Noticias

Titanfall: Respawn responde a las acusaciones de soborno

El reciente lanzamiento de la beta de Titanfall no podía llegar exento de polémica. El fantasma de los sobornos a la prensa sobrevuela una vez más a la industria. ¿Qué tiene para decir Respawn al respecto?
Avatar de Victor Gueller

Por: Victor Gueller

Desde el pasado 14 de febrero, los jugadores que se inscribieron para recibir la beta de Titanfall pudieron disfrutar del FPS mas comentado y anticipado de los ultimos tiempos. Titanfall llego acompañado de un nivel de expectativas sin precedentes, que crecia de forma exponencial a medida que veiamos los nuevos videos de gameplay y sus casi ilimitadas posibilidades jugables.

Millones de usuarios pudieron conocer las bondades de este titulo, una de las exclusividades mas fuertes con las que contara Microsoft. Y las opiniones al respecto fueron mayormente positivas. Sin embargo, el fantasma de los sobornos se presento una vez mas, siendo los encargados de hacer las reviews de los sitios mas importantes del mundo los destinatarios de las sospechas.

Drew McCoy, directivo de Respawn Entertainment, salio a cruzar aquellas versiones, que atentan tanto contra la etica del periodismo como de la propia empresa. Se refirio a estas acusaciones como “locas teorias de conspiracion”.

“Hemos luchado con uñas y dientes para lanzar un juego que nadie sabia que existia. Se que no son todos, pero afirmar que estamos pagandole a alguien para hablar bien de nuestro producto bordea la locura.”, concluyo.

La prensa suele encontrarse ante una incomoda y repetida situacion: si consideramos bueno a un titulo, instantaneamente se dira que estamos siendo “comprados” por alguna empresa. Por otro lado, si nuestra opinion es negativa, se dira que no sabemos nada de videojuegos, que no somos objetivos y tambien palabras un tanto mas agresivas.

Mi tiempo en Loaded y Malditos Nerds me enseño a no darle relevancia a los trolls, aquellos extraños y pateticos seres que necesitan descargar su frustracion por algun medio; sentirse importantes al menos por una vez en su triste vida.