Noticias

The Witcher 3 en Nintendo Switch es, sencillamente, un milagro

CD Projekt RED consiguió lo que parecía imposible y adaptó una version completa de uno de los mejores juegos de la década al modesto hardware de Nintendo Switch.

Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

The Witcher 3 en Nintendo Switch es, sencillamente, un milagro

The Witcher 3 en Nintendo Switch es, sencillamente, un milagro

Tan esperado como en apariencia improbable, el anuncio de una versión de Nintendo Switch de The Witcher 3: Wild Hunt fue recibido por los brazos abiertos por los poseedores de una portátil, que soñaban con recorrer el vasto mundo de Geralt sin estar ataduras. Por supuesto todos sabíamos que ciertas concesiones eran imprescindibles y aún después de ver el juego corriendo la única forma de saber si CD Projekt RED había logrado lo imposible era con producto juego final en las manos.

Esta semana los especialistas en resoluciones y framerate de Digital Foundry realizaron un análisis en profundidad de la última versión del juego, llegando a la conclusión que esta conversión de The Witcher 3: Wild Hunt se trata de un verdadero milagro tecnológico.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Malditos Nerds (@malditosnerds) on

Antes que nada, hay que ser realista, y resignarte a que no vas a tener la calidad de la versión de PC, PlayStation 4 y Xbox One, pero la experiencia es sorprendentemente similar  — en especial si lo vas a jugar en modo portátil. Esta versión conserva la fluidez de 30 cuadros por segundo sin sacrificar mucha fidelidad visual, en especial en aspectos complejos como la física del agua y la cantidad de personajes en escena. 

Lo ideal, dicen los expertos del sitio, es jugarlo en portátil, porque el tamaño de la pantalla ayuda a maquillar algunas de las falencias. A diferencia del resto de las consolas y PC, en Switch The Witcher 3 corre a una resolución de 720p en modo docked y a 540p en modo portátil, aunque en ambos casos son resoluciones dinámicas, que se reducen en caso de tener muchos elementos en pantalla para no sobrecargar el procesador: en la ciudad de Novigrad, por ejemplo, la resolución toca pisos de 456p, que en una tele se vería pixelado, pero en la pantalla de 6 pulgadas de Switch es casi imperceptible.

El framerate también es irregular. Si bien se mueve entre los 28 y los 30 cuadros por segundo casi en todo momento, esperen una media de entre 20 y 30 cuando la pantalla se llene de enemigos o personajes y, sorprendentemente, hasta 12 cuadros en ciertas escenas pregrabadas con muchos efectos.

De todas formas si algo reclama (o lamenta) la gente de Digital Foundry es la ausencia de una opción para transferir las partidas salvadas entre PC y Switch, que tan bien recibida ha sido por los jugadores de Divinity: Original Sin 2. En juegos de decenas de horas como estos uno espera que poder dividir el tiempo frente al monitor y en formato portátil se vuelva la norma.

En esta nota
  • the witcher 3

Comentarios