Noticias

Series 2017: El peor personaje del año

Esas caras que te hacen dar ganas de cambiar de canal.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

No todas las series pueden ser perfectas, y no hay talón de Aquiles más evidente que un mal actor… o a veces hasta uno bueno, pero al que le tocó interpretar al personaje equivocado. Esta es una lista democrática, entre las que están series de nuestra lista de lo mejor, de la de lo peor y la de las decepciones - lo único que tienen en común son esos personajes que te quitan las ganas de vivir.

(Los ganadores de cada categoría fueron elegidos por votación de la redacción de Malditos Nerds y obviamente refleja nuestro criterio personal. No son veredictos ni mandamientos escritos en tablas de piedra, solamente la opinión de un equipo de profesionales que se dedican a esto hace años. Si no estás de acuerdo con nuestras listas nos encantaría leer las tuyas en los comentarios.)

Los Stark (Game of Thrones)

Esta irregular temporada de Game of Thrones nos dio un par de grandes momentos para Cersei, Jaime, y hasta personajes que en otros años merecían ser parte de este ranking como el pesado de Jon Snow. Los Stark legítimos, mientras tanto, la pifiaron luego de una gran sexta temporada (al menos para las chicas). Sansa y Arya se pasaron todo 2017 en una guerra de celos fraternales en Invernalia, mientras que Bran volvió de su viaje de más allá del Muro convertido en una especie de monje zen que, si quiere, tiene todas las respuestas que los personajes necesitan. Pero no quiere, porque… no se. Te odiamos tanto este año, Bran.

Francesca (Master of None)

Dev, el personaje de Aziz Ansari, pasa la temporada conociendo chicas, pero hay una de la que no se puede olvidar: su compañerita en la fábrica de pastas en la que pasó un verano mágico en Italia. La serie hace cosas muy interesantes con este romance, pero en general pasan del lado de Dev y sus intentos de olvidarla o distraerse… y por ahí es la decisión correcta, porque a pesar de su innegable belleza, Francesca es un cero a la izquierda, carente de personalidad o de aspectos interesante. Es una creación bien de guionista, una chica que solo existe como motivador del personaje principal y no como una persona real, el talón de Aquiles de una gran temporada de una serie (casi) perfecta.

Sophia (Girlboss)

En general las “chicas difíciles” de la televisión están tratadas con cierta simpatía, desde los guiños autobiográficos de Tina Fey como Liz Lemon en 30 Rock hasta creaciones exageradas como la épica Cookie (Taraji P. Henson) de Empire. Sophia no. Sophia es como uñas en un pizarrón, una pesadilla caminando, uno de esos días que se nublan y revientan en lluvia cuando estás a 10 cuadras de cualquier estación de subte. La posición de la serie es extraña, porque a pesar de que Sophia tiene claros problemas para relacionarse con los que (inexplicablemente) la quieren, su creadora parece tratar cada capricho, cada explosión, como un paso necesario para una transformación en empresaria… que nunca veremos, porque la serie fue cancelada de inmediato.

Black Bolt (The Inhumans)

Me tenté de dejar este espacio vacío en homenaje al protagonista de The Inhumans, el rey Blackagar Boltagon (ay), de grito tan poderoso que decide no hablar nunca para no destruir su propio palacio. Un personaje así de ridículo necesita un actor completamente entregado al papel, pero el pobre Anson Mount no tiene los recursos para darle vida a este pez muerto, y alterna entre tres expresiones faciales que podríamos llamar “perrito mojado”, “me duele la panza” y “me pican los dientes”.

Danny Rand (Iron Fist y The Defenders)

Danny es un tronco, por donde lo veas. El primer gran problema es el actor, Finn Jones, que no encuentra una forma de transmitir esa mezcla de niñez privilegiada y adolescencia de extrema pobreza que otro actor limitado como Stephen Amell se esfuerza por transmitir en Arrow. Pero pobre Jones, porque el personaje como está escrito es imposible de interpretar de una forma coherente, desde sus procesos lógicos inescrutables hasta sus frases de sabiduría dignas de galleta de la suerte ¿cuán tronco es Danny? The Defenders se empezó a filmar antes de que Iron Fist se estrene y los otros personajes YA se lo toman para la chacota - claramente Netflix sabía que tenía un bodoque entre manos… y por supuesto, le dieron todo el protagonismo de una miniserie en la que Jessica Jones hace chistes al costado y Luke Cage solo hace algo cuando necesitan un tanque. Más razones para odiarte, Danny.

ADEMÁS: The Gifted tiene personajes muy interesantes como Polaris y el ambiguo villano Roderick Campbell, pero muchas, demasiadas escenas se dedican a los hermanitos mutantes adolescentes, de los que Andy Strucker, llorón sobreactuado, es sin duda el menos soportable. The Orville, la insoportable parodia de Star Trek creada por Seth MacFarlane, tiene al aún más insoportable MacFarlane como protagonista… aunque su personaje, el capitán Ed Mercer, es tan irritante que no lo haría funcionar ni uno de tus Chris favoritos. Naomi Watts es una estrella, pero ni siquiera su glamour puede hacer interesante a Jean Holloway, la protagonista del confuso, agotador melodrama erótico Gypsy. En estas listas quedó claro que amamos Riverdale, pero odiamos a Geraldine Grundy, la profe sexy que seduce a Archie en los primeros capítulos y resulta ser ¿una estafadora? ¿un clón? ¿un Terminator?, una pésima decisión que ensucia un poco la brújula moral del protagonista. Y ya hablamos bastante de Stranger Things 2 en otro top, pero: Billy. Por dios, BILLY.

En esta nota
  • series 2017

Comentarios