Noticias

Pixelman, una muestra de lo potente que es el arte en un videojuego

Un fichín gratuito para Android que reúne el trabajo de 14 artistas de videojuegos

Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

Pixelman, una muestra de lo potente que es el arte en un videojuego

Pixelman, una muestra de lo potente que es el arte en un videojuego

El estudio AVIX, los argentinos detrás de los exitosos juegos mobile Turn Right y Thumb Fighter, encabezó la iniciativa de desarrollar ‘Pixelman - Collaborative Project’, un juego casual muy sencillo que muestra el arte de 14 artistas, con estilos muy diferentes.

Pixelman es un juego de un solo botón. Bien casual, simple de entender, pero difícil, muy difícil. Tocamos la pantalla para romper una torre y tenemos que esquivar los obstáculos que aparecen a la izquierda y la derecha. Hay que hacerlo rápido porque si nos quedamos mucho tiempo mirando de dónde vienen los obstáculos, perdemos porque se termina la barra de tiempo.

Lo curioso, y lo que nos trajo a hablar de este proyecto en FichineAR, es que es una muestra muy clara del impacto que genera en los jugadores el arte de un juego. En mi experiencia personal, se me hizo más o menos fácil lograr una puntuación alta en Pixelman de acuerdo a cuán claro me resultaba el arte. En otras palabras, los colores, la estética visual de un juego también nos ayuda a identificar mejor los obstáculos y, por ende, a esquivarlos mejor. Esta idea quedaba bien en claro en el diario de desarrollo de Ryder: The Deserter, el plataformas argentino en el que la paleta de colores es crucial para el game design.

Sin divagar mucho más, Pixelman es un experimento más que interesante, y puede ser la semilla para colaboraciones artísticas más ambiciosas. Lo pueden descargar gratis para Android, en Google Play. Los 15 artistas que participaron son: Agustín Recofsky; Fausto E. Lezcano; Ignacio Jorgensen; Jessica Andrade; Julián Chab; Kirael Art; Martin Rodriguez; Mauro Delgaudio; Maxi Moscoso; Mer Grazzini; Nehuen Defosse; Nico Castez; Rojo Mc Gil; Christian Ibarra.

En esta nota