Análisis

ANÁLISIS | Those Who Remain, entre la luz y la oscuridad

Wired Productions presenta Those Who Remain, un título de terror en primera persona que termina siendo una pesadilla, en todos los sentidos posibles

Hace poco arrancaba otro análisis hablando de las tendencias de los juegos de terror actuales. Son incontables la cantidad de propuestas de terror psicológico, en primera persona y con toques de sigilo. Y, aún así, siguen surgiendo títulos en la escena independiente que no nos dejan de sorprender por cómo resignifican una fórmula tan vista. Pero también están los juegos como Those Who Remain, una propuesta que no ofrece nada interesante ni novedoso.

TWR-Screenshot-2.jpg

Ni la desarrolladora Camel 101 ni el publisher Wired Productions son novatos, razón por la que cuesta más creer como Those Who Remain resulta tan fallido. Se trata de un juego de exploración y puzles en primera persona que nos pone en la piel de un hombre perturbado. Edward llega a un motel durante una noche lluviosa para terminar con su amante, dispuesto a reconstruir su matrimonio que se viene a pique.

Lo que se desprende de esta premisa es una historia de terror con metáforas demasiado vistas, lamentablemente, que toca muchos de los lugares comunes del género, como videojuego y como obra de terror en general. Uno de sus puntos más flojos son las secuencias de sigilo (lo que ya es moneda corriente en muchos títulos parecidos), pero también falla en su búsqueda general. La experiencia que ofrece Those Who Remain nos recuerda demasiado a otras ya vistas, pero mejores.

WR-Screenshot-3.jpg

En un atisbo por ofrecer originalidad, el juego propone un sistema de moralidad que nos permite juzgar a los perturbados personajes que nos toparemos durante la aventura, es decir, decidimos si merecen ser castigados o perdonados. En base a estas elecciones, Those Who Remain nos hace decidir el final de la aventura. Esto tampoco nos termina de convencer porque las decisiones son demasiado obvias y hasta nos hacen ruido viniendo de parte de un personaje como Edward, que nos querible para nada.

En cuanto al sigilo, además de sentirse fuera de lugar, está mal implementado. La monstruosidad que nos da caza lo hace en zonas muy lineales y tiene un comportamiento scripteado, al punto de que, si nos ve, nos mata. Es difícil que nos vea porque este enemigo tiene problemas de inteligencia artificial y es muy fácil de burlar, pero si nos ve, vamos a reiniciar la zona por completo porque, para colmo, el juego tiene un sistema de checkpoints que nos hará rehacer algunas zonas más de una vez, ya sea porque morimos o porque nos topamos con algún bug que no nos deja avanzar.

No todas son pálidas en Those Who Remain. Uno de sus planteos más interesantes es que basa sus puzles en la oposición de la luz y la oscuridad. Estaremos a salvo si permanecemos en un área iluminada y desde la oscuridad nos observarán los ojos del terror. Hay seres ocultos entre las sombras que acabarán con nosotros si nos atrapan. La clave será alejarnos de ellos. El juego nos plantea distintas situaciones, como meternos en una casa con varias habitaciones a oscuras, donde tendremos que averiguar cómo encenderlas; o en escenarios abiertos que pueden ser todo un laberinto cuya salida siempre estará marcada por la luz o por un ítem como un linterna o un encendedor.

WR-Screenshot-7.jpg

Otros puzles vienen planteados desde el punto de vista del surrealismo y las metáforas. Edward a veces se mete en el otro mundo, un mundo paralelo a lo Silent Hill o Stranger Things. Este mundo surrealista es una sombra del mundo principal y las acciones que tomemos en él, van a repercutir en el otro. Los puzles en este aspecto son bastante sencillos, pero están bien implementados.

A nivel técnico es un juego bastante rústico. Estéticamente cumple, tiene escenarios que nos van a sorprender y hay un esfuerzo claro por construir una ambientación espeluznante, que muchas veces se consigue. Pero los personajes tienen un aspecto inferior, que contrasta negativamente con los escenarios. El rendimiento deja que desear con caídas de frames y bugs que traban la experiencia, como dije más arriba. Es un juego de bajo presupuesto, con actuaciones flojas y una presentación mediocre. Pero ojo, no quiero decir que un juego está condenado por sus niveles de producción. La falta de recursos muchas veces se puede suplir con la visión artística y con la historia, algo que no sucede acá.

WR-Screenshot-4.jpg

En última instancia, Those Who Remain puede funcionar si lo único que buscas son sustos. La atmósfera cumple y los puzles tienen como base algunos conceptos muy buenos. El tema es que todos los demás componentes empañan por completo la experiencia, incluso cuando intenta complejizar la experiencia con elecciones en la historia que no nos convencen al final. Entiendo que el catálogo de terror en consolas es más escueto que en PC y algunos pueden sentirse tentados a jugarlo en PS4 y Xbox One. Sin embargo, habiendo tantos otros juegos iguales y mejores, no hay razones para recomendarlo.

Embed

THOSE WHO REMAIN

28/05/2020 (PC, PS4, XONE)
4.5

Dejá tu comentario