Opinion

Pluma y Joystick | Trails, el MCU de los JRPG

La serie Trails no será la más conocida, pero tiene un encanto único gracias a su historia que abarca diez JRPG diferentes.

En todo grupo de amistades siempre está esa persona que insiste que pruebes algo que le gusta. Cada vez que se les presente una oportunidad, estarán ahí para recordarte “¿probaste eso que te recomendé?” hasta que les contestes que sí, y puedan tener una conversación juntos sobre lo bueno y malo de esa recomendación. Después de haber hecho caso a una recomendación específica hace un tiempo, hoy me parece adecuado ser yo quien recomiende. Por eso, y considerando que la semana pasada la serie cumplió 16 años y sus juegos están en oferta en Steam, quiero explicar por qué Trails es la mejor serie de JRPG que nunca jugaste.

Esta serie de juegos desarrollados por el estudio Nihon Falcom ocupa un lugar bastante único en el panorama de JRPG contemporáneos. Si alguien te pide dar ejemplos del género, los primeros nombres que seguro vienen a la cabeza son títulos como Final Fantasy o Persona. Estos otros juegos forman parte de series que al igual que Trails llevan varios años en el mercado pero, como es típico del género, todas las entregas suelen ser juegos independientes entre sí. No hay una sola historia que comienza en el primer Final Fantasy y sigue hasta Final Fantasy XV.

trails-1.png
Todo buen JRPG necesita conflictos políticos, y Trails tiene para tirar al techo.

Todo buen JRPG necesita conflictos políticos, y Trails tiene para tirar al techo.

La serie Trails, por el otro lado, se anima a ir por el camino opuesto. En el mes de agosto, el décimo juego de la serie saldrá en Japón, mientras que el noveno llegará a Occidente en octubre. Cada uno de los diez juegos forma parte de una gran narrativa dividida en diferentes arcos, todos con sus propias historias pero que al mismo tiempo mueven adelante la narrativa del mundo de Trails. La serie empezó con la trilogía Trails in the Sky, siguió con una duología de juegos que aún no fueron localizados de manera oficial, y ahora acaba de cerrar su más reciente arco con Trails of Cold Steel y sus cuatro juegos, dejando esta nueva décima entrega como puente entre la primera “fase” y lo que vendrá después.

La palabra “fase” es una que quizás vayas a escuchar seguido cuando la gente hable de Trails, porque una de las comparaciones más extrañas y a la vez bastante aptas que se suelen hacer es con el Marvel Cinematic Universe. La razón es bastante simple: por más que cada juego y cada gran arco tenga su historia individual al igual que, por ejemplo, las películas de Iron Man o Thor, esa gran historia que corre por detrás avanza con cada juego, y cada tanto hay momentos en los que personajes de diferentes arcos tienen que unir fuerzas al mejor estilo Avengers. Es por eso que hay gente que describe la serie Trails como “el MCU de los JRPG”.

trails-2.jpg
La duología que (por ahora) no está oficialmente localizada, al menos tiene traducciones hechas por fans.

La duología que (por ahora) no está oficialmente localizada, al menos tiene traducciones hechas por fans.

Lo cierto es que más allá de la comparación con el MCU, esa idea de una serie de JRPG con una gran historia que abarca diez juegos (y más en el futuro) es el atractivo principal de Trails. Esto es no solamente por la calidad de la narrativa en sí, sino también porque esa decisión moldea la ambientación entera de la serie. Como todos los juegos tienen lugar en un mismo continente cada entrega te muestra una arista diferente del mundo de Trails, mientras que la calidad y el tono de los diálogos y la historia se adentran en aspectos que le dan vida a ese continente. Con el correr de los juegos, uno entiende cómo funciona Trails en materia social, política y económica tal y como entendería el funcionamiento de un lugar real.

trails-3.png
Trails of Cold Steel transcurre al mismo tiempo que la duología de Crossbell, y los conflictos de ambos arcos están ligados entre sí.

Trails of Cold Steel transcurre al mismo tiempo que la duología de Crossbell, y los conflictos de ambos arcos están ligados entre sí.

Pero sin dudas, lo que más aporta a esa historia continua son los personajes, tanto principales como NPCs. Mientras que los conflictos y tramas narrativas hacen de que el continente se sienta real, los personajes lo convierten en un lugar vivo. Como en todo JRPG los diálogos pueden llegar a ser extensos, pero lo que hace tan especial a Trails es que la gran mayoría de los NPCs tienen sus nombres e historias propias. Incluso aunque no sean ni mencionados en la narrativa principal, uno puede seguir la vida de cada uno de estos NPCs simplemente hablando con ellos en cada juego. Ya sea el panadero que abandona su humilde país para trabajar en una de las panaderías más grandes del continente, o el viajero que busca su pareja perfecta a lo largo y ancho del mundo, todos estos NPCs están llenos de vida. Hablar con ellos, a pesar de que no tengan ningún peso en la historia, es lo que termina de darle vida al mundo de Trails.

trails-4.jpeg
Trails of Cold Steel IV es la conclusión de los ocho juegos que trae a sus espaldas.

Trails of Cold Steel IV es la conclusión de los ocho juegos que trae a sus espaldas.

Por supuesto que esta serie es extensa y los juegos que la componen pueden llegar a durar desde 40 horas a 100, pero ahí está la gracia. Desde Trails in the Sky, el primer juego, hasta Trails of Cold Steel III, el más reciente en Occidente, invertí más de 500 horas en esta serie. En todo ese tiempo conocí personajes únicos, cuyas historias vengo siguiendo desde el primer minuto y que todavía continúan emocionándome cientos de horas más tarde. En esas 500 horas me adentré en un continente que se siente tan real y vivido que destronó a todos los otros JRPG que consideraba mis favoritos.

Y así como a mi me convencieron de jugar la serie Trails, hoy quiero ser yo el que la recomiende a todo el mundo. Estos juegos son realmente especiales, y ahora es el mejor momento para agarrar Trails in the Sky en Steam y comenzar un viaje que ninguna otra serie te puede dar. Después me tendrás a mi preguntándote “¿probaste eso que te recomendé?”.

Dejá tu comentario