Anticipo | A Pandora y más allá en Borderlands 3
Opinion

Anticipo | A Pandora y más allá en Borderlands 3

Viajamos a 2K para probar de manera anticipada una extensa porción de la campaña del próximo juego de Gearbox y te contamos todos los detalles.

Avatar de Guillermo Leoz

Por: Guillermo Leoz

Dispará. Looteá. Leveleá. Esos son los pilares de la fórmula que ha hecho tan exitosa a la saga Borderlands, un loop de jugabilidad que no cansa nunca y que siempre tiene algo lindo para ofrecer. Luego de cinco años volvemos a tener un nuevo capítulo de la obra creada por Gearbox y en ese tiempo la industria avanzó muchísimo; sobre todo se popularizó el género que Borderlands mismo ayudó a crear, el de los “Shlooters” (shooter + looter) como Destiny, The Division o Warframe y los juegos como servicio superpoblaron el mercado. Pero en este contexto Borderlands no quiere subirse a nuevas tendencias, sino que parece apostar por aquello que siempre le funcionó. No pretende revolucionar nada pero sí darnos un tipo de juego que a esta altura parece casi nostálgico y guiándonos por lo que pudimos probar, Borderlands 3 tiene todo para devolverle la gloria a esta franquicia.

Por lo general cuando como medio dedicado al análisis de videojuegos podemos probar títulos antes de su lanzamiento, es en el contexto de un evento como la E3 y simplemente tenemos unos minutos con el juego en nuestras manos. Suelen ser demos que, como mucho, duran media hora. Pero como ya sucedió hace poco tiempo con The Outer Worlds, tuvimos la posibilidad de viajar a los Estados Unidos para probar en 2k (publicador de Borderlands) una demo extendida de lo nuevo de Gearbox. En lo personal pude experimentar todo el prólogo de este título (que dura alrededor de tres horas) y una misión extra en un momento más avanzado del juego que transcurre durante el segundo acto. Si bien hay muchas cuestiones que pueden modificarse en un análisis final de Borderlands 3 (variedad total de las misiones, progresión de los personajes, desarrollo de la historia, ritmo de cómo se van entrelazando los distintos actos, etc) el haber jugado prácticamente 5 horas me da un pantallazo considerable para ver qué aspectos me entusiasman y cuáles quizás necesitan todavía un poco más de trabajo. 

Spiderant, una de las bestias comandadas por Fl4k

Primero lo primero: el prólogo. Borderlands 3 comienza de una manera bastante similar al juego original con un Claptrap que nos encuentra y decide reclutarnos para los Crimson Raiders. Hasta la locación en la que nos encontramos evoca al título que lo comenzó todo. Allí empieza un tutorial donde se nos explican los controles básicos y algunas novedades en cuanto al movimiento del personaje, como deslizarse o treparse a estructuras (y una sección inexplicable de cómo ser sigiloso por más que el juego no se destaca por ese estilo). Más allá de estas pequeñas mejoras, Borderlands 3 se siente extremadamente familiar; la fórmula no se ha reinventado y rápidamente vamos a estar moviéndonos a gran velocidad por todo el escenario y combatiendo como ya lo hemos hecho durante cientos de horas. Gearbox optó por ofrecer ciertas mejoras a la calidad de vida del juego y dar la mejor versión posible de aquello que su base de millones de fanáticos viene disfrutando hace una década. Si esperabas un borrón y cuenta nueva o si querías ver una reinvención de Borderlands, este no es ese juego y si bien tendrá sus detractores, probablemente termine siendo la decisión correcta. Hay una cuestión de comodidad, de sentir el calorcito de esa manta que ya nos ha abrigado tantas veces, de comer ese plato que tantas alegrías nos dio que hace de Borderlands 3 una apuesta segura que difícilmente termine decepcionando. 

Claptrap nos informa con sus peculiares modales y su alta autoestima que hay un grupo de bandidos fanatizados llamados “The Children Of The Vault”, los cuales responden a los hermanos Calypso. Estos gemelos son los nuevos villanos de la saga y son una especie de streamers/influencers que transmiten sus acciones logrando una enorme cantidad de seguidores que están dispuestos a hacer de todo por ellos. Su objetivo es encontrar el mapa de “La Gran Bóveda” ya que consideran que tienen una especie de derecho de nacimiento sobre estas locaciones mitológicas y sienten que son dueños de lo que esconden ahí dentro. Son personajes ultra carismáticos que vamos a odiar rápidamente y que vienen a sacudir por completo todo lo que conocíamos en Pandora (el planeta donde se ha desarrollado hasta el momento la saga) pero que esconden un pasado oscuro y dramático con alusiones a un padre abusivo. Al mismo tiempo sirven como una crítica a lo que se vive hoy con la cultura streamer y con el endiosamiento de chicos y chicas que tienen hordas de fanáticos; qué responsabilidad toman respecto a eso, para qué los utilizan, cómo editan lo que el público termina consumiendo, cómo son realmente, entre muchas otras temáticas e interrogantes que serán abordados de manera paródica a través de los Hermanos Calyso.

