Noticias

Switch Lite es la portátil de Nintendo que estabas esperando

La nueva versión de la exitosa consola de Nintendo viene con recortes y beneficios, pero todo indica que es una gran opción a tener en cuenta

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Switch Lite es la portátil de Nintendo que estabas esperando

Switch Lite es la portátil de Nintendo que estabas esperando

Desde prácticamente el nacimiento de Nintendo como desarrolladora de hardware de entretenimiento, la empresa supo cautivar a su público con consolas portátiles de gran éxito, arrancando por los míticos sistemas Game & Watch y continuando con la serie Game Boy, Game Boy Color, Game Boy Advance, DS y hasta 3DS, pudiendo mencionar al paso la diminuta Game Boy Micro y, si fueramos un poquito malos, el único verdadero error de la compañía: la Virtual Boy.

Pero Nintendo tiende a aprender de sus errores y mejorar sus propios productos, lanzando al mercado nuevas iteraciones de los mismos que añaden características interesantes, quizá al costo de remover otras más superfluas. Hoy es el momento de que su exitosa Nintendo Switch reciba este tratamiento, lanzando a la venta su versión estríctamente portátil, la Nintendo Switch Lite.

Desde el momento mismo del lanzamiento de la consola sabíamos que la Gran N iba a sacar una versión mejorada de la misma, pero no podíamos dilucidad ni cuándo ni cómo tendría lugar el evento. La Switch Lite es, a primera vista, una Switch más pequeña; pero eso es sólo el comienzo de una lista de modificaciones, mayores y menores, que le dan a esta nueva iteración el interés de críticos y jugadores.

Comencemos por destacar lo que se ha quitado respecto a la Switch original, que no es poca cosa. Ahora la consola es una unidad sólida; los JoyCons removibles ahora son controles fusionados al hardware, que además han perdido la funcionalidad Rumble HD y la cámara infrarroja, aunque esta última cualidad nunca fue demasiado explorada en el catálogo de Switch. También ha desaparecido la patita trasera para mantener la consola “de pie”, lo que no parece gran cosa debido a que los controles no pueden removerse, pero sigue siendo posible utilizar JoyCons adicionales para controlar juegos (y en algunos títulos esto es necesario), de manera que no poder mantener la consola erguida por medios propios es una inesperada desventaja.

Diversión para llevar a todos lados

La mayor pérdida, desde luego, es la imposibilidad de conectar la Switch Lite a nuestra TV mediante el Dock… debido a que no hay Dock en el cual enzoquetarla. Esto transforma a la consola en una propuesta estrictamente portátil… y eso no está mal, dentro de todo, ya que la posibilidad de llevar nuestros juegos a todas partes siempre fue uno de los mayores atractivos del producto original. Lo que Nintendo nos está dando con esta nueva iteración es una consola mucho más ideal para viajar, ya que ocupa menos espacio y no posee piezas removibles que pudieran perderse. Desde ese punto de vista, Switch Lite es una interesantísima propuesta; tal vez incluso ideal para el público más joven, como en su momento había sido la 2DS.

Entramos, entonces, a los beneficios. Hablamos de los menesteres de no poder remover los controles de la consola pero, para compensar, Nintendo aprovechó y le añadió su famosa cruceta (D-Pad) en reemplazo de los cuatro botones que oficiaban de alternativa cuando estaba la posibilidad de remover JoyCons y transformarlos en mini-gamepads. Esta simple cruz siempre fue más agradable al tacto que la gran mayoría de las propuestas alternativas, tanto de otras compañías desarrolladoras de hardware (que tenían que evitar la patente oficial) como de las propias invenciones de Nintendo, así que es siempre un placer verlas en una consola oficial de la Gran N.

Una consola sólida y atractiva

Uno creería que la leve reducción en el tamaño de la pantalla, pasando de las 6.2 pulgadas del original a las 5.5 pulgadas de Lite, afectaría la apreciación de los juegos; pero en realidad el nuevo tamaño ayuda a mejorar marginalmente la calidad de la imagen… aunque esto es una espada de doble filo, ya que en algunos casos específicos, cuando el tamaño de los textos en pantalla ya era considerablemente pequeño (¡hola, Fire Emblem!), la leve reducción adicional puede ser una ligera molestia.

La verdadera estrella de la Switch Lite, sin embargo, es la capacidad de batería mejorada, que promete entre 3 y 7 horas de juego continuo, obviamente dependiendo de las necesidades de cada título; pero no deja de ser una considerable mejora, en especial para un sistema enfocado exclusivamente en la portabilidad.

Como siempre, Nintendo nos da consolas colorinches

Con todo lo dicho, Switch Lite es una propuesta de gran interés, especialmente para aquellos que todavía no se habían convencido de adquirir el modelo original. Ayuda que el precio de esta nueva versión asciende a los U$200.-, cien dólares menos que los U$300.- de la versión original. Desde luego, aquí entra en juego la economía local, que ha cambiado bastante desde el 2017; pero de todas formas deberíamos poder ver una diferencia de precio correlativo entre un modelo y otro.

Switch Lite no llega para destronar a la versión clásica de la consola, sino para darle a los jugadores otra opción para disfrutar de [la mayoría de] los mismos juegos, ya sin poder conectarnos a la TV, pero con mayor duración de batería y un menor tamaño del hardware, para poder llevar nuestra nueva consola a todas partes. Y tener opciones siempre es bueno.

En esta nota

Comentarios