Análisis

ANÁLISIS | The Quarry avanza, pero en una sola dirección

The Quarry, el nuevo drama interactivo de Supermassive Games se toma muy a pecho ser la secuela espiritual de Until Dawn.

Supermassive Games se afianzó rápidamente como un estudio aclamado por la audiencia, con su multipremiado Until Dawn. Esta aventura narrativa moderna exclusiva para PS4 que, en su momento, parecía ser la evolución Next Gen de experiencias similares a los juegos de Telltale, ocupó al mismo tiempo un vacío de poder dejado por Quantic Dream. Luego de expandir su repertorio con la antología The Dark Pictures junto a Bandai Namco, ahora el estudio británico unió fuerzas con 2K, para homenajear una vez más al cine de horror con un clásico slasher veraniego.

The Quarry nos pone en el lugar de un grupo de adolescentes que acaban de terminar su ciclo como coordinadores en un campamento. En los últimos dos meses, estás nueve personas forjaron diversos vínculos que no quieren romper antes de volver al mundo real y tener que comenzar la universidad. Motivado por esto, uno de ellos decide averiar artificialmente la camioneta que los sacaría del recluido terreno, para poder compartir una última noche juntos. Gran error.

TODO SOBRE THE QUARRY: ¿ES TAN BUENO COMO SE ESPERA? // MALDITOS GAMES

Todo eso suena bastante cliché y está bien que lo sea. Los clichés son un tropo más del género de terror, como bien nos los enseñó Wes Craven con Scream, a mediados de los noventas. Inclusive, The Quarry maneja mucho mejor los clichés que las referencias, las cuales tienen la sutileza de un tortazo en la cara. Pero eso también está bien, ya que de alguna forma es lo que venimos a buscar a un juego de este estilo.

THEQUARRY-2.jpg

Fiel al diferencial del estudio, The Quarry cuenta con un amplio cast de figuras reconocidas, digitalizadas a la perfección. La semejanza de los personajes con sus intérpretes es celebrable, lo que crea una inmersión que no se altera por el infame efecto del Uncanny Valley. Claramente podemos distinguir que estamos interactuando con un videojuego, pero los movimientos, las colisiones y el comportamiento en pantalla del elenco, no parece irreal en ningún momento y es uno de los factores que más impacta de la experiencia. Así también pone a prueba a la PC, con exigencias técnicas más elevadas que la media, pero al menos, bien optimizado.

Este realismo bien logrado es fundamental. No solo para que los sustos peguen más fuerte, sino para que el trabajo de Brenda Song, Justice Smith, Lance Henriksen y Grace Zabrieskie - entre otros - se vea realmente justificado. Ya sea corriendo espantados, intentando no morir bajo una trampa o en situaciones de intimidad, los gestos no parecen estar hechos por muñecos digitales huecos como sucedía no hace tanto tiempo. En este aspecto, es importante destacar también el diseño de audio del juego, herramienta fundamental del cine de terror que, entre tanto realismo visual, tiene que estar muy afinado a lo que sucede en pantalla para no desentonar.

Este maridaje entre tecnología y narrativa interactiva es el puntapié inicial ideal para sumergirnos en esta historia que realmente hace que nos enamoremos de los personajes, aún cuando alguno no nos caiga bien. Este grupo tiene a su líder, el payaso, la coqueta y todos los estereotipos necesarios para que la química se active. Los diálogos están bien escritos y mejor interpretados y aún cuando elegimos cambiar la actitud de nuestros personajes constantemente, siempre terminan siendo consistentes a lo que nos presentaron en un principio. Todos van a encontrar a un personaje que amaran odiar y eso es generalmente, el mejor halago para el mismo.

THEQUARRY-3.jpg

Otra cosa que tienen en común estos personajes, es que todos están a punto de morir en nuestras manos. Y esto tendrá mucho que ver con las decisiones que tomemos y no tanto con nuestras acciones. Siendo más claro, los Quick Time Events que nos propone The Quarry nunca van más allá de esquivar una rama o contener la respiración y a veces llegan al punto ridículo de subir un escalón y ya, haciéndome pensar que podrían no estar directamente. Sobre todo cuando la elección de diálogos o caminos nos terminan dirigiendo a situaciones mucho más interesantes.

Recordando que inicialmente controlamos a nueve personajes, podemos calcular la cantidad de ramificaciones que tiene la historia. Los destinos finales son múltiples y cambian dependiendo si llegamos con todos vivos, muertos o en distintos exponenciales lugares en el medio. Nuestros jóvenes adultos pueden encontrar su destino final bastante temprano, lo que puede resultar anticlimático tal vez, a menos que lo interpretemos como simplemente otra ficha de dominó que cae, desencadenando una nueva posibilidad narrativa.

