Análisis
PS5

ANÁLISIS | Returnal es la frescura que Sony precisa

Con Returnal, Housemarque no solo se pone la 10 para Sony, sino que demuestra que no le queda grande.

En 2013, Housemarque engrosó la endeble lista de exclusivos de lanzamientos de PS4 con Resogun, un Shoot’em Up con buenas intenciones, pero que lejos estaba de cumplir las expectativas de lo que deberían ser los juegos de la nueva consola. Tal y como con la protagonista de su nuevo juego, el estudio finlandés parece comenzar el ciclo nuevamente, siendo Returnal uno de los primeros exclusivos originales para la nueva consola de Sony, pero ¿está a la altura de las circunstancias en esta oportunidad?

Returnal - Gameplay Trailer | PS5

Returnal nos pone en el traje de astronauta de Selene, una exploradora espacial para la corporación Astra, quien se ve forzada a hacer un aterrizaje de emergencia en Atropos, un planeta devastado en el que apenas sobreviven los vestigios de una antigua civilización. Haciendo uso de las pocas herramientas que llevamos encima, nuestra labor es explorar este páramo buscando alguna manera de poder contactarnos con alguien que nos ayude.

Pero Selene no es Lara Croft ni Samus Aran. Es una investigadora que por más que está entrenada para la supervivencia en ambientes hostiles, aborda sus misiones con una rigurosidad científica. Es por esto que le llama poderosamente la atención que luego de morir en las fauces de una criatura de la fauna local, vuelva de la muerte en el mismo lugar donde se estrelló nuestra nave.

A medida que recorramos los escenarios procedurales que componen los seis biomas de Returnal, no solo vamos a encontrar evidencias de la civilización de mente colmena que alguna vez habitó este ecosistema, sino que nos vamos a topar constantemente con nuestro cadáver y grabaciones que Selene se deja a sí misma. Porque si, averiguar a qué se debe el loop en el que estamos atrapados es parte del misterio a resolver, pero Selene lo encara desde la vocación, la curiosidad y la duda existencial, construyendo a un personaje que se diferencia bastante del protagónico genérico de juego de acción moderno.

image.png

Cada archivo que encontremos nos va a llevar de paseo por una plétora de emociones gracias a la interpretación de Anne Beyer, quien compone infinitas Selenes en una sola. A veces su testimonio es de fascinación y otras es de pánico. En ocasiones supo aceptar su destino antes de volver a morir y en otras está furiosa con las fuerzas que la atraparon en este bucle. Pero siempre hablando sola. Un unipersonal de las cinco etapas del duelo que apoyándose en un misterio sencillo, desarrolla una historia de ciencia ficción y terror psicológico intoxicante. El título cuenta con una ligera mecánica social que nos hace encontrar cadáveres de otros jugadores de vez en cuando, pero realmente no suma nada a la experiencia, más que otorgar algún ítem si vengamos su (¿nuestra?) muerte.

Y que Selene no sea una heroína de acción empata el argumento de manera muy creativa con la propuesta de sus controles. Equipados con tan solo un revólver en un principio, nos enfrentaremos a distintas monstruosidades que pueden acabar con nosotros fácilmente. Cuando eliminamos estos horrores, nuestra adrenalina aumenta gradualmente, haciendo que mejore nuestra movilidad, nuestra dexteridad para el combate y hasta nuestra capacidad para identificar ya sean otros enemigos en el mapa, vías de escape o distintos objetos. Si recibimos un golpe, el medidor se reseta.

Esto no solo aporta verosimilitud al personaje, sino que traduce y transmite ese shock adrenalínico al jugador, logrando una inmersión cautivadora. Es pertinente recordar también que todo subidón tiene un efecto adverso y la derrota puede llegar a ser bastante frustrante. Returnal es un juego exigente que sin identificarse como parte del género, coquetea con la peligrosidad que los Souls-Like suelen ofrecer. Sumado a esto, su planteo de Bullet Hell en tercera persona es interesante y posible de dominar gracias a un gunplay ajustado y una variedad de armas divertidas de utilizar, pero funciona mejor en los papeles que en la práctica, ya que resulta difícil esquivar ataques en grilla cuando vienen por la espalda. Por algo los infiernos de balas suelen tener vistas isométricas.

image.png

Aún así, la frustración y la muerte - particularmente con los jefes y sus extensas barras de vida - son un elemento clave en la experiencia que atraviesa Selene, elaborando lo que puede ser la mayor sensación de inmersión en un juego en mucho tiempo. Acá es donde Returnal se destaca como exclusivo de PlayStation 5. El audio 3D, los gatillos adaptativos, la velocidad del SSD y el feedback háptico elevan la experiencia al nivel que estábamos esperando de la nueva generación. Y entiendo que esto puede sonar a panfleto de venta, pero qué mejor sensación que la de descubrir que las promesas de campaña de una consola se vuelven realidad.

