¿Qué pasó con Silent Hill? Por qué Konami canceló la saga de terror
Noticias

¿Qué pasó con Silent Hill? Por qué Konami canceló la saga de terror

Cómo una serie tan querida por los fanáticos del horror pasó al olvido.

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

A principios de los 2000, era muy fácil dividir a los fanáticos de los juegos de terror en dos bandos: Resident Evil y Silent Hill. Hoy en día, casi 20 años más tarde, si bien el terror no es tan mainstream como lo era en su momento, la oferta del género es más amplia que nunca. Así y todo, uno de esos dos grandes bandos ya no es lo que era. 

Después de disfrutar de legendarias entregas que dejaron su marca en la forma en la que los videojuegos cuentan sus historias y los temas que abarcan, con un énfasis en ponernos dentro de la mente de los personajes y sus varios conflictos, los fans de Silent Hill no pueden hacer más que esperar un milagro. Nadie los culpa; después de todo, la historia de la serie está tan llena de manchas que difícilmente pueda salir del ropero en el que Konami la tenga escondida. ¿Pero cómo llegó a este punto una serie como Silent Hill?

Harry Mason, el primer protagonista de la serie.

La primera entrega de la serie, llamada simplemente Silent Hill, fue desarrollada por el Team Silent y lanzada a principios de 1999 para la Playstation original. El equipo de desarrolladores estaba formado por varios empleados de Konami que la compañía junto porque anteriormente habían fracasado en lanzar un juego exitoso casi a modo de castigo. 

SI bien la compañía buscaba algo al estilo de Hollywood, eventualmente Konami perdió la fe en el proyecto y le permitió al equipo llevar el juego en la dirección que quisieran. Con Keiichiro Toyama como escritor y director, Masahiro Ito como diseñador de las criaturas y Akira Yamaoka como compositor y director de sonido, sumado a un equipo de talentosos desarrolladores, Silent Hill fue uno de los éxitos más grandes de la primera consola de Sony.

Con su propio estilo de horror que se diferenciaba de la competencia, Silent Hill inmediatamente justificaba una secuela que tendría que ser desarrollada para la próxima Playstation, debido a que la primer entrega salió a la venta en los últimos años de la consola original. Gracias al éxito de este primer juego, Team Silent pudo tomarse algunas libertades que hicieron que la siguiente entrega, Silent Hill 2, fuera un juego todavía más ambicioso que su predecesor.

James Sunderland, protagonista de Silent Hill 2.

Silent Hill 2 fue lanzado el 24 de septiembre de 2001 para la Playstation 2 y al día de hoy es considerado por muchos como el mejor juego de terror de todos los tiempos. En ausencia de Toyama, quien abandonó Team Silent para unirse al estudio de Sony Japón donde luego crearía la serie Siren, Hiroyuki Owaku tomó las riendas del guión del juego con Masashi Tsuboyama como director para contar una historia mucho más personal que aquella del primer Silent Hill.

Con James Sunderland como protagonista, Silent Hill 2 fue un juego que exploró varias facetas de la condición humana de maneras en que otros juegos de la época simplemente no intentaban. Una de las criaturas que servía como manifestación de estas condiciones acabó incluso siendo uno de los íconos más reconocidos no sólo de Silent Hill, sino de los juegos de terror en general: el monstruo Pyramid Head, diseñado también por Masahiro Ito.

Gracias al rotundo éxito de Silent Hill 2, Team Silent empezó a trabajar no en uno sino en dos juegos más de la ya establecida serie: uno de ellos, Silent Hill 3, seguiría el estilo fijado por los juegos anteriores de la serie, mientras que el segundo, que al principio se conocía con el nombre de Room 302, intentaría llevar nuevas experiencias a la serie explorando diferentes direcciones.

Una de las imágenes más icónicas de Silent Hill 3.

Silent Hill 3, lanzado en el año 2003 también para la Playstation 2, ponía a los personajes en la piel de Heather Mason, hija de Harry, protagonista del primer juego. Este juego exploró la mitología de la serie que las entregas anteriores simplemente rozaban, utilizando diseños y ambientes que algunos fans consideran como los más perturbadores de toda la serie. Silent Hill 3 fue una combinación de los mejores elementos de los primeros dos juegos, pero no fue tan bien recibido como Team Silent esperaba precisamente porque no se despegaba mucho de la fórmula establecida.

Fue entonces con Silent Hill 4: The Room, aquel juego que antes se conocía como Room 302, que los fans recibieron en 2004 cambios que quizás no le sentaron tan bien a la franquicia. Si bien este juego efectivamente trajo nuevos elementos a la serie, como secciones en primera persona y un énfasis en el combate, esto pareció no ser lo que los fans realmente querían. Silent Hill 4 se convirtió entonces en el primer juego en empezar a dividir a los amantes de la serie, con algunos argumentando que fue el principio de la masiva decaída que sufriría en el futuro.

La habitación titular de Silent Hill 4: The Room.

