Noticias

TGS 2019 | Lo que el stand de Sony dice sobre el futuro de PlayStation

En E3 no está, a Gamescom faltó, pero en Tokio es el rey. El protagonista del stand fue Death Stranding, pero hubo lugar para Final Fantasy VII, Ni Oh 2, y Call of Duty: Modern Warfare

Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Casi me mato sacando esta foto de la escalera mecánica. Las cosas que hago por ustedes.

Casi me mato sacando esta foto de la escalera mecánica. Las cosas que hago por ustedes.

Si la idea de una convención de videojuegos es ofrecer a su público un pantallazo del estado actual de la industria del gaming, hace rato que sabemos que ninguna de ellas es completamente representativa. Hay compañías que por distintas razones prefieren mantener su distancia de este tipo de eventos, evitando compartir el escenario con su competencia.

Si la ausencia de compañías tan representativas como Riot, Valve, Blizzard o la misma Rockstar empañan E3 o Gamescom ¿qué se puede decir de la decisión de Sony de mantener un bajo perfil durante todo 2019? No hubo grandes anuncios de juegos, los eventos tipo PlayStation Experience fueron cancelados, y sus resúmenes de noticias en videoState of Play” fueron tan esporádicos como chatos.

Durante el primer día de Tokyo Game Show, los stands todavía están siendo construidos

Por eso resultó casi una sorpresa que Sony mantuviese su stand en Tokyo Game Show - uno de los más grandes y sin duda la sede de algunos de los eventos más importantes de la convención. Es común que los stands grandes (y algunos pequeños) de esta convención tengan escenarios en los que presentan sus juegos, casi como una mini conferencia de prensa que en vez de durar 90 minutos muestra 5 o 6 juegos a lo largo del día en presentaciones que pueden durar 45 minutos o dos horas.

Este resultó el formato ideal, por ejemplo, para que Hideo Kojima mostrase Death Stranding en un tono mucho menos formal que en sus presentaciones en Occidente: una sesión de gameplay de casi una hora seguida de una conversación amena sobre un juego que, justo a tiempo, se está quitando de encima un aura de esoterismo que podría haber resultado contraproducente para un público que declara estar harto de la “venta de humo”.

Sí, Hideo Kojima se divierte mucho cuando explica en vivo escenas como esta

El stand de PlayStation era imponente, pero lo que más llamó la atención fueron los juegos seleccionados para promocionar. Para empezar, no hubo ni una pista de los grandes exclusivos de 2020 de la consola. En el caso de The Last of Us 2 parece un desacierto, ya que el juego original fue uno de los pocos exclusivos occidentales de Sony que pegaron en Japón y ¿qué decir de la ausencia inexplicable de Ghost of Tsushima? Una nueva franquicia ambientada justamente en ese país, de la que no se sabe nada hace más de un año y que realmente necesitaba quitarse el aroma de apropiación cultural que la persigue desde el día en que se anunció.

Los protagonistas del stand eran cuatro, y ninguno de ellos es una producción original de Sony - hasta los que están anunciados como exclusivos podrían salir sin ningún problema en otras plataformas en el futuro cercano.

La torre de Death Stranding estuvo repleta en días de prensa y de público

Más allá del enorme escenario, la sección más impactante del stand era una torre dedicada a Death Stranding, decorada con imágenes de Melanie Laurent, Norman Reedus, y el nuevo póster ilustrado, en la que cada 10 minutos se proyectaba el tráiler que conocemos como “Briefing” - esa corta escena cinemática que se filtró hace algunas semanas y que había salido oficialmente días antes de que empiece la convención. A pesar de que no había material nuevo, cada “función” de este tráiler estaba saturada de un público que parece hipnotizado con el nuevo proyecto de Kojima.

¿Pero es Death Stranding un juego exclusivo? Está claro que Sony invirtió muy bien en Kojima Productions, y sería raro imaginárlo en Xbox One (o la nueva consola de Microsoft), pero su director ha hablado más de una vez de su interés por trabajar en PC, y los aproximadamente dos millones de usuarios de esta plataforma que compraron Metal Gear Solid V serían el público ideal para una versión de su nueva locura que no esté atada a las limitaciones de PlayStation 4.

No, no había promotoras con barbitas falsas de Price

El resto de los juegos destacados no podían formar un grupo más ecléctico: Nioh 2, Final Fantasy VII Remake, Call of Duty: Modern Warfare. En especial porque los primeros dos eran los protagonistas excluyentes de los stands de Tecmo Koei y Square Enix respectivamente, mientras que la saga de Activision nunca tuvo mayor protagonismo en convenciones japonesas (a pesar de que las ventas de la última entrega hayan sido excelentes).

Quizás ahí esté la clave detrás de esta selección: ventas y variedad. Son tres series populares, establecidas como puntos altísimos de sus géneros, que podrían llamarse exclusivas “de facto” en Japón, un país en el que el gaming de PC parece estar más enfocado en los esports y las ventas de Xbox son directamente nulas.

Seh, me podría haber quedado horas sacando fotitos de niños japoneses tratando de levantar la espada de Cloud

En la práctica, el stand de Sony resultó una buena forma de experimentar juegos que en sus espacios “oficiales” estaban saturados de fans que querían probarlos, y a la vez una forma de reafirmar la marca PlayStation como el lugar lógico para jugar experiencias inmersivas, visualmente impactantes. No es raro que el resto del stand se haya dedicado a juegos de PlayStation VR. Lo que vende Sony no es una consola, es un estilo de vida.

El juego de realidad virtual de Space Channel 5 fue una verdadera decepción

Mientras que Nintendo solo parece sostener el éxito de Switch con títulos exclusivos y Microsoft invierte miles de millones en comprar estudios de primera línea para garantizar un buen inicio de la próxima generación, Sony ostenta con una plataforma que ganó la batalla esta generación - al punto en que confía en que la marca eleva a los juegos que muestra y que simplemente relacionar una y otros hará que su público cautivo ni considere otra alternativa.

El stand de PlayStation estaba justo en la mitad de los pabellones, y esas torres azules eran un faro en la distancia

¿Confianza justificada o arrogancia? Quizás las dos cosas. La actitud de Sony recuerda mucho, demasiado, a la de Microsoft en 2013, cuando Xbox 360 dominaba un mercado en el que Sony recién se estaba despertando, PC había vuelto a ser una plataforma de nicho y Nintendo todavía estaba tratando de apagar el incendio de Wii U. Hoy el panorama es muy distinto, y el poder de la marca podría no ser suficiente para enfrentar lo que se viene - y aún así, para cualquiera que haya visitado Tokyo Game Show es evidente que el stand de PlayStation fue el corazón de la convención.

En esta nota

Comentarios