Los Hermanos Calypso, influencers y villanos

Nuestro primer enfrentamiento es el asedio a un campamento de estos bandidos donde tendremos que rescatar a Claptrap porque, obviamente, se ha metido en problemas. Las primeras armas que vamos a tener a nuestra disposición son poco memorables, grises e insulsas. Si bien esto va a cambiar de manera notable a medida que avancemos en el juego y va a aportar a una sensación adecuada de progresión, no es el comienzo más espectacular que podríamos tener. En todo este prólogo se nos van a ir sumando mecánicas y tutoriales muy a cuenta gotas: cómo usar las armas y sus modos de disparo alternativo, cómo usar vehículos, cómo levelear, cómo usar el mapa, cómo funcionan las misiones secundarias, etc, etc. Para jugadores veteranos de la saga, este arranque puede llegar a sentirse un poco lento aunque para los recién llegados es una forma adecuada de ir aprendiendo cómo jugar Borderlands. La contradicción en ese caso es que a nivel trama, se asume que ya sabemos qué viene sucediendo en este universo, quiénes son los personajes o qué son los Crimson Raiders. Es una ambigüedad extraña que no brinda la mejor primera impresión de un juego que con el correr de los minutos va a ir mejorando exponencialmente (ni hablar de lo mucho que me gustó aquella porción adelantada de esa aventura).

En esta demo tuve la oportunidad de probar a fondo a Fl4k, uno de los cuatro posibles personajes del juego. Este ente es una inteligencia artificial que tiene la habilidad de comandar bestias a su antojo y todas sus características son en base al manejo de estas criaturas que durante tantos años nos hicieron daño pero que ahora están de nuestro lado. Fl4k resulta un personaje encantador pero no por lo alocado que es sino por la grandilocuencia con la que dice cada una de sus frases, con cómo se toma todo demasiado en serio y de una forma muy poética haciendo alusiones al destino, la luna y su objetivo en este mundo. Es un contraste interesante con la mayoría del resto del elenco del juego y genera intercambios bastante graciosos, sobre todo hace que el tiempo que pasamos con el insufrible Claptrap sea llevadero gracias a él. Me encontré queriendo saber cómo iba a responder mi personaje a lo que otros NPC tenían para decir; por ejemplo nos vamos a encontrar con Vaughn (uno de los nuevos integrantes) y ahí Fl4k genera un buen contrapunto a la penosa y desagradable actitud de un hombre que no está pasando por su mejor momento higiénico. Constantemente vamos a estar disfrutando de lo que Fl4k tenga para decirle a las bestias que lo acompañan, a lo que sucede en el campo de batalla o sus reacciones a la hora de subir de nivel; si bien la saga siempre se caracterizó por personajes jugables interesantes, este nuevo conjunto de “Vault Hunters” parece de los más diversos y creativos.

Armas pintorescas no van a faltar en Borderlands 3

Uno de los aspectos que recibió una mejora tiene que ver con los árboles de habilidades, donde ahora cada una de las posibles ramas a seguir está un poco más definida y en el caso de Fl4k lo que tendremos que decidir es entre tres posibles “action skills”: una bandada de Raks que escupen fuego, un portal para lanzar a nuestra bestia potenciada o la posibilidad de hacernos invisibles. Pero además tenemos que elegir entre tres bestias para utilizar: Spiderant Centurion (una araña/hormiga gigante que le otorga a Fl4k la posibilidad de ir curándose constantemente), Jabber Sidekick (una especie de mono que siempre está equipado con una pistola y que tira barriles radioactivos) y un Guard Skag (el equivalente a un perro que escupe ácido). Estos animales nos van a acompañar constantemente y van a atacar de manera automática a los enemigos (o si queremos que se encarguen de uno en particular también lo podemos hacer). Lo genial de tener a estas bestias a nuestro lado es que nunca nos vamos a sentir realmente solos. Fl4k va a interactuar con ellos, a decirles cosas, a acariciarlos incluso; es como la relación entre Mordecai y Bloodwing en Borderlands 1. Fl4k puede terminar siendo una clase ideal para aquellas personas que no van a jugar este título en cooperativo sino que irán por su cuenta. 

