/ Tomás García

Aunque los números no cierren, la relación de Tomás con los videojuegos empezó a muy corta edad, en la Commodore 64, y de ahí no paró, aunque sus padres se lo pidieron encarecidamente. Creó su propia página web como carta de amor a las Aventuras Gráficas, escribió para varios medios nacionales y hasta participó de una revista especializada. Hoy se pasa los días gritándole al monitor y colaborando en Malditos Nerds.