Noticias

RETROSPECTIVA: Videojuegos Franceses

Captain Blood, Relentless, Fascination, Future Wars... puede ser que estos nombres no signifiquen nada para vos, pero alguna vez estuvieron a la vanguardia del diseño de videojuegos, con un origen en común: La France.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

EL GAMING FRANCES: Les Enfants du Paradis

La contribucion de Francia a la cultura pop de los ultimos años es incalculable. El comic (BD, o bande-dessinee) de ciencia ficcion de los años setenta, psicodelico y experimental, definio una forma alternativa de ver el futuro: a traves de los ojos de Druillet, Bilal, Moebius y el “Valerian et Laureline” de Jean-Claude Mezieres – y en la superficial decada de los ochenta, el “cinema du look”, puro estilo y dramatismo naif, establecio a Beineix, Carax y Luc Besson como los visionarios de una epoca fascinada con la fusion entre el cuerpo y la tecnologia, obsesion que, como no podia ser de otra manera, se tradujo de forma directa a los videojuegos.

AMATEURS (LOS OCHENTA)

Los primeros años, de aprendizaje, son casi desconocidos para el resto del mundo, ya que el desarrollo se centro en la computadora de 8 bit producida en Francia en ese momento: la Amstrad CPC, que fue el hogar de los primeros estudios – Silmarils, Loriciels, ERE Informatique y las grandes corporaciones Infogrames y Ubisoft, de estrategias muy distintas de crecimiento. Infogrames comenzo adaptando comics populares de Francia y Belgica a mediocres aventuras hibridas como Tintin on the Moon, mientras que Ubisoft distribuia en Francia los juegos de Microprose, EA, y otros estudios mientras de a poco desarrollaba juegos ambiciosos que no viajaban con exito fuera de su pais, como Iron Lord o el Zombi original.

Era en los estudios mas chicos donde la creatividad francesa despunto, con la llegada a fines de los ochenta de las computadoras de 16-bit Commodore Amiga y Atari ST. Las aventuras eroticas elegantes y sugestivas de Coktel Vision, los experimentos de Lankhor (juegos poblados de personajes que hablaban gracias a una avanzada tecnologia de sintetizacion de voz), y los arcades coloridos de Titus empezaron a llamar la atencion del resto del mundo.

REVEURS (EXXOS + CINÉMATIQUE)

El primer estudio frances de importancia fue ERE Informatique, fundado en 1983, donde su creativo principal Philippe Ulrich creo durante años atractivos experimentos como Bubble Ghost y Crafton & Xunk para liberar en 1989 su creatividad con Exxos, una division de ERE dedicada a la ciencia ficcion, presentada con un delirante discurso en el que Ulrich sugeria que el tal Exxos era una especie de inteligencia superior que se comunicaba a traves de los diseñadores del sello: Remi Herbulot, Didier Bouchon, y el mismo Ulrich. Este compromiso con la mistica detras de los titulos dio como fruto la primera obra maestra del gaming frances: el inclasificable Captain Blood, una aventura de exploracion espacial para la que sus creadores desarrollaron un idioma propio. Cuando Exxos estaba en su punto mas alto, la corporacion Infogrames (que habia comprado la compañia en 1986), quiso coartar la creatividad de Ulrich, que inmediatamente renuncio a la compañia que habia llevado a la cima.

En 1989, la colaboracion entre el diseñador Paul Cuisset y el artista Eric Chahi de Delphine Software culmino en Future Wars (Les Voyageurs du Temps), un intento de emular el exito de las empresas norteamericanas Sierra y Lucasarts a traves una aventura grafica de alto presupuesto diseñada con motor grafico propio (“Cinematique”). Su atmosfera y tratamiento visual eran insuperable para la epoca. Pronto dos aventuras mas entrarian en produccion usando Cinematique (Operation Stealth y Cruise for a Corpse), pero Chahi se nego a participar en ellas - estaba preparando algo especial. Algo que por fin pondria a la industria francesa en el centro del mapa.

En noviembre de 1991 y luego de dos años de desarrollo, la prensa internacional pudo probar Another World, y la reaccion fue unanime: esta aventura de ciencia ficcion, lineal y breve, lograba como nunca antes lo habia hecho otro videojuego el milagro de la inmersion absoluta en un mundo alienigena. Los graficos eran una mezcla de bellisimos fondos dibujados y de animacion basada en poligonos, lo que daba una fluidez al movimiento del protagonista. Cortas escenas cinematicas y un estilo de juego que cambiaba constantemente (puzles, tiros, saltos) lo hacian accesible para todo publico, y pronto fue editado en Estados Unidos (como Out of This World), en Japon, y en toda consola y computadora disponible.

