Noticias

SONY CLASSICS WEEK: Se cumplen 14 años de la revolución Guitar Hero

Cuando los videojuegos nos dieron la posibilidad de recrear otro tipo de fantasía.

Avatar del

Por: Tomás García

SONY CLASSICS WEEK: Se cumplen 14 años de la revolución Guitar Hero

SONY CLASSICS WEEK: Se cumplen 14 años de la revolución Guitar Hero

¡Sí! ¡Guitarritas de plástico! Nos sentíamos tan cool. ¡Éramos cool! Porque no era fácil: Tiki, taki tiki, los botoncitos. Algunos tenían botoncitos también en la parte alta del diapasón. No llegamos a tanto. Pero sí, había sido una fiebre. ¡Y nadie podía escapar! Nadie que tenga el dinero para comprar los instrumentos plásticos. Aunque bueno, si debemos ser honestos, la fiebre fue tan intensa, que más de uno se contentó jugando con el joystick o hasta el teclado. ¡La cantidad de clones! ¡La fiebre!

Un día como hoy de 2005, Harmonix Music System, o como se lo conoce en el barrio, Harmonix a secas, lanzó el primer Guitar Hero, y junto al juego, miles de guitarritas de plástico, que pronto se convertirían en millones. El estudio fue fundado por el dúo Alex Rigopulos y Eran Egozy tan atrás como 1995  después de ver en acción PaRappa the Rapper, el juego de música de Masaya Matsuura para PlayStation, sabían exactamente qué clase de juegos querían hacer.

Ya para la generación de PlayStation 2 estaban en acción, el estudio lanzó dos juegos: Frequency y Amplitude, juegos de música cada vez mejor recibidos, y cimentaron su llegada a la industria lanzando en múltiples plataformas  Karaoke Revolution. ¡Harmonix había llegado! Pero lo que le deparaba el futuro no era nada parecido a lo que habían hecho hasta ese momento. Es decir, no era simplemente otro juego de música. Era el juego de música que iba a dar inicio a un género y negocio multimillonario. Cuando RedOctane se les acercó con el concepto, pronto entendieron que era el juego que siempre habían querido realizar, y consideraban que el estudio estaba en la etapa de madurez justa para llevarlo a cabo.

Guitar Hero no fue ni cerca el primer juego de música, pero fue un nivel totalmente nuevo en cuanto al juego de representación en videojeugos.

Cómo bien dijimos, la guitarra de plástico no era obligatoria. Los primeros juegos permitían jugar incluso con un joystick, pero si eran parte integral de la experiencia. Eran una gran parte de ella, porque aunque la mecánica era muy simple —presionar los botones adecuados en el momento justo— todo lo que lo rodeaba (incluyendo las guitarras) idealizaban aquello que buscaba representar, la experiencia de un rockstar sobre el escenario. De haber sido un "juego de guitarra" podría haber tenido cualquier estilo o personalidad, pero el equipo decidió hacer un juego de rock, y ahí fue donde acertaron. Después claro, la selección de tema siempre fue más una cuestión de posibilidades más que deseo, pero Guitar Hero siempre se caracterizó por tener muy buena –y variada— selección de canciones.

Como muchos han dicho con el paso del tiempo, Guitar Hero fue uno de los primeros en cruzar la línea entre juego y una representación (o presentación). Donde el jugador no solo está jugando, y siente todo lo bueno de un videojuego gratificante, sino que se siente tocando el instrumento y siendo el protagonista del espectáculo, que como siempre defendió el rock, no es solo sobre lo que hacés, sino cómo lo hacés. El estilo es casi tan importante como el sonido. Guitar Hero nos cumplió el sueño. Logró lo que los videojuegos pueden hacer cuando están construidos con cuidado y pasión. Nos permitió representar la fantasía de ser estrellas de rock con aquellas canciones que atesoramos en nuestro corazón. Esa fue la base principal de su éxito

En esta nota

Comentarios