Noticias

X018: Microsoft compra dos nuevos estudios y suma 16 juegos a Game Pass

La resurrección de Xbox One continúa con un mega evento que resultó cargado de buenas noticias para los fans de la consola de Microsoft.

Por:

Nos quedamos sin fútbol, pero tuvimos Xbox. El evento X018 marcó una nueva señal del compromiso renovado de Microsoft con la comunidad gamer a través de la adquisición de los estudios especializados en RPGs inXile y Obsidian, 16 juegos nuevos para Game Pass, un kit de mouse y teclado en promoción con Razer, promociones especiales para Black Friday y el regreso de la clásica promoción Summer of Arcade (en versión Winter) para diciembre.

Los gamers de la vieja escuela recordarán los eventos anuales de Microsoft llamados X0, que desde 2001 cumplieron la función de conferencia de prensa, marketing, y celebración de todo lo que es Xbox. Las ediciones más recordadas tomaron lugar en Europa entre 2001 y 2006, y X018 intentó retomar esa espectacularidad, casi como una continuación de la (impresionante) conferencia de E3 2018.

(Si la estrategia te suena conocida, es porque es lo que Sony viene haciendo hace años con el combo de PlayStation Experience y la conferencia de Paris Game Week - dos eventos que este año la empresa japonesa decidió saltearse).

El primer anuncio fue quizás el más interesante para los poseedores de una Xbox - un trailer de gameplay de PlayerUnknown’s Battlegrounds, en el que se anunció que el juego será parte de Xbox Game Pass desde el 12 de noviembre. Este servicio, que vale 240 pesos por mes en Argentina, permite acceso a más de 100 juegos que incluyen todos los exclusivos de Microsoft para Xbox (Forza, Halo, Sea of Thieves, etc.) y desde ahora el primer mes costará sólo 10 pesos (1 dólar en USA).

La noticia bomba de la tarde fue la confirmación de un rumor de hace unos meses: Microsoft adquirió a los expertos en RPGs de Obsidian, creadores de algunos de los mejores juegos de este género de la generación pasada (Fallout: New Vegas, Alpha Protocol, South Park: The Stick of Truth) que en los últimos años se han dedicado a juegos de gran escala pero menor presupuesto como Tyranny y los dos Pillars of Eternity.

La sorpresa fue la adquisición de un segundo estudio, inXile, que tiene una historia en común con Obsidian, ya que sus fundadores eran parte de Interplay, el titán de los RPG de los ‘90 responsable de las sagas Fallout y Baldur’s Gate. inXile no tiene un currículum tan interesante como Obsidian, pero Wasteland 2 y The Bard’s Tale 4 tienen lo suyo.

El resto del evento fue como una versión más relajada de una de esas conferencias de E3, dando un espacio a desarrolladores para que comenten las novedades de sus juegos. Entre ellos destacó el simpatiquísimo Shinji Hashimoto de Square Enix, hablando de los minijuegos que veremos en el mundo de Winnie Pooh de Kingdom Hearts III y Gonzalo Cabrera, un argentino que es parte de Pixelheads, legendario equipo de modders de Minecraft.

Después profundizamos un poquito más sobre los exclusivos de la empresa: Crackdown 3 finalmente saldrá el 15 de febrero y su modo multijugador Wrecking Zone permitirá destrucción total de los mapas (Crackdown 1 está disponible desde hoy de forma gratuita en la tienda). Sea of Thieves tendrá una expansión masiva competitiva llamada Arena que es… básicamente un Battle Royale donde el objetivo no es eliminar a tus enemigos sino conseguir la mayor cantidad posible de tesoro. Ah, y si todavía estás jugando State of Decay 2, se viene una segunda expansión el 16 de noviembre llamada Zedhunter.

16 juegos se sumarán a Xbox Game Pass en los próximos meses, y sin duda el más interesante es Hellblade: Senua’s Sacrifice del estudio Ninja Theory, recién adquirido por Microsoft. También se suman los dos Ori, y rarezas como Thief of Thieves Season 1 y rarezas que se vienen como Pathologic 2, Mutant Year Zero y The Good Life, del creador de Deadly Premonition.

Casi no se mostraron juegos nuevos, aparte de un par de tráilers de DLC para Minecraft (Cats & Pandas), Forza Horizon 4 (Fortune Island) y Shadow of the Tomb Raider (el ya conocido The Forge). El único anuncio fue Void Bastard, un juego de acción y estrategia indie de Jonathan Chey (co-creador de BioShock) que sorprendió con su estética comiquera. 

Razer se asociará a Xbox para crear un kit de mouse y teclado mecánico e inalámbrico, justo cuando la empresa anuncia soporte para más de una docena de juegos, que incluyen War Thunder, Warhammer Vermintide 2, Warframe, Wargroove, Warface y otros que no empiezan con “War”, como por ejemplo Fortnite. El juego más popular del mundo acaba de abrir servidores exclusivos para jugadores que usan esta “ventajita”.

Otros datos: Chris Charla confirmó que vuelve “Summer of Arcade”, esa promoción de juegos indie que lanzaba cuatro grandes títulos a lo largo de un mes. En este caso el mes será diciembre y por lo tanto será “Winter of Arcade”. Los títulos se confirmarán en los Game Awards del 7 de diciembre… ¿podremos por fin jugar Below?

Phil Spencer, emocionado, confirmó que veremos el adaptive controller (creado para personas con discapacidades) en 17 mercados, incluyendo México… ¿y Argentina? Spencer también prometió ajustar un poquito la abandonada Windows Store, cerrando el evento con buenos deseos pero sin ese tráiler impactante con el que suelen terminar estas conferencias (recordar el de Cyberpunk 2077 de la reciente E3). Podés ver el evento completo acá.

Es un buen momento para los gamers del equipo Xbox, en especial en Latinoamérica, gracias a iniciativas como Game Pass y precios regionales reducidos que hacen que hasta los más recientes triple A sean accesibles para los bolsillos argentinos. Quizás en 2019 llegue a nuestro país Xbox All Access, un servicio similar al de las compañías de telefonía celular que te permiten acceder a una consola en cuotas sin cargar una tarjeta de crédito.

Por eso fue un gran acierto hacer esta conferencia en México, con un público genuinamente emocionado que celebró con gritos y aplausos cada una de las noticias. X018 fue un exitoso intento de definir a Microsoft como una marca verdaderamente global, reconociendo con inteligencia la posibilidad infinita de crecimiento más allá de las fronteras de Estados Unidos.