Noticias

Primeras Impresiones: The Elder Scrolls Online

Tras varios días de quests y paseos por el mundo de juego, el Tio Erwin nos da sus primeras impresiones de The Elder Scrolls Online.
Avatar de Diego Bournot

Por: Diego Bournot

Cortesia de la gente de Bethesda, recibimos un codigo de reviewer para el juego, el cual comenzamos a probar sobre el cierre de esta edicion de la revista. Les prometemos el analisis completo para la proxima edicion de Loaded, pero mientras tanto, les acercamos estas primeras impresiones.



El juego ofrece el surtido usual de razas, entre las que se encuentran los humanos Redguards, Britons y Nords, junto a representantes de otras especies, como Khajiits, Orcos, Argonians y Elfos. Mi personaje de eleccion fue un guerrero Nord, y mi alineacion elegida fue el Daggerfall Covenant, -las otras dos disponibles son el Aldmeri Dominion y el Ebonheart Pact-. La trama comienza, como viene siendo usual, con nuestro personaje en prision, aunque en esta ocasion, las caracteristicas de nuestro encierro son un tanto diferentes a lo normal. El principe daedrico Molag Bal esta aprovechando el periodo de inestabilidad en Tamriel para intentar atraer al continente a Coldharbour, su realm particular en Oblivion, fusionandolo con el mismo. Nuestro personaje comienza su aventura en Coldharbour, plano del que debe escapar para volver a Tamriel, en lo que constituye el tutorial del juego.


Una vez llegados a Tamriel -podemos ser transportados a tres zonas de comienzo diferentes, dependiendo de nuestra alineacion-, un mundo nuevo se abre ante nosotros. La zona a la que fui transportado tiene el nombre de Glenumbra y forma parte de High Rock, la provincia en la que tiene lugar la trama. Durante los primeros niveles, el juego no se aparte de los canones usuales, ofreciendome misiones muy similares al formato de World of Warcraft: “mata tantos bichos de tal especie”, y “junta tantos ejemplares de tal cosa”. Sin embargo, entre las primeras "fetch missions", pude participar de una muy interesante, en la cual, mediante engaños, fui transportado a un "Oblivion de bolsillo", un pequeño fragmento de ese real en el que me vi atrapado, y del cual debia escapar recolectando brasas magicas para incendiar las raices del gigantesco arbol bajo el cual se hallaba toda la zona en la que me encontraba, para lo cual tuve que pelear con una buena cantidad de bichos, asi como con humanos enloquecidos que me atacaban en el acto. La mision era bastante dificil, pero tuve la buena fortuna de cruzarme con otro jugador, con el cual aune fuerzas formando un grupo momentaneo hasta salir del atolladero.



Durante mi exploracion del poblado en el que me hallaba, pude incluso encontrar un "pozo de pesca", una zona en la que podia sacar mi caña y probar suerte, aunque lamentablemente, no pesque nada por no disponer de la carnada adecuada.



Un grupo de misiones interesante consistio en el rescate de tres tripulantes del barco de Kaleen, la capitana que me rescato del mar, donde habia sido teletransportado desde Coldharbour por el hechizo del Profeta, y de los cuales uno, Jakarn, es un ladron que habia escondido la joya que le robo al Señor del lugar en una cueva llena de goblins, y tras rescatarlo, me pidio que lo ayude a recuperarla, lo cual me condujo a una matanza indiscriminada de estos salvajes humanoides.



Lo que pude apreciar en estas primeras tres horas de juego, es que el juego intenta presentarnos una mezcla de MMO clasico con el enfoque y atencion al detalle de un juego single player, vale decir, crear un Skyrim o un Oblivion con formato MMO. Al respecto, el mismo logra ofrecer una buena experiencia, presentandonos un mundo enorme, pleno de desafios, misiones y lugares para descubrir. Sin embargo, lo que noto a simple vista, es que el mismo necesita un poco mas de pulido en cuanto a la interfaz. La funcionalidad de la misma es eficiente, pero los menues y dialogos se sienten un poco "duros", carentes de estilo y de atractivo visual.



Por otra parte, el sistema de combate tambien tiende a ser un tanto incontrolable, a diferencia de WoW, en le cual podemos llevar un perfecto control de nuestras acciones, al mismo tiempo que estamos con un ojo encima de la barra de energia. Aqui, en cambio, la diferencia entre tener un combate controlado y terminar mordiendo el polvo es muy tenue, y en muchos casos, no termine de comprender porque perdi una batalla que parecia que estaba llevando bien, y de golpe se fue al diablo. Otro detalle molesto es el hecho de que el juego no “mide” bien la distancia entre el jugador y los enemigos en combate, por lo cual suele suceder, por ejemplo, que un enemigo nos aseste un golpe mortal cuando lo que vemos en pantalla indica que el mismo se encuentra, al menos a cinco metros de distancia de nosotros, lo cual se antoja un tanto irreal y poco pulido. No es agradable ver que un enemigo tire un sablazo “al aire”, al menos a una distancia de nosotros que se puede medir en tres cuerpos, y nuestro personaje caiga magicamente muerto.



A su vez, la presentacion de las misiones se beneficiaria de un poco mas de trabajo artistico, ya que los primeros planos de los NPCs que nos las otorgan, con el texto de la mision en un poco atractivo texto carente de formato ni adornos de ningun tipo, deja bastante que desear. En este aspecto, la comparacion con la atractiva presentacion y entrega de las misiones en World of Warcraft, por ejemplo, no lo favorece en lo mas minimo.



Otro detalle que note es que, cuando a uno lo matan, el juego nos dice que nuestros items “han perdido durabilidad”. Sin embargo, fuera del daño que causan nuestras armas y del indice de proteccion que nos proporcionan nuestras vestimentas, no esta claro en que lugar podemos ver la durabilidad de nuestros objetos, ni si es posible repararlos.



Aunque mi aventura apenas ha comenzado, ya puedo decir que el mundo que nos presenta The Elder Scrolls Online es muy interesante. Artisticamente bello, variado y pleno de aventuras, el mismo invita a seguirlo explorando, aunque tambien es evidente que al mismo le falta aun pasarle una buena mano de cera y una franela... lo cual, tratandose de un MMO, es algo muy esperable, y es probable que de aqui a un año, el mismo sea un juego mucho mejor que lo que es hoy.