GTA, se limita a unas pocas calles de cada una de ellas, simuladas con un nivel de detalle que no habíamos visto desde… bueno, desde el Deus Ex original de PC (2000), que esta precuela usa más como una inspiración que un referente.

Human Revolution es un simulador inmersivo, con más puntos en común con los juegos de Bethesda que los de Rockstar, que abandona el estilo Matrix del juego original en busca de una visión más europea de la ciencia ficción, a mitad de camino entre las escenas “fuera del animus” de Assassin’s Creed y el cine de Luc Besson. Su paleta que resalta los naranjas transmite un futuro inquietante, cercano, que toma los elementos del thriller de espías para hablar sobre la relación entre la tecnología y los cambios sociales. Puro cyberpunk.

La densidad de contenido es lo que caracteriza a Human Revolution. Cada edificio, cada oficina, está repleto de cosas para descubrir. Cajones para forzar, cuentas de mail para hackear, cartas perdidas que nos permiten conectar cada una de las historias secundarias. El tamaño reducido del mundo (aún con respecto al primer Deus Ex) permite a los diseñadores ofrecer múltiples caminos para resolver la aventura, desde el robusto combate tipo FPS hasta opciones de conversación, pasando por el viejo y querido sigilo (creo que pasé 10 de las 30 horas que me duró el juego metido en ductos de ventilación).

La versión Director's Cut soluciona el gran problema del original: peleas infinitas con bosses que rompían todas las reglas del juego

Aunque el universo sea fascinante, y su visión de la sociedad tan desesperanzada como realista, Human Revolution tropieza en la historia. El protagonista Adam Jensen no sólo se roba desvergonzadamente el estilo de nuestro Comandante Ricky Fort, sino que es el típico protagonista de esta época de los videojuegos. El tipo duro, de pocas palabras, que no quiere formar lazos con la gente que lo rodea, y que resulta siempre menos interesante que los grandes secundarios que lo rodean.

Y quizás el error de Human Revolution sea ese: que Jensen no sólo sea el protagonista sino el centro de la historia. Cuando el personaje no tiene nada para atraernos, es difícil que nos impacte una traición o un secreto revelado de su pasado. En especial cuando el final parece olvidarse de las decisiones que tomamos a lo largo del juego.

El DLC Missing Link, en cambio, es un agregado innecesario

La secuela, Mankind Divided, es un juego correcto pero que en muchos sentidos es un paso atrás - en especial porque se siente como el segundo episodio de una trilogía que (hoy queda claro) nunca va a terminar. Es una pena, porque a pesar de lo aburrido que es Adam Jensen, su mundo se merecía un cierre digno.

Estudio: Square Enix Montreal
Lanzamiento: 23 de Agosto de 2011
Plataformas: PC, PS3, Xbox 360, Wii U, MacOS

A lo largo de los últimos meses de 2019 vamos a elegir los 100 mejores juegos de la década de 2010. Todos los días vamos a postear dos de los elegidos, desde el 28 de octubre hasta el 16 de diciembre, día en el que vamos a presentar los 5 mejores de los últimos 10 años. Podés seguir la lista todos los días entrando a este hashtag.

En esta nota
  • los 100 juegos de la decada 2010

Comentarios