Durante mis horas con Fl4k fui desarrollando varios tipos de misiones muy típicas del mundo de Borderlands. Luego del tutorial tuve que ayudar a Ellie para tener acceso a vehículos (que se controlan como en el resto de la saga, lo cual no es algo bueno), me encontré con Vaugn que se sumó a los Crimson Raiders, combatí con un montón de bandidos, seguí las órdenes de Lilith, fui en busca de un mapa de una bóveda y luché contra un montón de skags. La jugabilidad sigue siendo igual de sólida que siempre y la dificultad está bien equilibrada; los enemigos son bastante agresivos y vamos a tener que estar muy atentos y usar todas nuestras habilidades, a la vez que vamos a ir viendo cuál es el armamento más conveniente. Cada tipo de arma sirve para un momento específico y en lo personal disfruté mucho de las escopetas en este Borderlands 3, al mismo tiempo que las pistolas fueron sorpresivamente efectivas. Ambos tipos de equipamiento tienen un real impacto en los enemigos, haciéndolos tambalear o desestabilizándolos. Por el contrario, las SMG hacen que los enemigos se sienten esponjas de balas sin siquiera moverse un poco con cada tiro.

Los cuatro Vault Hunters protagonistas de esta historia

Estas primeras horas son un deja vu constante de lo que ha sido la saga hasta el momento: misiones en locaciones pintorescas y repletas de enemigos y loot; misiones secundarias donde vamos a solucionarle algunos problemas a nuestros aliados y recorrer Pandora arriba de nuestro vehículo. Cada vez tendremos mejores armas y vamos a ir cambiándolas de manera constante y viendo cuáles se adecúan a nuestro estilo de juego; vamos a ir mejorando el escudo y también adquiriendo nuevas habilidades. Es una fórmula que ya hemos visto, pero que no por eso deja de ser efectiva. Sin embargo esta vez creo que hilvana con mejor cadencia y con más coherencia cada uno de los eventos y misiones que llevan la trama hacia adelante. Si bien puede que se nos lleve bastante de la mano introduciendo uno a uno a los personajes y a las mecánicas, todo culmina en un momento bastante dramático que obliga a los Crimson Raiders a tener que dejar Pandora y ahí es donde Borderlands 3 comienza a tomar identidad.

Una vez que dejamos atrás este icónico planeta, el juego se abre y cobra un nuevo sentido. Nuestra nueva base de operaciones será una gran nave rebautizada como “Sanctuary”. Allí tendremos a nuestra tripulación, podremos comprar items de todo tipo, canjearemos nuestras llaves doradas, visitaremos a Moxi y recibiremos misiones secundarias. Habrá que ver cuántas interacciones tenemos con las personas que pueblan Sanctuary, pero la sensación es similar a la que ofrece la saga Mass Effect en la Normandy (incluso si en este caso se parece más a una mini ciudad western y espacial que a una nave). En la cabina principal tenemos un mapa en el que acceder a otros planetas para avanzar en la historia o regresar a aquellos donde nos haya quedado contenido sin terminar. Esta es la faceta que hace mucha más épica a la aventura de Borderlands 3 y que le da una escala mucho mayor que la de ediciones anteriores; nuevos planetas implican nuevos biomas, nuevos enemigos, nuevos personajes, etc. Vamos a sentirnos unos trotamundos al ir en persecución de los Hermanos Calypso para impedir que se queden con esta Gran Bóveda; esperemos que estas nuevas locaciones le den frescura a un juego que arranca en la ya muy revisitada Pandora.

Lo ames o lo odies, Claptrap está de regreso

Uno de los nuevos planetas que pude visitar es Eden-6. Luego de mis varias horas con Fl4k, fue turno de probar a otro de los personajes pero en una porción más avanzada y en nivel 22. Esta vez elegí a Amara, la siren de turno de este Borderlands. Su personalidad no me enamoró, pero sí me parecieron devastadoras sus habilidades especiales y también en un nivel más alto pude comprobar como una serie de habilidades pasivas que vamos a ir seleccionando y combinando con habilidades más activas, generan la sensación de que vamos a poder crear un estilo de personaje mucho más customizado y propio. En este caso Amara puede lanzar una proyección astral de sí misma con efectos devastadores o proyectar todo tipo de ataques hacia nuestros enemigos, pero con estas habilidades pasivas sus efectos pueden cambiar de manera considerable.

Descendemos a Eden-6 con el objetivo de encontrar a Balex, una inteligencia artificial que nos llevará a la llave de una bóveda. Rápidamente nos encontramos en un mundo totalmente distinto al de Pandora: mucha vegetación, ambiente selvático decorado con esqueletos de bestias gigantes y enemigos que emulan una especie de dinosaurios. Para eliminarlos tenemos a nuestra disposición un set de armas que ahora sí pegan un salto de calidad y que muestran un buen grado de locura más adecuado a las expectativas de un Borderlands 3. Cada arma tiene una particularidad y una genialidad: un lanzagranadas que al explotar marcan a los enemigos para luego dispararles sin necesidad de apuntar con balas inteligentes; un sniper que a medida que apretemos el gatillo va a ir disparando más rápido; rifles que en un modo hacen daño corrosivo y en otro hacen daño de electricidad; escopetas de fuego que hay que mantener cargadas para lanzar un gran bola de destrucción; pistolas automáticas que en vez de recargarlas son arrojadas y se convierten en pequeñas torretas que pelean a nuestro alrededor; lanzamisiles de todo tipo; rifles con rayos criogenizadores, entre muchísimas otras variantes. Si tenía dudas sobre cuán increíbles iban a ser las armas de Borderlands 3 durante el prólogo, esta misión las evacuó por completo.

