Análisis

ANÁLISIS | The Medium: Terror moderno entre la vida y la muerte

Los polacos de Bloober Team ya son claros expertos en el género y nos traen The Medium, una aventura de terror psicológico que viene levantando hype por sus similitudes con Silent Hill

Una aventura entre este mundo y el más allá que comienza con la muerte de una niña. En The Medium encarnamos a Marianne, una joven que tiene una relación especial con la muerte. El nombre del juego lo dice: la chica es una médium, pero no solo puede hablar con espíritus, también puede convivir con ellos en el mundo espiritual.

Bloober Team vuelve a apostar por el terror psicológico y los protagonistas perturbados. The Medium comienza cuando Marianne tiene que despedir a su fallecido tutor, la única persona que entendió sus poderes como un don y no como una maldición. Es uno de los días más tristes de su vida y la cosa se pone todavía peor cuando recibe un llamado misterioso de un hombre que dice conocerla y tener todas las respuestas sobre sus visiones y sus pesadillas.

ss_2657526af9b2e103f6ff83107e74027c511d3312.1920x1080.jpg

Así es como comienza el viaje de Marianne, introspectivo y psicológico, como nos tiene acostumbrados el estudio polaco Bloober, que aprovecha la ocasión para presentar un videojuego que tiene una impronta artística muy polaca. Aunque sus inspiraciones son obvias, consigue derrochar clara personalidad.

Los primeros compases de The Medium nos remiten directamente al survival horror más clásico. La aventura apuesta por ángulos de cámara fijos, al estilo de los primeros Resident Evil o Silent Hill. La perspectiva en tercera persona marca una diferencia con respecto al trabajo previo del estudio (Bloober Team siempre hizo juegos en primera persona) eso no quiere decir que la experiencia sea menos personal. Marianne es una protagonista muy abierta en cuanto a expresar sentimientos y pensamientos. Si bien The Medium nunca llega a sentirse como “un viaje al interior la psiquis del protagonista”, como sí pasa en Layers of Fear u Observer, el terror psicológico está a la orden del día.

ss_db52e6f3258fc38048210d4009cb07809fbf510c.1920x1080.jpg

El punto fuerte de The Medium es la dualidad mundo terrenal / mundo espiritual. Marianne puede moverse por ambos. Y si bien está muy vista la idea de presentar un “otro mundo” paralelo, más oscuro y aterrador –teléfono para Silent Hill–, lo novedoso en esta aventura de Bloober está en que exploramos ambos mundos a la vez. ¿Cómo? La pantalla se divide en dos y nos deja recorrer en simultaneo la realidad que conocemos y la de pesadilla.

La Marianne del mundo espiritual tiene la capacidad de absorber energía de las almas y usarlas a su favor como una descarga de energía –que activa mecanismos y ahuyenta enemigos– o como un escudo protector. Teniendo esto en cuenta, el núcleo del gameplay en The Medium es explorar y resolver puzles que, generalmente, consisten en pasar de una realidad a otra hasta que encontramos la forma de abrirnos camino al objetivo.

Hay que aclarar que no podemos pasar del mundo espiritual al terrenal y viceversa cuando se nos antoja. De hecho, los momentos en que jugamos con pantalla partida o que pasamos de un mundo a otro vienen dados por la historia. The Medium, lamentablemente, es un juego muy lineal y si bien la idea de transitar dos mundos aterradores en simultaneo suena muy bien en la teoría, en la práctica no se siente más que una demo técnica.

ss_db52e6f3258fc38048210d4009cb07809fbf510c.1920x1080.jpg

El juego alardea en todo momento lo bien que puede renderizar dos escenarios a la vez, y hay que reconocer que está sorprendentemente bien optimizado en PC. Y la verdad que todo lo que respecta a ambiente está más que bien. El mundo terrenal tiene un dejo melancólico y lúgubre que no solo eriza la piel, sino que trasmite soledad y angustia, sobre todo por el tono emotivo de la historia. La realidad de pesadilla tiene visuales orgánicas y surrealistas inspiradas en la obra del polaco Zdzislaw Beksinski.

