Opinion
EVO

Pluma y Joystick | Juegos de pelea: la nueva era dorada

Los juegos de pelea están experimentando un renacimiento, y el futuro del género se ve muy brillante.

La semana pasada, gracias a todos los anuncios copados que se dieron en el torneo Evolution Championship Series (abreviado EVO), no pude evitar sentirme un poco dejado de lado. Al fin y al cabo, muchas de las cosas que me interesaban solamente aparecerán en plataformas a las cuales no tengo acceso. Sin embargo, esa sensación tiene una contracara: la decepción de no poder formar parte viene de un sentimiento genuino de emoción por el futuro. Y es que, al igual que suele suceder en todos los géneros del gaming de manera casi cíclica, los juegos de pelea están entrando en una etapa que se podría llamar la nueva era dorada.

El concepto de “era dorada” es muy abarcativo, y afecta a cada género de manera diferente. No es lo mismo, por ejemplo, la era dorada de los juegos de estrategia, que nunca entraron realmente en el mainstream de la misma forma que otros géneros, que la era dorada de los first-person shooter, que todavía son de los juegos más populares en el mercado. Los juegos de pelea tuvieron ya su propia era dorada, en la época donde los arcades eran el lugar donde todos los amantes del gaming deseaban juntarse. Salir de la escuela (o a veces incluso directamente faltar) para juntarte con tus amigos a jugar Street Fighter II o Mortal Kombat era la mismísima gloria, y sin dudas esa fue una de las mejores épocas del género.

pluma_fgc-3.png
Street Fighter ya no se juega en los arcades.

Street Fighter ya no se juega en los arcades.

Hoy en día las cosas son muy diferentes, y como suele pasar con todo en la vida, hay que adaptarse al paso del tiempo. Quizás entendiblemente, a los juegos de pelea les llevó bastante el poder moldearse a las sensibilidades del gaming moderno. Al fin y al cabo, traducir un género donde reinaba el encuentro cara a cara, a un contexto en el que la otra persona puede estar del otro lado del mundo, no era tarea fácil. Los juegos de pelea, más que ningún otro género en el gaming, se alimentan de esa energía que surge de tener a los contrincantes hombro con hombro. El gaming actual, sin embargo, es principalmente un acto online, en el que muy probablemente nunca le vayas a ver la cara a la persona con la que estás jugando.

Sin embargo, con el tiempo los juegos de pelea fueron encontrando su camino, y eso nos trae al día de hoy, cuando el género está teniendo una especie de renacimiento gracias a factores que aportan desde muchos lados diferentes. Por un lado, y tal vez el más importante, está el aspecto comunitario. Los juegos de pelea son, generalmente, algo muy individual; el famoso “versus” siempre suele ser un uno contra uno. Así y todo, la comunidad en sí que se formó dentro del género es enorme, y como tal es hoy en día una de las comunidades más abiertas que existen. Gente de todos los caminos de la vida, diferentes identidades de género, nacionalidades y razas hacen que esta comunidad se sienta realmente como una que vive con los brazos abiertos.

pluma_fgc-1.jpg
Multiversus es uno de los pocos juegos que rompe con la idea del uno contra uno.

Multiversus es uno de los pocos juegos que rompe con la idea del uno contra uno.

Esta calidez comunitaria es la que influye en los demás factores que están provocando esta nueva era dorada del género. El resultado de una comunidad tan abierta es, inevitablemente, más gente uniéndose a ella. Esto quedó en clara evidencia durante la EVO 2022, donde muchísimos jugadores que nadie conocía tuvieron competiciones espectaculares. La campeona de Guilty Gear Strive, el torneo con más participantes, incluso empezó a competir en el género solamente hace 11 meses. Esto, también, se ve reflejado en los personajes de los juegos en sí. Como si el destino lo quisiera, la campeona de Strive es una chica trans, y el juego antes del torneo anunció a su personaje DLC más reciente: Bridget, una chica trans. Los mismos juegos se están adaptando para representar a la gente que los juega.

Pero como si eso fuese poco, el género entero está abriendo sus puertas todavía más. El juego de peleas reciente más popular por lejos es Multiversus, el cross-over clon de Smash de Warner Bros. Al ser un juego completamente gratis, la barrera de entrada es nula, y Multiversus viene de tener en Steam más jugadores que Mortal Kombat, Tekken y Street Fighter juntos. Incluso los grandes del género se están modernizando: Street Fighter VI anunció que además de usar la tecnología rollback que permite partidas online de buena calidad sin que la distancia sea un factor, el juego contará con cross-play. Otros títulos, como el futuro Project L de Riot, seguramente seguirán por el mismo camino, y estas decisiones son claves para eliminar todas la barreras y unir todavía más a la comunidad.

pluma_fgc-2.jpg
Project L tiene chances de ser el juego más grande del género.

Project L tiene chances de ser el juego más grande del género.

Todo esto es lo que desemboca en una nueva era dorada para el género. Cada vez más y más juegos se preocupan por ser accesibles en todos los sentidos posibles: desde el elenco de personajes que representa la variedad de jugadores, hasta la posibilidad de que cualquier persona en cualquier plataforma pueda jugar contra todo el mundo. Y mientras más juegos sigan estos pasos, más difícil será volver atrás; cuando uno empieza a hacer estas cosas, todos los demás lo siguen. Los juegos de pelea vienen de una época dura, especialmente durante la pandemia. Pero como un ave fénix, acaban de renacer y tienen por delante un futuro brillante. Nuevos juegos, con inmensas variedades de personajes y con más gente que nunca jugándolos; la nueva era dorada de los juegos de pelea acaba de comenzar.

Dejá tu comentario