Análisis

Análisis | One Punch Man: A Hero Nobody Knows es una vergüenza

Otro juego que intenta adaptar un anime y fracasa en todos los sentidos

Cada vez que se anuncia un juego basado en un anime, la preocupación se puede sentir en el ambiente otaku. Especialmente si el juego pertenece al género de “arena fighters”; esos juegos de pelea 3D que Naruto supo dominar y después muchos intentaron copiar sin éxito. Siempre está la chance de que aparezca uno que salve la reputación del género, y que le lleve a los fans la sensación de tranquilidad que tanto buscan. Esos juegos son lamentablemente los menos, pero existen. One Punch Man: A Hero Nobody Knows no podría estar más alejado de aquellos buenos juegos.

Debido a la inmensa popularidad de este anime, es difícil que alguien no conozca la premisa de One Punch Man, pero así y todo es súper fácil de resumir: Saitama es un superhéroe tan fuerte que gana todas sus peleas con simplemente un puñetazo. Para un anime, que es un medio no interactivo, esta propuesta funciona bien y puede dar lugar a situaciones sorprendentemente variadas. Para un videojuego, sin embargo, es rara la idea de ofrecer el control de un personaje que es prácticamente invencible y que trivializa todo combate en el que participa.

Este juego trata de solucionar ese problema ofreciendo un protagonista diferente: un personaje original que creamos al comenzar la historia y el cual podemos subir de nivel durante el transcurso del juego. Las opciones de creación de personaje son extremadamente limitadas en un principio, pero al menos tiene sentido porque nuestro nuevo héroe comienza desde cero y tiene que construir su reputación. Una vez creado nuestro personaje, el juego nos suelta en la ciudad donde tiene lugar One Punch Man y nos enseña a realizar tareas para incrementar nuestro ranking en la Asociación de Héroes.

Estas tareas tienen ínfima variedad, ya que todas consisten de entregar objetos o pelear contra algún enemigo. De vez en cuando, algunas involucran personajes secundarios del anime, pero todos los diálogos carecen de personalidad. Además, el mapa de la ciudad es amplio pero al mismo tiempo vacío y nuestro personaje se mueve muy lento para las distancias que el juego pretende que recorramos. Uno podría pensar que realizar todas estas tareas no es una condición necesaria para disfrutar la historia pero todas las misiones principales están bloqueadas bajo un número de Contribución, que se consigue realizando estas aburridas e insípidas misiones secundarias.

Los enemigos de las misiones secundarias parecen salidos del creador de personajes usando el botón Random.

Las misiones principales, una vez desbloqueadas, se dedican a contar la historia de la primera temporada del anime pero con mucho menos detalle y con nuestro personaje original como agregado extra. Nuestro héroe es un protagonista silencioso, por lo que no aporta absolutamente nada a la historia y más allá de algunas diferencias de diálogo para dejar en claro que hay un personaje más en escena, todo transcurre al igual que en el anime. Nuestro personaje participa en casi todas de las peleas, pero por alguna razón, el juego decide que absolutamente ninguna puede ganarse, e inevitablemente nos pone en control de Saitama para terminar con todas las peleas de un solo puñetazo.

Como chiste, la idea de que nuestro personaje no es lo suficientemente fuerte y Saitama lo soluciona todo sin esfuerzo es graciosa solamente la primera vez. Cuando sucede en todas y cada una de las peleas contra los villanos principales es insufrible. Sería más llevadero si el sistema de combate hiciese del resto de las peleas una actividad entretenida, pero este quizás sea uno de los peores juegos del género. Los controles son durísimos, las peleas cada vez más largas a medida que uno avanza en la historia y, para colmo, existen muchos elementos azarosos. En cualquier momento de la pelea puede suceder algún evento aleatorio que ataque a cualquiera de los dos personajes, o puede aparecer algún ítem que beneficie a quien lo agarre.

¿Te gustaría que tu personaje pelee con el primer villano de One Punch Man? Una lástima, la pelea dura segundos y no la podés ganar.

Además de la historia, este juego cuenta con el obligatorio modo online. Más allá de las peleas uno contra uno, el juego presenta un modo que hace uso de la mecánica de “llegada de héroe”, donde después de un determinado tiempo un personaje al azar se une a alguno de los jugadores. El juego también cuenta con un modo de tres contra tres, donde puede elegirse a Saitama pero tendremos que esperar algunos minutos para que el héroe se una a la pelea, considerando que incluso online Saitama puede ganar cualquier batalla al instante. La posibilidad de simplemente elegir a Saitama, sumado a que los eventos aleatorios también ocurren en los modos online, le quita cualquier capa de estrategia a los combates.

Como si todos estos problemas fuesen pocos, el juego se ve simplemente feo. La gran mayoría de los modelos 3D no consiguen capturar la personalidad del anime, las animaciones son pésimas a tal punto que en varias escenas los personajes que hablan ni siquiera mueven sus bocas, y el juego tiene problemas de framerate en la exploración fuera de las peleas. Si bien la música salva un poco el apartado audiovisual, la calidad del resto del audio es pésima ya que tanto las voces como los efectos de sonido están constantemente clipeando incluso en volúmenes bajos.

A veces la historia en lugar de animar escenas directamente usa imágenes (ni siquiera videos) del animé con una narración por encima.

No se explica cómo un juego de la calidad de One Punch Man: A Hero Nobody Knows salió al mercado. Quienes no sean fans del anime no van a encontrar absolutamente nada que valga la pena, y aquellos que sean fans de One Punch Man se van a sentir insultados. El juego tiene algunas ideas decentes, como la de ofrecer un protagonista original y la mecánica de llegada que de alguna manera limita el uso de Saitama, pero toda buena idea se siente hecha menos que a medias, y el resto del juego sufre de una nefasta producción. Quizás algún día alguien pueda adaptar mejor a videojuegos una idea como la de One Punch Man, pero este juego no podría estar más lejos de esa meta.

ONE PUNCH MAN: A HERO NOBODY KNOWS

28/02/2020 (PS4, XBOX ONE, PC)
3.0

Jugué alrededor de 7 horas de este juego en Playstation 4 Pro, con la historia llegando a las 6 horas y media y el resto en algunas partidas online. Las únicas misiones secundarias que hice fueron las que me obligó el juego, porque por voluntad propia no se las deseo a nadie. El código fue brindado por la distribuidora.

Dejá tu comentario