Uno de sus problemas radica en la estructura de la aventura, que nos pone objetivos que nos llevan del punto A al punto B, con algún ligero backtracking. No es un juego desafiante, algo que puede echar atrás a más de alguno. En lo personal suelo terminar atrapada por las experiencias lineales siempre y cuando tengan un eje narrativo potente. Lo que le pasa a The Medium es que, si bien hay suspenso constante en la historia, tiene muchísimos problemas de ritmo.

Hay sorpresa constante en términos de sustos y creatividad. Todos los juegos de Bloober Team son inteligentes en lo que respecta a concepto y a las formas de causar miedo. Pero la experiencia general de The Medium no termina de cuajar. Incluso es aburrida por momentos. Dicho de otra forma, comete los mismos errores que Layers of Fears 2, un juego que se vuelve tedioso gracias a persecuciones scripteadas y escenarios con poca variedad.

ss_28baf2a944cbebe3fae197280c88aff6162b69c9.1920x1080.jpg

En The Medium, más veces de las que me gusta admitir, me encontré liberando almas de personajes que no me importan porque no se los desarrolla ni lúdica ni narrativamente. La historia principal se ve diluida por objetivos que se sienten demasiado secundarios y hasta parecen tener el único propósito de estirar la experiencia. El nivel de calidad es irregular. Hay todo un trecho en el que vamos pasando de un mundo al otro a través de unos espejos que brilla en cuanto a diseño de niveles, pero que no dice nada en cuanto a historia. Tampoco logré conectar con Marianne como pensé que iba a hacerlo al principio del juego. El personaje pierde fuerza a medida que el foco de la historia pasa a ser la investigación y no se centra en su pasado y sus problemas personales.

Y me queda mencionar que The Medium no tiene combate. De hecho, es otro de los tantos juegos de terror con monstruos que te persiguen y secuencias de sigilo mal diseñadas. Prueba y error. Nada más. En el mundo de pesadilla, si tenemos cargado el brazo de Marianne –que, como les dije, se consigue absorbiendo energía de fuentes visibles en el escenario–, tendremos la oportunidad de soltarnos del agarre del monstruo. De lo contrario, los enemigos nos matan de un golpe. Este tipo de enfrentamientos son tediosos, más si estamos hablando de un juego con cámaras fijas que a veces nos juegan en contra para entender para que lado ir si tenemos a un enemigo pisándonos los talones en un pasillo.

ss_0024a4a9301ca0fa2f7973ea679ac97a97473993.1920x1080.jpg

Me hubiese encantado amar The Medium. Las expectativas estaban muy altas quizás, al fin y al cabo, se lo comparó durante todo el desarrollo con Silent Hill. Aunque ojo, esta servidora nunca pretendió que este juego indie sea una resurrección del survival horror psicológico, aunque sí me hubiese gustado recibir una aventura más coherente, con mejor ritmo, menos predecible y menos pretenciosa. Estamos ante una aventura de terror moderna, con todo lo bueno y lo malo que eso implica, que recupera las cámaras fijas de antaño y suma detalles como la banda sonora compuesta por Akira Yamaoka, con voces de Mary Elizabeth McGlynn, la dupla que musicalizó Silent Hill.

Se nota que Bloober Team ama el terror y The Medium tiene muchos detalles queribles. La atmósfera y las mecánicas originales son el punto fuerte. Pero la historia que pierde fuerza y que incluso llega a ser confusa, sumada a la excesiva linealidad y el diseño obtuso de las persecuciones no me dejan recomendarlo más que a los fans del género.

Embed

THE MEDIUM

(PC, XSX, 28/01/2021)
6.5

Jugué The Medium en PC y no experimenté ningún problema técnico, tomándome unas 8 horas finalizar la campaña. Está disponible en Game Pass desde su lanzamiento.

Dejá tu comentario