17 | Celeste | Los 100 mejores juegos de la década 2010
Tops

17 | Celeste | Los 100 mejores juegos de la década 2010

No se debe subestimar a un juego por ser indie, ni por aparentar ser apenas otro plataformero más del montón, porque maravillas como Celeste pueden llegar a sorprendernos a niveles que jamás hubiéramos esperado... y es por eso que forma parte de nuestro listado de éxitos

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Los juegos de Plataformas en 2D con arte pixelart son moneda corriente en el movimiento indie. Muy pocos entre los cientos de títulos de este género, que semana tras semana salen al mercado, consiguen ir más allá de un éxito moderado. Pero a veces surgen sorpresas allí donde menos lo esperábamos, y Celeste ciertamente es un verdadero milagro en la industria Gamer, pues no sólo se trata de un excelente título a nivel jugable, también obtiene logros inimaginables en su ambientación, temática y ejecución.

Madeline es una joven muchacha que llega a la base de la epónima montaña Celeste con el objetivo de escalar hasta su cima. No sabe por qué quiere hacerlo, sólo que necesita hacerlo. La ruta hacia el punto más alto no será nada sencilla y estará colmada de obstáculos y desafíos, pero Madeline cuenta con un par de movimientos capaces de sortear muchos de los incordios: un buen agarre para trepar paredes y la habilidad de deslizarse por el aire para alcanzar distancias mayores. Pero nada de eso será suficiente para enfrentar el mayor peligro del recorrido: ella misma.

Ocurre que Celeste es un juego sobre depresión. Madeline está viviendo un eterno conflicto consigo misma, y los misteriosos poderes de la montaña pronto harán que cobren forma sólida. Etapa tras etapa del viaje, la personalidad de nuestra protagonista y sus problemas se irán exponiendo ante nosotros, sintiéndose sinceros, certeros y sorprendentemente reales. Poco a poco escalar la montaña va tomando otro significado, uno en el que el propio jugador se ve directamente relacionado. Tal vez Madeline no es la única persona intentando escalar una montaña.

Más allá de su temática, Celeste no sería nada sin una buena jugabilidad de fondo. Por suerte el control del personaje es preciso, fluido. Cada etapa del viaje nos presenta nuevas herramientas y mecánicas que mantienen la aventura fresca e interesante. Celeste no es un juego fácil, pero está constantemente apoyando al jugador a seguir intentándolo, a no rendirse, a enorgullecerse de sus errores y a aprender de los mismos. Es un juego que consigue hacernos sentir bien, aún en nuestros momentos más oscuros.

Parte de esa sensación viene de su apartado audiovisual. Celeste cuenta con uno de los más hermosos trabajos de pixelart de los últimos años, con diseños que marcan el contraste entre zona y zona. Mejor aún es la soberbia banda sonora a cargo de Lena Raine, que consigue darle a cada escena la intensidad y emoción justa. Las melodías del juego son una obra de arte en sí mismas, desde las tranquilas, melancólicas tonadas de piano hacia el inicio de la aventura, hasta el repunte de intensidad en los momentos finales, cuando sabemos que estamos en la última etapa del periplo y nada ni nadie puede detenernos.

Celeste es una experiencia. Trasciende los límites del simple videojuego y pasa a una capa superior, destinada—con buenos motivos—a convertirse en uno de los títulos más influyentes y significativos no sólo de la década, sino también de la historia de los videojuegos. Es un juego que nos enseñó a escalar montañas; en especial cuando aún no sabíamos que las estábamos escalando.

Estudio: Matt Makes Games
Lanzamiento: 25 de enero de 2018
Plataformas: PC, Switch, PlayStation 4, Xbox One

A lo largo de los últimos meses de 2019 vamos a elegir los 100 mejores juegos de la década de 2010. Todos los días vamos a postear dos de los elegidos, desde el 28 de octubre hasta el 16 de diciembre, día en el que vamos a presentar los 5 mejores de los últimos 10 años. Podés seguir la lista todos los días entrando a este hashtag.

En esta nota
  • los 100 juegos de la decada 2010

Comentarios