Lamentablemente, un año después de la salida de Silent Hill 4 Konami decidió cerrar Team Silent. Si bien no se conoce una razón oficial por la cual la compañía dejaría ir al equipo que dio vida a Silent Hill, algunos de los desarrolladores comentaron años después que esta decisión se tomó porque Konami buscaba experimentar direcciones diferentes para la serie con estudios occidentales. Varios de los miembros de Team Silent fueron a parar a diferentes estudios como Grasshopper Manufacture (conocido como el estudio liderado por Suda51) o Kojima Productions, estudio que también tendría sus propios problemas con Konami.

Luego de una película que simplemente puede calificarse como decente y un juego de arcade japonés que utilizaba las típicas light guns llamado simplemente Silent Hill: The Arcade, el primer estudio occidental a cargo de la serie fue Climax Studios quienes previamente habían trabajado en la serie Warhammer. Este juego, que sería lanzado primero en Playstation Portátil en 2007 y en Playstation 2 en 2008, fue Silent Hill: Origins.

Como su nombre lo indica, el juego de Climax fue una precuela de la serie que intentaba recrear el tono y la atmósfera de que la hizo popular en un principio. El juego fue, dentro de todo, bien recibido. A pesar de las críticas al sistema de combate, la serie parecía estar en buenas manos después de la disolución de Team Silent, que era la preocupación más grande de los fans en ese momento. Sin embargo, Konami seguiría paseando la licencia de la serie de estudio en estudio, siempre intentando cosas nuevas.

Silent Hill: Origins, la primer entrega desarrollada en occidente.

En el año 2007, Konami anunció que la próxima entrega principal de Silent Hill, en ese entonces simplemente conocida como Silent Hill V, llegaría a la nueva generación de Playstation 3 y Xbox 360 de la mano del estudio The Collective, quienes habían trabajado principalmente en adaptaciones a videojuegos de propiedades como Buffy la Cazavampiros, Star Wars: Episodio III y El Código Da Vinci. Luego de combinarse con otro estudio, The Collective pasó a conocerse como Double Helix, que luego sería comprado por Amazon Game Studios en el año 2014.

Dejando de lado la numeración de la saga, este juego finalmente cambiaría su nombre Silent Hill: Homecoming, y sería considerado como el punto más bajo de la serie de manera casi unánime. Lanzado en el año 2008, Homecoming se veía y sonaba como un juego de Silent Hill, principalmente por utilizar monstruos y diseños de juegos anteriores y por su soundtrack compuesto por Akira Yamaoka. Así y todo, en cuanto a jugabilidad era irreconocible como juego de Silent Hill. Homecoming puso su foco en combate de una manera tal que lo hacía parecer un juego de acción más de la época en la que todos los juegos AAA buscaban ser aventuras de acción épicas.

Silent Hill: Homecoming terminó siendo más juego de acción que de terror.

Mientras Double Helix trabajaba en el penoso Homecoming, Climax aprovechó el modesto éxito de Origins para intentar algo nuevo con la serie, al mismo tiempo que utilizaban elementos del primer juego a modo de celebrar el décimo aniversario del mismo. Con la Wii como plataforma elegida, Climax planeaba llevar la serie a una audiencia más grande con una reimaginación del primer Silent Hill.

Silent Hill: Shattered Memories fue lanzado en el año 2009 para la Nintendo Wii y luego recibió ports a Playstation 2 y Playstation Portátil el siguiente año. Además de contar una nueva versión de la historia del juego original, Climax incluyó una mecánica que, según ellos, haría un psicoanálisis de los jugadores y modificaría el juego según los resultados. Esta mecánica era una completa novedad para la época especialmente porque funcionaba tal como la vendieron: las acciones de los jugadores, incluso aquellas de menor escala como simplemente prestar más atención a determinados pósters en la ciudad, llegaban a determinar hasta el diseño de ciertos personajes.

Silent Hill: Shattered Memories fue el último trabajo de Climax en la serie.

Shattered Memories no fue un juego sin críticas, sin embargo. A diferencia del resto de la serie, el juego dejaba de lado el combate a favor de momentos donde los monstruos simplemente perseguían a los jugadores. Esta clara división entre exploración y persecución quitaba gran parte del terror por el que era famosa la serie y, a pesar de los intentos, no se sentía tanto como el Silent Hill que la gente quería. Así y todo, Shattered Memories terminaría siendo uno de los juegos del después de Team Silent mejor recordados.

Luego de las bajas ventas de Shattered Memories, Silent Hill permanecería en silencio hasta el 2012, año que quizás de manera más evidente marcaría el principio del fin de la serie. En lo que Konami dio a conocer como “el mes de la locura”, la compañía planeaba lanzar 3 juegos de la serie en el mes de marzo, empezando por Silent Hill: Downpour, desarrollado por el estudio checo Vatra Games, que cerraría por quiebra ese mismo año.

Donwpour fue un juego extraño. Siendo el primer juego de la serie sin el compositor Akira Yamaoka, el equipo responsable de Downpour era tan ajeno a la serie que la canción para los créditos fue interpretada por la banda de nu metal Korn, decisión que el productor Tomm Hulett justificaría como la única que tenía sentido para el juego.

Silent Hill: Downpour tenía ideas decentes, pero no fueron suficientes para salvar la serie.