Esto ya no es el caso de una demo técnica como Astro’s Playroom. En Returnal, sentir en el control las gotas de lluvia cayendo sobre nuestro personaje, los distintivos latidos de una criatura cercana o la errática vibración de un derrumbe, es cómo apreciar notas de sabor en un café. El sonido tridimensional no solo nos permite identificar de qué lado vienen los enemigos, sino que también nos llena de miedo e intriga con constantes sonidos foráneos, por los que definitivamente nos sentiríamos abrumados en un planeta alienígena muerto. Es más, me atrevo a decir que sin esta tecnología, el diseño de los ambientes del juego podría llegar a considerarse hasta genérico, pero el maridaje de software y hardware crean una experiencia superior que logra distinguirse.

Pese a su estética bastante convencional que peca de repetir assets, Atropos tiene una personalidad propia más allá de las cualidades que la PS5 le dotan. Siendo Returnal un Roguelike, cada vez que reiniciemos el ciclo, la disposición de los ambientes cambia. Luego de un par de vueltas vamos a notar que por más que cambié el orden de aparición, no hay tantos escenarios distintos, pero eso será solo a simple vista. Conforme acumulemos muertes, avancemos en sus biomas y acumulemos algunas muertes más, estos ambientes repetidos comienzan a tener cambios sutiles que son difíciles de identificar en un principio, pero que a la larga alimentan a esa sensación incómoda que provoca el terror psicológico.

image.png

En cada run iremos encontrando tecnología alienígena la cual podremos equipar para asistirnos en nuestra expedición. Algunos de estos elementos regresarán con nosotros en cada loop y otros serán temporales. El problema es que todo en este planeta ofrece una gran recompensa a cambio de un alto riesgo. Si un ítem se encuentra contaminado, podremos recibir sus beneficios pero al costo de perder la integridad de nuestro traje hasta que podamos repararlo con los escasos recursos que ofrece el juego. A su vez, nos cruzaremos con parásitos que también nos ofrecen grandes ventajas y desventajas al mismo tiempo. Será decisión nuestra arriesgarnos a abrir determinados cofres o utilizar las máquinas abandonadas que descubrimos, pero sepan de antemano que Returnal no perdona a los tibios.

Una de las mayores desventajas de su propuesta Roguelike, es que a diferencia de juegos como Hades o Spelunky, los biomas de Atropos son realmente extensos y más similares a lo que sería un nivel convencional de un juego de acción. Recorrer por completo y con cuidado un solo ambiente, puede llevar cerca de una hora y por más que ir descubriendo este planeta y revelando su misterio es sumamente satisfactorio, la primera vez que perdí el progreso de cuatro horas de avance continuo, tarde en recuperar las ganas de comenzar nuevamente. Al mismo tiempo, a diferencia de otros juegos del género, acá podemos volver bastante sobre nuestros pasos, hasta le principio del juego si así lo deseamos, para aprovechar items que no nos convenía o no podíamos agarrar en el momento, pareciéndose más a un Metroidvania en ese sentido.

Es una realidad también que mientras más avancemos, más capacitados estaremos en el próximo loop. La nueva tecnología que llevemos al inicio, nos va a permitir descubrir atajos que pueden hacernos avanzar un par de niveles de un tirón, pero siempre teniendo en cuenta que si no pudimos pasar esa sección con las ventajas acumuladas a lo largo de varios niveles, saltar de cero a esos sectores no es del todo aconsejable.

Por suerte, si necesitamos limpiar un poco el paladar, el juego ofrece una colección de desafíos diarios desde la consola de nuestra nave, la cual no solo ofrece misiones frescas con armas, ítems, ventajas y desventajas preacordadas, sino que si resultamos victoriosos podemos llevar los recursos obtenidos al modo principal, para comenzar el próximo intento mejor preparados.

image.png

Son todas estas sensaciones de confusión, emoción, miedo y fascinación las que hacen de esta aventura una de las mejores de la nueva generación. Una combinación de géneros y estilos no probada hasta el momento que, aún con sus mínimos pifies, cumple desde la historia y la jugabilidad demostrando que Housemarque está para mucho más que experiencias arcade.

Returnal no es el típico exclusivo de Sony e inclusive algunos podrán llegar a cuestionar que Selene no tiene lugar en la mesa de Nathan, Ellie o Aloy. Pero al contrario, si hay algo que este título demuestra es que la variedad le sienta muy bien a Playstation y que hay lugar para experiencias experimentales tan memorables como las otorgadas por sus grandes nombres. Siempre y cuando se sigan animando a romper su molde de marca registrada.

Embed

RETURNAL

30/04/2021 (PS5)
8.5

Dejá tu comentario