Noticias

Series 2017: La peor serie del año

Ya elegimos lo mejor, ahora nos toca el otro lado de la moneda.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Ya pasó Navidad, y con la partida de Papa Noel se nos fueron las ganas de ser buena gente. Nadie duda que este fue otro gran año para la televisión, pero siempre hay series que dan la nota, impresentables, aburridísimas y que (aunque usted no lo crea) también tienen sus defensores. O digamos, sus defenders.

(Los ganadores de cada categoría - bue, en este caso perdedores - fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

Young Sheldon

Todavía hay algunos (¡aún en nuestra tribu nerd!) que consideran que The Big Bang Theory es una buena comedia, pero no creo que ni siquiera esos adictos a Sheldon y sus taradeces se hayan muerto de ganas de ver sus años de infancia. Esta serie es exactamente lo que dice en el título, ni un miligramo menos, ni un miligramo más. No hace nada interesante con esta premisa ni con la recreación de época y no nos explica nada que no sepamos del ya agotador supergenio bazinguero. Un horror. Un agujero negro en tu pantalla. Va a durar 72 temporadas.

Training Day

No esperábamos nada de este policial de CBS, pero aún así sorprende la dejadez de esta serie, que toma el título de una gran peli y en su único acto original revierte la raza del antagonista y protagonista. El problema es que la original tenía a Ethan Hawke cargado de energía en un rol que en este caso Justin Cornwell interpreta con imposible desgano, y en vez de Denzel Washington como su ya legendario Detective Alonzo está Bill Paxton, divirtiéndose mucho, pero sin siquiera ese brillo de clase B que diera a otras series y películas. Una pena que este sea su último trabajo.

The Orville

Puede ser que Seth MacFarlane no te caiga muy bien en su rol de creador de Family Guy, American Dad, y las pelis de Ted… pero me cuesta mucho entender a QUIÉN le gusta Seth MacFarlane como actor, lo que hace de cualquier serie que lo tenga como protagonista una fuerte candidata para integrar esta lista. Durante los primeros minutos The Orville es exactamente lo que parece: una parodia ligeramente misógina de Star Trek con chistes para nenes de doce años. Pero increíblemente, después se pone PEOR, pasando a ser un homenaje excesivamente sincero a la serie original, algo que choca con el cinismo usual de Seth. Para colmo, el año terminó con el brillante primer capítulo de la nueva temporada de Black Mirror, “U.S.S. Callister”, una parodia (y crítica) a la serie original a sus fanáticos que, te guste o no, tiene toda la agresividad que le falta a este bodrio.

The Walking Dead

La sexta temporada tuvo esos ganchos imperdonables (la supuesta muerte de Glenn, el batazo mortal de Negan). La séptima, ligeramente superior, pareció recargar demasiado el horizonte sin que realmente pase mucho en la historia. Pero es la octava la que se viene ganando el título de peor temporada de la serie, sumando todavía más personajes y dejando nuestros favoritos al margen (o peor - convirtiéndolos en idiotas como a Daryl y Rick en el midseason finale). Ni siquiera la muerte sorpresiva de final de temporada parece marcar un antes y un después en una serie que ya dejó de ser una cita obligada para el nerd.

The Inhumans

Desde que vimos el tráiler no teníamos duda de que este sería uno de esos desastres épicos, no solo la peor serie del año sino una fuerte candidata para una de las peores de todos los tiempos, en especial después de una década de películas y series que han perfeccionado el género de superhéroes… ¿cómo pudo salir tan mal? Todas las decisiones fueron metidas de pata. Los personajes del título son bastante más ridículos que la media de Marvel, que ya es alta, lo que hace aún menos comprensible la decisión de Disney de invertir un presupuesto digno de High School Musical para terminar estrenando en IMAX. El elenco de actores de telenovela no pega una, y la semi-interesante premisa “Game of Thrones pero con superhéroes” se abandona en mitad del capítulo uno y se cambia por… nada. Una serie de persecuciones en Hawai que en poco tiempo pasa de “tan mala que está buena” a “por favor mátenme”.

ADEMÁS: Obviamente Iron Fist no zafa. Fue la peor serie de Marvel Netflix, pero iría más lejos: los mejores capítulos de Iron Fist son peores que los peores de la temporada de Luke Cage, o esos del medio de Jessica Jones en los que no pasa nada de nada. En un año de grandes adaptaciones de Stephen King, The Mist fue el paso en falso, llena de obviedades y de personajes innecesarios agregados solo para estirar la vida útil de una serie que (por supuesto) fue cancelada al terminar la primera temporada. Gypsy fue un paso en falso especialmente vergonzoso para Netflix y un desperdicio de Naomi Watts. Disjointed fue algo similar, una serie del siempre tronco Chuck Lorre (Two and a Half Men) que ni siquiera la gran Kathy Bates pudo salvar. Mención anti honoraria para Wisdom of the Crowd, que fue la peor nueva serie del peor género yanqui, los “procedurals” tipo CSI.

En esta nota
  • series 2017

Comentarios