Noticias

SONY CLASSICS WEEK: Hace 24 años, Tekken conquistaba Estados Unidos

El comienzo de una dinastía.

Avatar del

Por: Tomás García

SONY CLASSICS WEEK: Hace 24 años, Tekken conquistaba Estados Unidos

SONY CLASSICS WEEK: Hace 24 años, Tekken conquistaba Estados Unidos

Tekken es una de las series más extrañas y extremas de toda la industria. No necesariamente por sus mecánicas de juego, que sorprendieron al mundo un día como hoy de 1994, pero hoy ya son casi un tipo de estándar, sino porque la narrativa e historia detrás de estos juegos. Es demencial. Y ni hablar de la mezcla de peleadores, desde un luchador mexicano y un ninja que administra pensiones hasta osos pandas. Pero la se lleva la torta, por lo extremo, son las batallas finales que siempre culminan en la cima de un volcán, y alguien siempre termina cayendo dentro.

Tekken salió en un mundo dominado por Street Fighter II, tal vez uno de los mejores juegos de pelea 2D de la historia. A principios de los 90, Capcom era el rey del género. Sega ya se había instalado en el incipiente mercado 3D con su primer intento, Virtua Fighter, y Namco estaba buscando un título que le pueda competir cabeza a cabeza. Tekken tomaría mucho de este juego para crear un nuevo tipo de juego de pelea 3D y eventualmente se colocaría a la vanguardia del género.

Pero la historia de su creador, Katsuhiro Harada, no es tan conocida. Más que tener el sueño de desarrollar videojuegos, Harada era un jugador. Siempre lo había sido. Desde pequeño le dedicaba horas a los arcades. Y cuando creció, y empezó a estudiar psicología en la Universidad de Waseda, se le ocurrió trabajar con las mismas máquinas que había adorado de chico. Dejó su curriculum en todas las empresas que se le ocurrían: Namco, Sega, Capcom, Taito y Square, entre otros. Namco no tardó mucho en acercarse y ofrecerle un trabajo como vendedor de arcades. Harada empezó de abajo, pero ya en su primer año, rompió récords de ventas en la empresa, y así convenció a sus superiores de que merecía una oportunidad en el desarrollo de los juegos.

"¡Jiiiiiiiiiiiiiiiii!"

El equipo de desarrollo incluso tuvo antiguos integrantes de Virtua Fighter, como animadores y programadores. Según Harada, al principio no estaban haciendo un juego de pelea, estaban experimentando con animaciones: “Lo más importante de un juego de pelea es cómo se mueven los personajes, porque sabíamos que el movimiento 3D del movimiento humano iba a ser clave en los próximas décadas.” Pero no era solo el movimiento, Tekken hizo muchísimo también por las físicas de los juegos de pelea. En juegos 2D como Street Fighter solo podían pegarte de frente o detrás. Con la adición de físicas y la posibilidad de dar pasos al costado, se abrieron un montón de espacios y posibilidades para los jugadores que antes no existían.

Difícil de creer, pero esto en 1994 era la papa.

Harada admite que el primer Tekken no tuvo nada de balanceo, lo que según él explica por qué fracasó en los arcade japoneses. La competencia era demasiado desequilibrada. En cambio, del otro lado del mundo lo estaban amando. Además de arcade, Tekken había sido lanzado exclusivamente para PlayStation, tanto en Japón como en Estados Unidos, y era uno de los mejores ejemplos a la hora de mostrar lo que era capaz la primer consola de Sony. Tres meses después de su lanzamiento en arcades, Tekken tuvo su revancha tanto en Japón como en Occidente en los hogares, y comenzó a mejorar sus números, y meterese en el corazón de la gente de todo el mundo.

Más de 20 años desde su primer juego, Katsuhiro Harada sigue trabajando tan intensamente como siempre, y ahora otra vez en la serie que él creó, que se encuentra tal vez en su mejor momento de la historia, con uno de los lanzamientos más exitosos de su propia historia.

En esta nota

Comentarios