Amara es una siren imparable en Borderlands 3

Luego de despachar a todos los enemigos que se cruzan en nuestro camino, llegaremos a dar con Balex, cuya voz es interpretada por el enorme Ice T. Este actor le da un tono único a una inteligencia artificial que tiene más de una particularidad. Por empezar ha quedado encerrada adentro de un oso de peluche y tiene una relación muy complicada con su ex pareja, otra IA llamada GenIVIV. Una vez reunidos con Balex, nos adentraremos en una nave encallada llamada “The Family Jewel” donde, en teoría, está escondida esta llave de la bóveda. Sin embargo nos espera una nave plagada de enemigos y trampas, todas dispuestas por GenIVIV, lo que nos asegura discusión tras discusión entre ella y Balex; nuestro personaje queda atrapado en el despecho de dos IA que tuvieron mucha química en su momento pero ahora sólo se guardan rencor. Tras muchas situaciones y distintos tipos de enfrentamientos entre los que se destaca uno donde GenIVIV llama a una horda de monos imitando un sonido de apareamiento, colocamos a Balex adentro de una serie de robots, encontramos la llave y todo culmina en una pelea final contra GenIVIV que también se colocó adentro de un mecha. 

La misión en Eden-6 es el formato ideal que debería tener cualquier objetivo o sección en Borderlands: buenos y nuevos personajes, mucho humor, buena dinámica, distintos tipos de enemigos y enfrentamientos, algo de armado de universo en cintas de audio desparramadas por ahí, una locación atractiva y una pelea final espectacular. Por supuesto que siempre está la posibilidad de que Gearbox eligiera la mejor misión del juego para que la juegue la prensa y que el resto de los objetivos sean decepcionantes, pero si elegimos creer que los otros actos y misiones de Borderlands 3 van a estar a la altura de lo que viví junto a Balex, esta puede llegar a ser una tremenda aventura.

Nos vamos a enfrentar a enemigos de todo tipo

Por último también pude rejugar esta misma misión pero con Moze, otro de los personajes del juego. Esta soldado tiene todas habilidades relacionadas al uso de armas pero su principal “action skill” es la posibilidad de llamar a un mecha en el que se mete adentro al estilo Titanfall. Las habilidades pasivas van a influir el tipo de ataques y de armamento que este robot tiene, convirtiendo a cada personaje en clases totalmente distintas y con muchísimas variaciones entre sí. Si bien manejar este mecha es sumamente divertido, creo que el tiempo de espera una vez que ejecutamos esta habilidad y el poco tiempo que tenemos para usarlo, hacen que siempre nos quedemos con ganas de más y que no se sienta del todo dinámico el personaje. La personalidad de Moze sí me cayó mejor que la de Amara, pero la Siren le gana la pulseada en lo frecuente que puede usar sus habilidades. El resto del grupo de personajes lo completa Zane, con quien pude jugar en la E3 2019 y cuya habilidad más notoria es la capacidad de colocar un holograma suyo que no sólo distrae a los enemigos, sino que también podemos usarlo como portal para ir y venir de él a nuestro antojo; una clase más que interesante para encarar jefes que requiere de mucho trabajo en equipo.

Borderlands 3 se enfila para ser todo aquello que los más acérrimos fanáticos de la saga estaban pidiendo: una fórmula inoxidable que no cambia su esencia pero que presenta muchas mejoras para la calidad de vida y que nos trae una aventura mucho más expansiva y épica. Si bien el prólogo no tiene el arranque más espectacular, una vez que la historia pone el pie en el acelerador no vamos a poder largar el control y la constante progresión y las nuevas armas que vayamos consiguiendo nos harán vivir una experiencia que se refresca una y otra vez. Las alarmas principales están en el rendimiento que tuvo esta demo (en algunos sectores se caían los cuadros por segundo), en lo confuso que resulta el mapa a la hora de explorar planetas en nuestro vehículo y en cómo terminan de manera la historia, sus personajes y su humor. Por el resto, es el mismo viejo y querido Borderlands de siempre pero elevado a la enésima potencia.

En esta nota
  • borderlands 3

Comentarios