Noticias

Series 2017: Mejor serie de terror

Lo mejor del género en 2017 no estuvo en las series con grandes audiencias
Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

2017 fue un año de sorpresas para el terror en TV, como también un año de viejos conocidos que lo hicieron muy bien. Hubo varias producciones modestas que se consolidaron y que prometen dar material para varias temporadas más. Ninguna de estas producciones la rompió en ratings y muchas de ellas no fueron publicitadas como corresponde, así que hay muchas chances de que no las hayas visto. En esta nota te espera más de una gran sorpresa. 

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

American Horror Story: CULT (FX): No son muchas las series que llegan tan frescas a la séptima temporada. AHS es una de las pocas que seguimos viendo por algo más que por mera inercia. Es cierto que el formato antológico le ayuda, pero también es cierto que tuvo varias temporadas peores que esta. Cult está situada en la actualidad, a fines de 2016, justo después de que Donal Trump sea electo presidente de los Estados Unidos. Ryan Murphy lleva la crítica social al límite cuando nos muestra las fobias y los horrores que invaden la mente de los protagonistas luego del resultado de la elección. Es una temporada especialmente complicada para los que sufrimos tripofobia también… Ouch.

Channel Zero (SyFy): Con tercera y cuarta temporada confirmadas, la producción de terror de SyFy más aterradora de todas tiene un buen futuro por delante. Solo hace falta que un servicio como Netflix la agregue a su catálogo para que gane la popularidad que merece. Cada temporada es autoconclusiva y está basada en un creepypasta. Los seis episodios nuevos que llegaron este año narran la historia de un grupo de jóvenes que se mete a una casa misteriosa creyendo que es una atracción… obviamente, hay algo más y cada habitación a la que entran es más siniestra. Tendrán que pasar por todas si quieren escapar del lugar.  

Room 104 (HBO): Serie antológica de esencia sombría, aunque cada episodio es de un género particular, con algunos más tirados a lo cómico, otros más dramáticos, y algunos con elementos de terror muy explícitos. Los 12 capítulos están desarrollados por Jay y Mark Duplass (Togetherness), aunque el punto realmente fuerte para los fans del terror es que varios de ellos están escritos por este último realizador, guionista de la joyita de género Creep (2014). Todos los capítulos tienen como punto de partida el cuarto 104 de un motel y exploran a todos los personajes que pasan su noche allí.

Dark (Netflix): A los europeos se les da muy bien el suspense y las historias oscuras que tienen como protagonistas a pueblos pequeños. Cualquier que haya visto Les Revenants, Jordskott y The Killing (la original), por nombrar algunas, sabe de qué hablo. Dark es de lo último del estilo y una de las sorpresas de Netflix este año (también es la primera producción original que hacen en Alemania). La historia se centra en familias unidas por secretos oscurísimos que sobreviven por décadas y un mal que resurge cada 33 años. Es fácil compararla con Stranger Things. Tiene los mismos tropos. Pero es menos pop, más cruda y más aterradora también.

Twin Peaks (Showtime)

Twin Peaks regresó más lynchiana que nunca con 18 episodios de una hora que erizan la piel y secan el cerebro en sus mejores momentos. El estilo sitcom que caracterizó a la serie de los 90 quedó en segundo plano y en su lugar David Lynch (director) y Mark Frost (guionista y productor) nos dieron momentos inquietantes como los vistos en otras películas de Lynch, tales como Lost Highway (1997) y Mulhollan Drive (2001). Para algunos podrá ser controvertido que Twin Peaks esté dentro de lo mejor del terror, pero resulta raro porque las formas que tiene Lynch de atemorizar e inquietar son muy personales y contemplativas. Únicas también. Uno termina cayendo en snobismo al hablar de Twin Peaks, hay que aceptarlo, pero pareciera que no hay otra manera de definir su TV de autor. Guste o no guste, hay que celebrar que este tipo de producciones sigan pasando aun en 2017.

ADEMÁS: Bates Motel terminó este año y se consagró como uno de los mejores recuentos que existen de la infalible Psicosis (1960) de Hitchcock. Stranger Things trajo una temporada más floja que el año pasado, pero sigue teniendo ese punch ochentero que nos remite a los mejores momentos de Spielberg… al menos por un rato. En el año de Stephen King, destacamos una gran adaptación de una de sus novelas menos populares, Mr. Mercedes, una historia de crimen en el que tanto el detective como el asesino tienen un costado oscuro. La mayoría de las comedias de terror que hay en TV son olvidables, pero Stan Against Evil rinde por el dúo e sheriff protagonistas, que se enfrentan a todos los seres sobrenaturales. The Exorcist mejoró este año, y aunque no alcanza al material original, tiene sustos legítimos. 

En esta nota
  • terror
  • series 2017

Comentarios