Noticias

Una victoria para Fortnite: no se puede registrar un paso de baile

Las solicitudes de dos artistas que demandaron a Epic Games fueron rechazadas y su caso se desploma.

Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Alfonso Ribeiro en Dancing with the Stars(ABC)

Alfonso Ribeiro en Dancing with the Stars | ABC

La Oficina de Marcas Registradas de los Estados Unidos le negó al actor Alfonso Ribeiro el registro de los pasos de baile que conforman “The Carlton”, el movimiento que popularizó en la serie The Fresh Prince of Bel-Air durante la década del noventa, reduciendo sus chances en la corte frente a los abogados de Epic Games.

En diciembre del año pasado el rapero 2Milly y el propio Ribeiro iniciaron acciones legales contra Epic Games por incluir sus bailes (“Milly Rock” y “The Carlton” respectivamente) en Fortnite. El actor, además, sumó una demanda contra Take-Two Interactive, por incluir “The Carlton” en NBA 2K18.

Antes de presentar las demandas, los artistas habían solicitado que sus pasos fueran considerados marcas registradas protegidas por las leyes de derecho de autor. Pero la Oficina de Marcas Registradas de los Estados Unidos confirmó que no aceptará la solictud del baile de Ribeiro anticipando un posible fallo de la corte.

Tanto Epic Games como Take-Two Interactive presentaron solicitudes para que el caso sea desestimado. Aunque la corte no necesariamente debe regirse por la decisión de la Oficina de Marcas Registradas, seguramente la negativa sea tomada en consideración al momento de dar o no lugar al pedido de desestimación.

La realidad es que, como se ha dicho en incontables oportunidades, un paso de baile no puede ser registrado. Sí está contemplada la protección de una coreografía como una combinación de pasos de movimientos, pero registrar uno de esos movimiento sería como registrar una nota musical y no una melodía.

“La combinación de estos tres pasos de baile es una simple rutina que no es posible registrar como un trabajo coreográfico,” dijo uno de los supervisores a cargo. Ribeiro había presentado tres variaciones del baile, una de las cuales fue su paso por el reality show Dancing with the Stars en 2014. 

El abogado de Ribeiro, David L. Hecht (que también representa al rapero 2Milly y a Russell Horning, el creador de “The Floss”) confirmó a The New York Times que solicitarán que la decisión sea reconsiderada. Hecht aclaró, sin embargo, que sí han podido registrar una de las variantes de “The Floss”.

Epic Games, Take-Two Interactive y Playground Games (desarrollador de Forza Horizon 4 que quitó varios de los bailes antes de las demandas) llevan las de ganar porque un movimiento de baile no puede ser registrado — aunque habrá que seguir de cerca el caso de Horning. 

El conflicto es en verdad ético más que legal, y forma parte de un movimiento histórico de apropiación cultural en el que los creativos (generalmente de una minoría y en su mayoría afrodescendientes) ven sus producciones ser empaquetadas, vendidas y masificadas por grandes corporaciones sin recibir crédito o retribución real. 

Artistas como Chance the Rapper ofrecieron sus propias interpretaciones y soluciones a un conflicto que invisibiliza a los verdaderos responsables una porción del descomunal éxito de Epic Games.

 

“Fortnite debería incluir las canciones de rap reales junto a los bailes que les generan tanto dinero como Emotes,” escribió en su cuenta de Twitter. “Creativos afrodescendientes crearon y popularizaron estos bailes pero nunca los explotaron económicamente. Imaginen el dinero que el público está gastando en estos Emotes compartido con los artistas que los hicieron”.

En esta nota
  • Fortnite

Comentarios