Noticias

TGS 2019 | Anno Mutationem fue nuestro juego favorito del show

Entre los tanques, las sorpresas y las partes XVIII de grandes sagas, la propuesta más interesante vino de un proyecto chino que rescata un momento de gloria del gaming japonés

Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Recién podés exhalar cuando ese juego que parecía bueno se juega tan bien como se ve(Thinking Stars)

Recién podés exhalar cuando ese juego que parecía bueno se juega tan bien como se ve | Thinking Stars

Hubo juegos más grandes, más importantes. Secuelas, remakes y reboots de algunos de los nombres más populares de la historia del gaming. Proyectos millonarios en los que se juega el nombre de un estudio. Pero los que elegimos (“mos”, en realidad sólo viajó este redactor solitario) son los que proponen caminos alternativos en el gaming - sea japonés o sea de donde sea.

Hay un tanque enorme, sí, hay una secuela, ¿por qué no?, y uno solo de los juegos es técnicamente un indie, pero si algo nos enseñó el gaming de 2019 es que la innovación y lo comercial pueden ir de la mano, y que todavía queda mucho camino por explorar en los viejos géneros del gaming.

Sí, esta es la foto más linda que me salió. Y el productor me recordó dos minutos después que técnicamente no podía sacar fotos pero BUE.

Mi juego favorito del evento fue un producto independiente chino que me impactó desde el momento en que Sony lo presentó en la exposición ChinaJoy como parte de su “PlayStation Hero Project”. Su nombre es Anno Mutationem y es una cruza entre… tantas cosas. El CEO de la empresa Thinking Stars, Li Yao, habla de las influencias de Blade Runner, y pude conversar con él de otros puntos de referencia, en especial alrededor de la estética que mezcla sprites y ambientes 3D con limitaciones que recuerdan a los juegos más experimentales de Squaresoft de la era de PlayStation 1 (un punto de referencia claro es Xenogears).

Pero Anno Mutationem es mucho más que una fantasía retro. La precisión del control me recordó a los juegos de Klei, y el combate hack ‘n slash es enormemente satisfactorio - en los primeros 10 minutos tuve exploración, un par de puzzles ligeros, y una pelea contra tres robots gigantes que podrían haber salido de cualquier Front Mission o del animé de Ryusuke Takahashi. La traducción al inglés necesita una pasada adicional y el nombre sigue siendo confuso, pero no dudo que este va a ser uno de los juegos más comentados de 2020. O cuando sea que salga.

¡Lindo robot! Pero no esperes acción o táctica tipo Into The Breach - no es ese estilo de juego

13 Sentinels Aegis Rim es Evangelion, pero del creador de Odin Sphere y Dragon’s Crown. Esto debería ser suficiente para que entre en esta lista, ¿no? pero las dudas son comprensibles, ya que este es el ¡cuarto! Tokyo Game Show de un juego que parecía listo para salir allá en 2015. Sega y Atlus están muy confiadas, y una sección importante del stand (con robot gigante y todo) se la llevó esta aventura con toques de estrategia que convocaba a filas eternas de jugadores - y eso que el juego sale en menos de dos meses. Los diseños de personajes son fantásticos, las actuaciones de voz al nivel de un RPG de la misma Atlus y el combate (que parecía dudoso) me hipnotizó a pesar de no poder leer una letra de la interfaz. 

Los rumores son ciertos: Kojima nos quiso sobornar con energy drinks de gustos raros

Es una pena que en 2019 sea noticia un juego en el que la mayoría de las mecánicas no estén relacionadas con el combate, pero aquí estamos. La hora de gameplay que Hideo Kojima mostró en vivo de Death Stranding dejan claro que detrás de la mitología, los tráilers oníricos y los conceptos filosóficos hay un juego - y uno bastante original. La misión de Sam (viajar, repartir cajitas, conectar una nación) tiene sus momentos de acción (en especial una pelea contra un espectacular “boss” que podría haber salido de Lost) pero el tono contemplativo probablemente ahuyente a un público decidido a ignorar todas las propuestas de Kojima que tienen que ver con la idea de el juego como un lugar a la que se está dirigiendo desde hace años.

Fue una suerte poder probar Swort Art Online en el Showcase pre-TGS de Bandai Namco - no se si le hubiese dado el tiempo necesario de no ser así

Sword Art Online: Alicization Lycoris debería ser malísimo. Ese nombre ya hace sonar todas las alarmas otaku, la parte visual no es particularmente estimulante y cualquiera que haya probado los juegos anteriores de esta línea sabe que son impenetrables para los que no hayan estudiado el animé como la Biblia. Y parece que el estudio Aquria sabe cuáles son mis prejuicios, porque la demo que probé de Lycoris es una sorpresa de lo más agradable: el único RPG moderno que entiende y evoluciona las ideas de Final Fantasy XII y XV, con una historia que está pensada al revés que otras adaptaciones de animé: la idea es que juegues Lycoris y después quieras ver Sword Art Online, no al revés. Un plan audaz que tiene con qué defenderse.

Sin duda, uno de los stands más elegantes de la convención

Otro de los imperdibles del stand de Sega fue Project Sakura Wars, una serie que nadie parece entender muy bien por qué pasó de ser un fenómeno a mitad de los 90s a olvidarse por completo en pocos años. Nada había de malo, ni nada de malo hay hoy, en esta serie que mezcla emoción animé, sólida estrategia robotera y la tradición japonesa del Takarazuka (googlealo y agradeceme). Todavía no se qué tal me cae la decisión de cambiar las secuencias animadas por cel-shading, pero por dios - cómo se ven de lindos esos robots. Otro juego que el público japonés no pudo resistir. Y bien que hacen.

Ah, pará… ¿nunca supiste que Sakura Taisen existía? Tomá. De nada.

En fin - ¿Tokyo Game Show? una gran convención, selección de juegos insuperable… y a la vez, una brújula que marca el camino de cierto tipo de gaming japonés para el futuro. Pero ya habrá tiempo para un análisis más detallado del evento, sus diferencias con E3, y las formas en las que supera a cada una de las convenciones internacionales de gaming.

En esta nota

Comentarios