Noticias

Patrice Desilets quiere hacer un juego del diablo - porque no le gusta

El creador de Assassin’s Creed nos habla de la versión de consolas de Ancestors y de su próximo juego 1666: Amsterdam

Ancestors: The Humankind Odyssey es uno de los juegos más originales de 2019. Una aventura en la que no jugamos con un solo personaje sino con un clan entero de homínidos a lo largo de decenas de miles de años, en busca de alcanzar el próximo estadío evolutivo del ser humano. Una idea ambiciosa sobre la que el estudio Panaché sigue experimentando.

La versión de PC salió en agosto y ya recibió dos parches que mejoran su rendimiento y guían un poco más al jugador por los difíciles primeros años de la evolución. El diseñador estuvo en la reciente conferencia MEGA/MIGS en Montreal y pudimos hablar con él sobre lo que se viene en Ancestors… y el esperadísimo próximo juego de Panaché.

Se nota que Patrice está cargado de una energía especial, ya que estaba en camino a dar una charla sobre la odisea que fue crear un juego novedoso con un estudio completamente nuevo. Aún así, el creador nos habló de la conversión a consolas de Ancestors (¡sale este viernes 6!), de las mejoras que traerá el tercer parche, y del ambiente que se vive en Montréal. Pero Guillo se escapó del guión del marketing y se jugó a preguntar por el futuro: ¿qué pasa con 1666: Amsterdam?

Los memoriosos recordarán que este era el juego que Desilets creó durante su breve paso por THQ, luego de dejar Ubisoft. Una aventura de mundo abierto ambientada en la ciudad del título, en el que el jugador controla a una encarnación del Diablo. “Quiero hacer un juego sobre el diablo porque no me gusta el diablo, no me interesan ni las películas ni nada que se haya hecho sobre el tema. Y me gusta hacer cosas que no son lo mío.”

Es una gran oportunidad para volver a probar Ancestors, que seguirá recibiendo, como dice Desilets, amor durante todo 2020. Y recién ahí quizás tengamos noticias sobre el próximo proyecto de Panaché, un estudio que demostró que no le teme a nada - ni al mismísimo diablo.
 

Dejá tu comentario