Si bien el juego intentó volver al estilo de las tres primeras entregas en cuanto a exploración, Downpour nunca pudo levantar el vuelo deseado debido a la adición de misiones secundarias, el énfasis en combate tosco para la época, sistema de moralidad innecesario y numerosos bugs, elementos que restaban a la experiencia que los fans buscaban en un Silent Hill. Por más que algunos fueron capaces de pasar por alto los varios problemas del juego, Downpour no fue suficiente para levantar una serie que necesitaba ayuda y Konami seguiría empeorando las cosas en su mes de la locura.

Apenas una semana después del lanzamiento de Downpour, Konami lanzó Silent Hil HD Collection, un paquete que remasterizaba Silent Hill 2 y Silent Hill 3 para Playstation 3 y Xbox 360. Además de la extraña ausencia de Silent Hill 4, el juego se vio muy criticado por ser un desastre en su apartado técnico. Debido a que Konami había perdido el código de los juegos originales, Hijinx Studios, responsables de estas remasterizaciones, se vieron obligados a trabajar en base a versiones no terminadas de los juegos. Sumado a controversias que llevaron a Konami a incluir nuevos repartos de voces para los juegos, estas versiones HD fueron nada más que una sombra de los originales.

Silent Hill: Book of Memories es prácticamente irreconocible como un juego de la serie.

El último juego del mes de la locura, Silent Hill: Book of Memories, sería retrasado hasta octubre del mismo año. Desarrollado por WayForward exclusivamente para Playstation Vita, Book of Memories no era más que un mal clon de Diablo. Este juego fue un dungeon crawler multijugador en el que los personajes se enfrentaban a olas de enemigos para conseguir equipo cada vez mejor. Por supuesto, los fans rechazaron completamente este intento de convertir Silent Hill en algo que nunca fue.

Después de la pésima Silent Hill: Revelation, segunda película basada en la serie que se estrenó también en 2012, la serie parecía condenada al olvido. Ninguno de los varios intentos de Konami por llevar Silent Hill a un nuevo camino dio frutos. Sin embargo, durante la Gamescon del 2014, tuvo lugar lo que fue el último intento por revivir Silent Hill.

Sony lanzó durante el evento un teaser jugable simplemente llamado P.T. que, según ellos, pertenecía a un nuevo juego de un nuevo estudio. Al finalizar el teaser, la internet entera explotó cuando descubrieron qué era lo que P.T. realmente promocionaba: un nuevo Silent Hill dirigido por Hideo Kojima, el padre de Metal Gear, en colaboración con el director de cine Guillermo del Toro y con el actor Norman Reedus como protagonista principal, en ese entonces famoso por su rol en The Walking Dead.

P.T. fue un primer vistazo a lo que parecía ser un regreso triunfante para Silent Hill.

Silent Hills, como se llamaba este nuevo juego de la serie, nunca vio la luz del día. El juego fue cancelado en el año 2015 y eventualmente Konami quitó P.T. de la tienda digital de Playstation, sobreviviendo únicamente en los discos rígidos de aquellos que aún lo tengan instalado y en los varios remakes hechos por fans que buscan preservar el teaser jugable. Kojima eventualmente abandonaría Konami y se llevaría a ese mismo equipo a trabajar en lo que ahora se conoce como Death Stranding.

La cancelación de Silent Hills fue el último clavo en el ataúd de Silent Hill. Konami aseguró que continuaban explorando nuevas direcciones para la serie, pero lo único que hizo con ella desde ese entonces fue lanzar en el 2015 en Japón una máquina de pachinko (una máquina para apostar en casinos) ambientada en la serie. El año pasado, Konami registró otra máquina de pachinko de Silent Hill más que aún no salió al mercado, pero para los fans esto no significa más que una falta de atención a la serie.

Norman Reedus podría haber sido el rostro de Silent Hill en los tiempos modernos.

Es complicado apuntar el dedo a una única razón por la que Silent Hill desapareció del mapa. Si bien experimentar cosas nuevas no es nunca una mala idea en sí, está claro que disolver a Team Silent y llevar la serie de paseo por varios estudios haciéndolos desarrollar juegos que atrapen a la audiencia occidental sin tener una idea clara de qué buscaban los fanáticos de la serie fue un error por parte de Konami. En todos esos juegos hubo buenas ideas y un innegable esfuerzo por hacer algo nuevo con Silent Hill, pero hacer algo tan diferente y tan de golpe nunca iba a dar frutos.

Al alejarse de las raíces de los juegos originales, los últimos juegos de Silent Hill eran cada vez más irreconocibles, únicamente teniendo en común el nombre y algunos elementos como la ciudad homónima donde tenían lugar. Hoy en día ya nadie piensa que Silent Hill va a volver, aunque la serie definitivamente influenció a muchos desarrolladores que intentan mantener el género de terror vivo. Así y todo, nada va a conseguir reemplazar a esta legendaria serie.

Como recitó el principio de Silent Hill 2 hace tantos años: “en mis sueños más inquietos, veo esa ciudad. Silent Hill. Prometiste volver a llevarme allí algún día. Pero nunca lo hiciste”.

En esta nota
  • Silent Hill

Comentarios