Embed

Para evitar esta frustración para quienes la viven así, The Quarry incluye una nueva mecánica. El sistema Death Rewind nos otorga tres vidas, las cuales nos permiten retroceder el tiempo hasta el punto de la decisión fatal, con un personaje que acaba de morir. Lo interesante de este sistema, es que nos pone en la terrible encrucijada de elegir quién nos importa más. ¿Le salvo la vida a un personaje ahora, arriesgándome a no tener chances más adelante de rescatar a otro que me gusta más? Ese tipo de decisiones se vuelven una Espada de Damocles y enriquecen la experiencia. El valor de una vida se vuelve más real cuando tenemos la decisión final en nuestras manos. Esta mecánica se habilita recién una vez terminado el juego, a menos que se compren la versión especial, lo que lamentablemente oculta un poco lo que es tal vez la única innovación en cuanto a gameplay.

THEQUARRY-4.jpg

Este tipo de decisiones se pueden ver contaminadas por momentos y es acá cuando encontramos el punto débil del juego. The Quarry tiene una trama general clara y muchísimas ramificaciones, las cuales no siempre conectan del todo bien, logrando que a veces el jugador o la jugadora tengan poca información para avanzar. En mi jugada rescate en más de una oportunidad a un mismo personaje porque siempre encontraba muchas pistas con él, las cuales resultaron ser para un contenido fuera del juego, lo que me hizo sentirme engañado. De la misma manera, el juego presenta personajes nuevos con la historia bastante avanzada y pretende que los conozcamos. Si el nuevo personaje es fundamental para la trama, debería aparecer en un punto anclado en la historia, independientemente de nuestras decisiones. Fue así como en un momento de clímax, me terminé enfrentándome con un personaje que conocí en ese mismísimo momento, por lo que el desenlace de esa situación no significo nada para mi. Y no pasa una sola vez.

Más nos adentramos en su historia, más se pisa los cordones The Quarry. Cuando se nos presenta el misterio todo es ominoso, pero a medida que obtenemos pistas, la situación se diluye bastante. Como ya establecimos, al género le podemos permitir algunas cosas ridículas, pero no necesariamente cosas que no tengan sentido. La información que manejan los antagonistas cambian todo el tiempo y las reglas de la amenaza paranormal se contradicen. Incluso, la línea de tiempo que quieren plantear no se corresponde con la historia y ni siquiera es un dato relevante para la partida del jugador. Como si llegado el tercer acto quisieran apurar los arcos para que cierren de la manera que sea.

Pero lo que finalmente me sacó de onda fue cuando sobre el final, The Quarry se transformara completamente en Until Dawn, perdiendo los límites de lo que significa ser una secuela espiritual. Las situaciones y condiciones para las mismas se van desarrollando de la misma manera, al tiempo que los escenarios se repiten, por más que uno estuviera en una montaña nevada y estos en una playa junto a un lago. Para colmo de males, uno de los personajes comienza a señalar las similitudes en un guiño al jugador, que en mi caso tuvo el efecto contrario, alumbrando lo que para mí termina siendo una falta.

THEQUARRY-5.jpg

Supermassive Games se instaló exitosamente en la industria, sus juegos son buenos y la gente siempre los espera. Lamentablemente, siento que esto los hizo dormirse en los laureles. Los recursos como el narrador, se repiten juego tras juego sin aportar mucho que digamos. Los coleccionables son un trámite más que un desafío. Y por sobre todas las cosas, los protagonistas se enfrentan a múltiples amenazas naturales y antinaturales, lo que termina siendo excesivo, ya que de todos modos el jugador sólo teme una cosa: a perder. Estos son vicios que deberían ir abandonando, para que su narrativa avance como lo hizo su apartado técnico.

The Quarry tiene todo lo que los amantes del género y del estudio disfrutan, pero nada más. Los modos para tomar las decisiones en grupo o solo disfrutarlo como película le dan un valor de rejugabilidad al paquete, pero al final del día resalta como es hora de que Supermassive Games empiece a innovar más en sus historias. El talento está y siempre vamos a querer saber quién será la próxima estrella que se sume al mundo del gaming de la mano del estudio, pero es momento de que se aprendan otra canción, porque esta comienza a ponerse muy repetitiva.

Embed

THE QUARRY

10/6/2022 (PC, PS4, PS5, XONE, SERIES)
7.0

Dejá tu comentario