Si la influencia de Another World sobre la industria actual (especialmente en la popular serie Uncharted y sus emulos) es altisima, ¿que se puede decir de Alone in the Dark? Este juego de 1992, producto del siempre conflictuado estudio interno de desarrollo de Infogrames dirigido por Frederick Raynal, definio las reglas del genero de Survival Horror, y resulto el mayor exito de la industria francesa hasta el momento.

ENTREPENEURS (LA FRAGMENTACION DE LOS '90)

Pero este crecimiento no fue positivo para todos. Coktel no volvio a hacer un juego importante luego de su adquisicion por la compañia norteamericana Sierra en 1993. La cultura corporativa de Titus harto a sus desarrolladores, lo mismo que ocurrio con Infogrames, que alieno a los creadores de Alone in the Dark de la misma manera que habia hecho con el equipo de Phillipe Ulrich. Delphine, luego de lanzar otra obra maestra (Flashback, de Paul Cuisset), abrio un sub-estudio llamado Adeline, donde Raynal crearia un juego aun superior al que lo hizo famoso, pero cuyo fracaso comercial y el de su secuela terminarian hundiendo a Adeline y a Delphine: Little Big Adventure, o Relentless, como se lo conocio en el resto del mundo.

Ulrich, por su parte, aprovecho el boom del gaming frances para fundar Cryo, un estudio ridiculamente ambicioso que tuvo un exito temprano con el espectacular hibrido de aventura y estrategia Dune y paso diez años financiando fracasos cada vez mas caros, como KGB, Ubik, y el mundo virtual Le Deuxieme Monde.

Eric Chahi, bloqueado creativamente tras el exito de Another World, paso siete años desarrollando el interesante juego de plataformas Heart of Darkness, que, a pesar de su calidad, no pudo superar las expectativas y derrumbo al estudio Amazing y a Chahi, que se retiro del gaming por mas de una decada (su regreso, From Dust, tuvo una modesta recepcion en 2011).

Mientras Ubisoft crecia con calma y establecia sus propios estudios en todo el mundo (y en Francia gracias a Michel Ancel y sus Rayman y Beyond Good and Evil), Infogrames misma caeria en desgracia economica en 2002 para pasar una decada arrastrando a sus inversores por distintos tipos de fango. Y estos no eran los peores casos. Silmarils se fundio con el desarrollo del ambicioso Deus en 1996. Kalisto (creadores de Dark Earth y Nightmare Creatures en los 90) fue desmantelada por el gobierno en medio de acusaciones de fraude, y casos similares de mal manejo corporativo ocurrieron con Widescreen Games (Dead to Rights 2) y la sufrida Titus.

CONNOISEURS (RESURRECCIONES DE FIN DE SIGLO)

Uno de los pocos estudios en florecer en esa decada forjo una alianza con Sony que hoy lo convierte en el mas importante independiente frances: Quantic Dream (Fahrenheit, Heavy Rain), del autor de comics y cineasta David Cage. Arkane Studios, en Lyon, tuvo un exito modesto coronado por la colaboracion con Bethesda para el reciente Dishonored, desarrollado mayormente en su estudio de Austin, Texas.

En 2002 el entonces primer ministro Lionel Jospin introdujo una serie de subsidios para la industria que finalmente fueron aprobados en 2007, cuando los estudios que habian llevado adelante la revolucion creativa de 1991 y 1992 ya estaban en bancarrota. ¿Quien se beneficio de estos subsidios? El que mejor jugo el juego: Ubisoft, que establecio su creciente division de desarrollo de juegos para celulares, la hoy monolitica Gameloft, en ese periodo. Es en el Montpellier de Michel Ancel y en el estudio franco-canadiense de Montreal donde con la serie Assassin's Creed y su experimento narrativo “Alice” Ubisoft mantiene vivas las lecciones de Ere y Delphine, mientras que lentamente los estudios franceses independientes hacen el camino de regreso a la industria “grande”. Esperamos que Eugen (R.U.S.E.), Cyanide (Game of Thrones), y Dontnod (Remember Me) sigan creciendo a la sombra de los titanes del pasado.

LOS 10 ESENCIALES

1. Out of this World (Delphine, 1991)
2. Beyond Good and Evil (Ubisoft, 2003)
3. Dune (Cryo, 1992)
4. Alone in the Dark (Infogrames, 1992)
5. Captain Blood (Exxos, 1988)
6. Heavy Rain (Quantic Dream, 2010)
7. Flashback (Delphine, 1992)
8. Little Big Adventure 2 (Adeline, 1997)
9. Arx Fatalis (Arkane, 2002)
10. Shadow of the Comet (Infogrames, 1993)

NOTA: Este articulo se publico originalmente en el numero 103 de Revista Loaded.

Comentarios