Noticias

TENDENCIAS: Juegos que no

Al finalizar 2013 posteamos infinitas listas de los mejores juegos del año, pero varios quedaron afuera. ¿Qué pasó con esos proyectos ambiciosos, que habían ganado positivas previews pero que después se perdieron en el éter?
Avatar de Leon Valle

Por: Leon Valle

Al momento de ponerse a pensar en los juegos que marcaron un año, lo comun es polarizar las categorias; separar los titulos en lo mejor o lo peor, la mejor sorpresa o la mayor decepcion. Pero, asi como hay juegos que al no pertenecer a ninguna de esas categorias a veces pasan debajo del radar, otros, aun sin ser descabelladamente malos, son mejor evitar por una u otra razon. Son titulos prescindibles, olvidables, innecesarios, intrascendentes – y casualmente en este recorrido, casi todos muy ambiciosos; son juegos que en ciertos casos colegas calificaron con notas altas porque tocaron una fibra particular, pero que nadie se arrepentira nunca en caso de no jugarlos.

La colaboracion de Level-5 y Studio Ghibli parecia estar condenada al exito: un gran juego de rol japones exclusivo para PlayStation 3 que combinaba la experiencia del estudio en el genero y la preciosa direccion de arte del equipo de Miyazaki, no podia fallar. Sin embargo, con Ni No Kuni, el desarrollador fue victima de su propia ambicion, y lo que podia haber sido una gran experiencia de veinte horas, se volvio un tedio de casi cincuenta – un dibujo animado que cobro vida pero que, como tantas series, no supo cuando terminar.

Y hablando de expectativas y colaboraciones, ¿quien podia llegar a pensar que algo menos que brillante podia salir de las mentes conjuntas de Ron Gilbert y el equipo de Double Fine? The Cave resulto ser un compendio de buenas ideas, humor tipico de Gilbert (que va quedando cada vez mas obsoleto), un excelente diseño, pero sobre todo mucha, mucha repetitividad. Tal fue la repercusion de The Cave, que Gilbert abandono Double Fine inmediatamente despues para volcarse al desarrollo de juegos para moviles.

A algunos podra sorprender la presencia de Dead Space 3 en esta enumeracion de los prescindibles del año, pero la realidad es que aunque la serie introduce en esta tercera entrega algunas ideas interesantes, es el menos Dead Space de todos. El juego muestra detras de cada esquina su claro foco como experiencia cooperativa, y la historia que cuenta (que intenta explicar el fenomeno de los necromorfos en profundidad) resulta ridicula. La mas floja entrega de una serie que podria haberse convertido en un clasico de la generacion pasada.

Durante este año Electronic Arts fue un gran protagonista, en gran parte por los terribles problemas que sufrieron muchos de sus productos. En ese aspecto, el año empezo de la peor manera, con un SimCity que condeno a Maxis, puso en evidencia las mentiras del estudio, y demostro que la industria todavia no esta preparada para adoptar el sistema de conexion constanta. El juego fue una terrible catastrofe tecnica, coronada por la decision del estudio de crear una mecanica que nos obliga a interactuar con otros jugadores o administrar varias ciudades al unisono. Desastrozo.

Todos recordamos el primer video de Fuse, aquel que mostraba personajes estilizados que parecian recuperar el carisma de los mejores tiempos de Insomniac Games en su debut como estudio fuera del paraguas de Sony. Fuse, probablemente por presion del distribuidor, cambio durante el desarrollo y se volvio un juego de accion generico sin razon de ser, con personajes chatos, unidimensionales y estereotipados. Algo nos dice que Sunset Overdrive, su proximo titulo (exclusivo de Xbox One) tiene mas que ver con el concepto que el estudio de Ted Price pretendia para Fuse.

Mientras que Insomniac cedio ante la presion de los jefes, los franceses de Dontnod pelearon contra viento y marea por Nilin, la protagonista de Remember Me, aun cuando eso les significo quedar a la deriva por un tiempo. Pero ni la llegada de Capcom consiguio que este titulo explotara todo su potencial: las ideas interesantes, la ambientacion atractiva y la historia intrigante no encuentran soporte en una jugabilidad que nunca termina de convencer y cuestionables decisiones de diseño.

Si ha habido un juego que marco a una generacion entera, fue Counter Strike. El mod de todos los mods – hasta la llegada de DotA al menos– puso a todos a sus pies, y por eso el nuevo juego de su co-creador era noticia. Tactical Intervention llego a principio de año, plagado de bugs, con graficos arcaicos y, quiza lo mas condenable, una jugabilidad que se sentia poco pulida. Se perdio en un mar de lanzamientos y quedo a la deriva.

Muchos extrañamos la excentricidad y el estilo de los juegos japoneses. Y es por eso que cuando aparece un desarrollador como Suda51, lo defendemos a capa y espada, por mas que a veces la exploracion estetica deje ciertos conceptos jugables en segundo plano. Pero Killer is Dead es indefendible, un producto poco inspirado sin pies ni cabeza, que muy probablemente represente el punto mas bajo del diseñador nipon –ni hablemos de las misiones “gigolo”, que dan verguenza ajena. Un Suda en picada, que ha visto mejores dias.

Imposible hablar de “gigolo” sin mencionar a la cola de esta enumeracion, el viejo Larry Laffer, cuyo regreso seguramente no era el que los fanaticos que apoyaron el juego en Kickstarter esperaban. Leisure Suit Larry Reloaded, la remake HD del juego de 1987 es la muestra mas clara de algo lo que hemos sido testigos en mas de una oportunidad: con la nostalgia no alcanza – ni la presencia de Al Lowe pudo salvar a este titulo, cuyo mayor atractivo son los detalles que pueblan los niveles.

Vale recordar a los lectores que esta no es una lista de juegos “malos”, sino simplemente (y repito), “prescindibles”.

(Este articulo fue publicado originalmente en el numero 113 de Revista Loaded)

Comentarios