Opinion

Pluma y Joystick | Starfield, retrasos y un 2022 "vacío"

El retraso de Starfield abrió el debate sobre el resto del 2022: ¿es un año sin lanzamientos que valgan la pena?

Hace unas semanas, cuando Bethesda decidió retrasar Starfield, uno de los juegos más esperados de este año, y patearlo al 2023, muchos lo vimos como algo normal. Un juego de una talla tan grande necesita todo el tiempo de desarrollo posible, y ningún estudio quiere lanzar el próximo Cyberpunk 2077. Sin embargo, como en la internet todo es motivo de discusión, últimamente mucha gente empezó a apuntar a este retraso como algo malo, y a tildar al 2022 como un año vacío de juegos. Los argumentos que estuvieron surgiendo estos días tienen algunos méritos, y para entender exactamente por qué llegamos a esta situación, primero hay que responder algunas preguntas: ¿Por qué Starfield? ¿Y por qué este año se siente “vacío”?

Las respuestas a estas preguntas están relacionadas entre sí, y tienen que ver con el panorama del gaming AAA en general. Starfield será el próximo gran juego de Bethesda, y es un título del cual se vienen escuchando rumores hace tantos años que es imposible que no se genere un cierto nivel de “hype” a su alrededor. Como tal, este juego sin duda iba a ser uno de los títulos más fuertes de este 2022 que desde el principio se notó un poco más lánguido que otros años. Como si eso fuera poco, al ser Bethesda un estudio de Microsoft, Starfield se perfilaba a ser uno de los exclusivos más grandes de Xbox en los últimos años, y una de las razones más grandes para ser miembro de Xbox Game Pass. Sin este juego, toda esa emoción se desvanece del 2022.

pluma_starfield-1.jpg
Saints Row es uno de los pocos juegos de alto perfil con fecha confirmada.

Saints Row es uno de los pocos juegos de alto perfil con fecha confirmada.

Al retrasar Starfield al próximo año, uno se ve forzado entonces a ver el calendario del gaming en el 2022 y preguntarse qué es lo que queda. La respuesta para los que esperan grandes juegos AAA, es un gran signo de pregunta. Si uno busca juegos de esta talla con fechas confirmadas, lo único que va a encontrar es el recientemente anunciado Call of Duty: Modern Warfare II, el reboot de Saints Row, y juegos como Forspoken o Gotham Knights que por el momento son de calidad desconocida. Ni siquiera corren rumores sobre algún nuevo Assassin’s Creed o alguno de los juegos que uno puede esperar casi todos los años. No ayuda, tampoco, el hecho de que la primera mitad del año haya sido tan cargada. Dying Light 2, Horizon: Forbidden West, Elden Ring, Gran Turismo 7, Stranger of Paradise y Ghostwire: Tokyo son todos juegos que salieron en los primeros tres meses del año.

La combinación de estos dos factores hace que ahora que estamos llegando a junio, la segunda mitad del año se sienta desoladora para algunos. No ayuda, tampoco, el hecho de que no haya una E3 este año. Si bien la Summer Game Fest de Geoff Keighly ocupará su lugar, esa sensación de anticipación simplemente no está presente. El evento de Keighly tendrá lugar en dos semanas, pero el nivel de anticipación no es el mismo que tuvieron otros años, en los que dos semanas antes de la E3 corrían rumores por doquier, y la emoción era casi palpable cada vez que alguien hablaba sobre el evento. Seguramente que una vez que lleguen los anuncios toda esta negatividad se desvanecerá, pero en el mientras tanto, me cuesta recordar otros años en los que la previa a junio se haya sentido tan deprimente como este año.

pluma_starfield-2.jpg
Elden Ring prácticamente dominó la primera mitad del año.

Elden Ring prácticamente dominó la primera mitad del año.

Ahora bien, aunque todos esos argumentos tengan sentido, hay algunos aspectos que son fáciles de ignorar y que claramente indican que no todo está tan perdido como algunos piensan. En primer lugar, este 2022 no es más que una consecuencia natural de los años de pandemia que venimos transitando. Todos los juegos que estuvimos disfrutando hasta ahora son aquellos que fueron concebidos previo a la pandemia que azotó al mundo. Si bien ya estamos volviendo a una normalidad parecida a la de antes, estamos en una etapa en la que los futuros juegos que veremos son proyectos ideados durante la pandemia, y ese tipo de trabajo inevitablemente implica una mayor lentitud con respecto a los juegos anteriores. No es lo mismo idear un sistema de combate en una oficina, con gente con la que podés rebotar ideas, que desde lo remoto, donde quizás te tenés que poner de acuerdo con varias personas solamente para decidir un horario en el que conectarse.

El otro aspecto que no muchos mencionan, es que los juegos AAA multiplataforma no lo son todo. Por un lado, a pesar de que los grandes juegos tarden mucho en salir, los indies y los juegos de menor talla siguen ocupando una gran parte del calendario. Por el otro lado, y quizás esto es incluso un argumento más potente, Nintendo sigue lanzando juegos a su propio ritmo. Solamente el mes que viene vamos a tener el nuevo Mario Strikers y el nuevo Fire Emblem Warriors, y más adelante en el año va a llegar el esperadísimo Splatoon 3. Por supuesto que estos lanzamientos no significan nada para quienes no tengan una Switch, pero aquellos que sí todavía tienen varios juegos en el horizonte para darle más vida a este 2022.

pluma_starfield-3.jpg
Splatoon 3 es el juego de este año que todos los que tenemos una Switch estamos esperando.

Splatoon 3 es el juego de este año que todos los que tenemos una Switch estamos esperando.

La realidad es que el retraso de Starfield no es algo especial, pero sí fue algo que en este momento justo llevó a mucha gente a cuestionarse lo que depara el resto del 2022 para el gaming AAA. Así y todo, esto no tendría que ser motivo de pánico ni nada por el estilo; que la industria se sienta “lenta” en estas épocas del año suele ser algo normal, más allá de que este año haya habido factores que potencian esa sensación. De acá a dos semanas vamos a tener un panorama más claro de lo que se viene para la segunda mitad de 2022, y todas esas dudas que muchos tienen probablemente se dispersen. Mientras tanto, simplemente disfrutemos lo que tenemos ahora: el gaming es muy amplio como para andar discutiendo por el retraso de un juego AAA.

Dejá tu comentario