28 | Bloodborne | Los 100 mejores juegos de la década 2010
Tops

28 | Bloodborne | Los 100 mejores juegos de la década 2010

From Software tuvo una década muy movida, y Bloodborne fue una de las sorpresas más grandes que dieron

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Diez años es mucho tiempo, pero en la industria de los videojuegos el tiempo es una medida un tanto extraña. Hay series que pueden llegar a recibir una nueva entrega por año (aunque no todos tienen la talla de Ubisoft), mientras que otras pueden pasar una generación entera de consolas con uno o dos juegos lanzados. La serie Souls es un caso un tanto especial, ya que en estos últimos diez años tuvo una trayectoria mucho más particular que otros juegos, y parte de eso tiene que ver con la decisión de From Software de explorar algo diferente.

Después del éxito de Dark Souls, muchos se preguntaban qué vendría después. Una secuela del juego era algo obvio, pero corrían rumores de algo llamado “Project Beast”. Nadie sabía qué era, a tal punto que muchos teorizaron que sería Demon’s Souls 2. Después de leaks, el juego finalmente fue revelado en la conferencia de Sony en la E3 2014 con el título que muchos terminarían amando: Bloodborne. Al año siguiente, los jugadores pudieron adentrarse en este nuevo mundo de From Software que si bien tenía varias similaridades con Dark Souls, era algo único.

Muchos consideran a Bloodborne como parte de la serie, al punto que estos juegos ya no son más Souls sino SoulsBorne, pero lo cierto es que muchas cosas diferencian a Bloodborne de su predecesor. Por empezar, está muy claro que el estilo visual es diferente. Mientras que Dark Souls se adentra más en fantasía medieval, Bloodborne toma mucha inspiración de Lovecraft y presenta una ambientación victoriana gótica. Las armaduras (que tienen menor énfasis que en Dark Souls) no son armaduras en sí, sino sombreros, trajes, monóculos. Los castillos no son fortalezas medievales, sino que tienen aire de mansión. Ni siquiera los bosques o montañas de Bloodborne transmiten la misma sensación que en Dark Souls.

Pero estos cambios de estilo se ven acompañados por otros todavía más importantes, y esos tienen que ver con la jugabilidad en sí. Bloodborne es un juego mucho más agresivo y acelerado. Es un juego sin escudos, herramienta que jugadores de Dark Souls quizás utilizaban en exceso. Bloodborne es un juego que recompensa el ataque y no la defensa, pero que al mismo tiempo no te deja indefenso: en una mano tenés tu arma de cuerpo a cuerpo y en otra un arma a distancia que sirve casi exclusivamente para la mecánica de parry, que es muchísimo más satisfactoria y de confianza que en Dark Souls. Si le sumás que Bloodborne te permite recuperar parte de tu salud perdida al atacar al enemigo que acaba de herirte, el resultado es un juego que busca una ofensiva constante.

Bloodborne está mucho más cerca de ser un juego de terror que Dark Souls.

Quizás uno de los aspectos más criticados del juego, además de los problemas de rendimiento que fueron mejorando con parches, fue el número de armas. A diferencia de Dark Souls, serie que tiene armas para tirar al techo, Bloodborne ofrece un número mucho más reducido lo que inevitablemente también reduce la cantidad de tipos de ofensivas que uno puede construir. Pero a pesar del número menor, las armas de Bloodborne son las estrellas del juego. Al toque de un botón tu arma se puede transformar en algo completamente diferente. Un bastón se transforma en una cadena. Una espada en un martillo. Un hacha en una lanza. Las armas de Bloodborne serán menos, pero ofrecen mucho más.

El diseño de jefes y enemigos de Bloodborne es impecable.

De más está decir que Bloodborne fue un éxito rotundo, especialmente después de la tibia recepción de Dark Souls 2. El juego hasta recibió una expansión como DLC que muchos consideran como el mejor contenido que lanzó From Software. Pero después de eso, Bloodborne quedó ahí. Desde entonces, la serie parece dormida. Como siempre, corren rumores de un eventual Bloodborne 2, pero nadie sabe exactamente si esos rumores tienen veracidad o si están mezclados con los deseos de muchos. From Software claramente no tiene problema en seguir experimentando con cosas nuevas, tal como lo demostró con Sekiro este año. Ya sea que la serie siga o no, lo cierto es que Bloodborne fue la primera gran muestra de que la fórmula de estos juegos no es sagrada y que nadie sabe manejarla de la misma manera que From Software.

Estudio: From Software
Lanzamiento: 24 de marzo de 2015
Plataformas: PlayStation 4

A lo largo de los últimos meses de 2019 vamos a elegir los 100 mejores juegos de la década de 2010. Todos los días vamos a postear dos de los elegidos, desde el 28 de octubre hasta el 16 de diciembre, día en el que vamos a presentar los 5 mejores de los últimos 10 años. Podés seguir la lista todos los días entrando a este hashtag.

En esta nota
  • los 100 juegos de la decada 2010

Comentarios