Análisis

IMPRESIONES | Tony Hawk's Pro Skater 1+2 Remastered se siente genial

Es muy fácil echar a perder la magia con un experimento de este tipo, pero Neversoft y Vicarious Visions muestran que con Tony Hawk's Pro Skater 1+2 Remastered están por la buena senda.

No es la primera vez que la serie que se encargó de empujar al noble deporte del skate a las masas intenta recuperar la magia mediante una remake. Tal vez muchos de ustedes no lo recuerden porque pasó sin pena ni gloria, pero Tony Hawk’s Pro Skater HD es una herida que nunca sanó. Aquel juego se planteaba básicamente lo mismo que este Remaster: una compilación de lo mejor de los dos primeros juegos, adaptados para la nueva generación que PlayStation 3 y Xbox 360 empujaban allá por el año 2012. Por alguna extraña razón, la existencia de este juego en el canal de YouTube de Activision no tiene registro alguno, por lo que el tráiler de lanzamiento sólo se puede encontrar en otros canales. Sufran conmigo:

Tony Hawk's Pro Skater HD Launch Trailer

Durísimo ¿Verdad? El gran problema con la remasterización de juegos de esta categoría es su corazón jugable. En la serie Tony Hawk, los controles tenían una respuesta muy específica y distintiva: recrear este funcionamiento en un motor completamente nuevo abría el espacio para el error. Y en Tony Hawk’s Pro Skater HD había muchísimo de eso, al punto de que jugarlo no se sentía para nada como los juegos que intentaba evocar, sino como si estuviésemos jugando a un buen clon y nada más.

Por fortuna este no es el caso con Tony Hawk’s Pro Skater 1+2, puesto que más allá de las obvias diferencias técnicas, lo que más respeta esta nueva edición es cómo se siente y cómo se juega un Tony Hawk’s Pro Skater. Sin ir más lejos, pueden ver a Guillo disfrutando de la misma demo que jugué para traerles estas impresiones. De paso, chequean la diferencia entre el Warehouse de arriba y el de acá abajo:

TONY HAWK'S PRO SKATER 1 + 2 DEMO ¿Llego al MILLÓN DE PUNTOS? | GAMEPLAY con GUILLO

La demo a la que tuvimos acceso es la misma que tienen a partir de hoy aquellos que hayan reservado el juego. El contenido no es mucho: un par de canciones de las que componen el soundtrack del juego final -Superman y Guerrilla Radio entre ellas-, la posibilidad de poder jugar como Tony Hawk, varios slots para ubicar trucos especiales y obviamente, el nivel del Warehouse, todo esto en el marco de una sesión de dos minutos por reloj que podemos repetir cuantas veces lo deseemos. Y tras jugar largo y tendido, una y otra vez, las noticias son todas buenas. Lo primero, claro está, entra por los ojos, y estamos ante un juego que se ve moderno. Tanto en PC como en PlayStation 4 -las versiones que probé- nos encontramos con un apartado gráfico soberbio que pica en los 60 frames por segundo. Mi PC no es de las más nuevas, y aún así pude correrlo en 1080p en calidad ultra sin perjuicios de la jugabilidad.

Volver al Warehouse se siente algo extraño, casi como cuando volvemos a pasar por algún lugar que quedó grabado en nuestra memoria cuando éramos chicos: todo se siente más pequeño de lo que recordábamos. O al menos, esto es lo que me pasó a mí. El Warehouse tiene una enorme cantidad de gaps para descubrir, y la estructura del nivel está respetada a rajatablas en todo lo que refiere a disposición de los obstáculos, lanzaderas, quarters y half pipes para romperla tirando el 900 -si no sabes lo que es, no puedo explicártelo- o hacer líneas de grind imposibles.

image.png

Y esto es así porque lo más importante de todo es que con el pad en la mano, Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 Remastered responde a la memoria muscular de aquellos que supimos jugar a estos clásicos en su momento, lo cual quiere decir que se juega como los dioses. Más allá de que en lo personal, siempre preferí las incursiones del videojuego al mundo del skate en un estilo más realista, es innegable el poder magnético que tiene el ritmo de un juego como cualquiera de la serie de Tony Hawk, independientemente de su calidad. Tal vez, uno de los pocos herederos sea el brillante OlliOlli, al menos en lo que respecta a la filosofía de juego de la franquicia de Neversoft.

Así que jugar Tony Hawk’s Pro Skater 1+2 Remastered, al menos en esta versión demo, es un auténtico placer y nos deja con muchas ganas de más. En los menús ya se puede vislumbrar que vamos a tener una tonelada de actividades paralelas y mil cositas para desbloquear y personalizar a nuestros patinadores favoritos: un grindfest con todas las letras. Al igual que hicieran con Crash, Activision apunta a una remake que no sólo se valga de la nostalgia para hacerte pasar por caja, sino que sea una experiencia con el empuje suficiente para poder poner en valor dos juegos clásicos y redondos que han quedado injustamente enterrados en la mediocridad de los últimos títulos de la franquicia -no, tampoco nos olvidamos que Tony Hawk’s Pro Skater cayó en desgracia. Si los escenarios que faltan ver tienen el mismo nivel de detalle, si jugar con el resto de los skaters se siente tan bien, si todo sigue por esta senda, está claro que estaremos ante uno de los grandes eventos del año. Por fortuna, no falta mucho para que podamos averiguarlo, porque llegará el próximo 4 de septiembre a PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Dejá tu comentario