Opinion

Pluma y Joystick | Genshin Impact: cortando por lo sano

Llevo casi cuatro meses sin jugar Genshin Impact, y la razón tiene que ver con los varios problemas del juego.

Quienes me vengan leyendo desde hace tiempo sabrán que Genshin Impact es un juego en el cual invertí muchísimas horas de mi vida, y sobre el cual incluso he escrito repetidas veces porque se presta para diferentes tipos de análisis y debates. Sin embargo, hace casi 4 meses que ni siquiera abro el juego, y ya lo tengo desinstalado de mi PC mientras contemplo si también desinstalarlo o no de mi PS4. El motivo por el cual mi relación con el juego terminó es reflejo de varios de los problemas que afectan a Genshin Impact hace tiempo, y que finalmente tuve que reconocer para poder cortar por lo sano y dejar de darle tanto tiempo de mi vida.

Genshin Impact es un gacha free-to-play, lo cual lo encaja en un género de videojuegos infame por sus prácticas que algunos consideran abusivas. En este tipo de juegos uno usa monedas virtuales para tener una chance de conseguir personajes u objetos útiles, pero la trampa está en que esa moneda virtual no es fácil de conseguir. Cuando las opciones gratuitas se agotan, la verdadera intención de los gacha asoma su cabeza y todos estos juegos terminan a uno tentándolo para abrir su billetera. El juego de HoYoverse no es la excepción, y de hecho según a quién le preguntes es uno de los peores casos: conseguir de manera gratuita esa moneda puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza.

pluma_genshin-1.jpg
Hay muchos personajes que me hubiese gustado tener, pero para los que nunca me alcanzó.

Hay muchos personajes que me hubiese gustado tener, pero para los que nunca me alcanzó.

Lo que distingue a Genshin Impact de otros títulos de este género es el estilo de juego en sí. A diferencia de los millones otros gachas que hay en el mercado, Genshin Impact tranquilamente puede pasar como un juego de aventura común y corriente. Sin embargo, esto le puede terminar jugando en contra cuando se trata del “grinding” que tan clave es para poder conseguir esas monedas gratis. Las misiones diarias de Genshin Impact son el método principal mediante el cual los jugadores obtienen estas gemas, pero estas misiones son increíblemente repetitivas, aburridas y largas para lo poco que ofrecen como recompensa. Otros gacha, al ser más simples en su jugabilidad, hacen que el grinding sea bastante más tolerable, a tal punto que algunos juegos hasta ofrecen botones que completan misiones de manera automática.

De ahí viene otro de los problemas que afectó mi tiempo con Genshin Impact, y es la calidad y cantidad del contenido. El juego de HoYoverse tiene una gran cantidad de personajes interesantes y una excelente narrativa, pero la frecuencia con la que suele aprovechar estos puntos a favor deja mucho que desear. De por sí, las actualizaciones del juego se dan cada seis semanas, y en cada actualización es raro que haya más de un evento con una narrativa interesante. Muy de a poco el juego añade nuevas áreas, pero las grandes regiones, esas que realmente lo dejan a uno asombrado por la belleza del juego, suelen llegar una vez por año. Cuando el juego finalmente suma un nuevo elemento a su historia principal o cuando presenta algún evento donde varios personajes interactúan entre ellos, es ahí donde Genshin Impact realmente brilla.

pluma_genshin-2.jpeg
El juego de HoYoverse añade nuevas áreas muy de a poco.

El juego de HoYoverse añade nuevas áreas muy de a poco.

Esas ganas de ver personajes interactuar entre sí o de tener nuevas áreas para explorar inevitablemente desemboca en el otro problema mayor que afecta al juego: el combate. El alto número de personajes implica diferentes estrategias a la hora de batallar enemigos, pero la realidad es que después de un cierto punto el “loop” de Genshin Impact implosiona hasta derrumbarse. La realidad es que el juego no es necesariamente difícil, y con suficiente grinding cualquier personaje es viable. Ahora bien, si todos los personajes son útiles, ¿para qué habría que gastar monedas en conseguir nuevos personajes? La respuesta, en ese caso, debería ser simplemente por diversión. Probar nuevas estrategias y formas de jugar debería ser incentivo suficiente para seguir grindeando gemas. Lamentablemente, esa respuesta se choca de lleno con todos los problemas que el sistema de gacha del juego de HoYoverse trae consigo.

Al ser tan difícil y tan engorroso conseguir nuevos personajes de forma gratuita, uno puede empezar a sentirse preso del juego. Un solo día en el que uno no cumple con las misiones diarias puede significar no conseguir ese nuevo personaje al que uno tantas ganas le tiene. Para colmo, el diseño visual de un personaje no siempre significa que a uno le va a gustar controlarlo: un determinado personaje puede verse mejor que todos los demás en el juego, y al mismo tiempo ser aburrido a la hora de jugar. Esa sensación es la peor de todas, porque lo deja a uno con un arrepentimiento enorme. Después de meses de jugar este juego todos los días, ¿al final el personaje en el que uno decide gastar todo ese esfuerzo que puso no valió la pena? Peor todavía es esto para aquellos que deciden poner dinero real en el juego.

pluma_genshin-3.jpg
Algunos personajes son más divertidos de usar que otros.

Algunos personajes son más divertidos de usar que otros.

Es por todo eso que hace tanto tiempo no juego Genshin Impact, y realmente no sé si en algún momento volveré a hacerlo. No puedo dejar de reconocer lo increíble que es este juego en el aspecto audiovisual, y cuando uno encuentra personajes que le resultan divertidos, es realmente satisfactorio jugar. Pero la realidad es que como todos los gacha, e incluso los juegos que utilizan el modelo GaaS (Games as a Service), estos juegos pretenden ser el “juego infinito”; ese título que nunca vas a poder dejar de jugar, así también quizás te ves más tentado por abrir tu billetera. Quizás para otras personas Genshin Impact no llegue a provocarles lo que me provocó a mi, pero si en algún momento llega a hacerlo, es importante reconocer que no somos nosotros, es el juego.

Dejá tu comentario