Noticias

Mitad juego de cartas, mitad RTS: jugá Prismata sin poner un peso

No se dejen engañar: Prismata es mucho más de lo que parece, menos aleatorio y más estratégico

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Mitad juego de cartas, mitad RTS: jugá Prismata sin poner un peso

Mitad juego de cartas, mitad RTS: jugá Prismata sin poner un peso

Un primer vistazo a Prismata le daría a cualquiera la impresión de que estamos ante otro émulo de HearthStone; apenas una gota en el océano del extenso y saturado catálogo de los juegos de cartas coleccionables. Y eso sería un grave error… porque Prismata es, en realidad, un juego de Estrategia en Tiempo Real.

Prismata puede resultar abrumador al principio

Bastará con probar el primer capítulo de la campaña de juego—el único gratuito—para enfrentar nuestros primeros desafíos en niveles que funcionan como tutorial, explicando las mecánicas básicas. Allí comprenderemos que no dependemos de un mazo cuyos naipes van saliendo de manera aleatoria, sino que todas nuestras unidades ya están disponibles desde el inicio de la partida. ¿Dónde está la gracia, entonces?

La gracia está en que debemos utilizar lo que se nos da para obtener recursos primero y adquirir unidades después; tal como en cualquier RTS. En cada turno hay que decidir qué cartas activar para ganar dinero y otros materiales, a fin de añadir nuevas cartas en nuestro campo de juego; cartas que servirán de defensa contra ataques del enemigo o que sumarán puntos de ataque para nuestras propias embestidas.

Obtenemos recursos para adquirir unidades

Pero es en los ataques que el juego sorprende con otro elemento de estrategia, ya que es el jugador adversario el que decide a qué unidades afecta el ataque enemigo, siempre que contemos con unidades “bloqueadoras” de nuestro lado. Esto último termina de definir a Prismata como un híbrido entre estrategia e ingenio, pues la correcta distribución del daño enemigo puede ser la diferencia entre la ganar o perder.

El juego nos ofrece toda la información necesaria, aunque en un principio puede resultar un poco abrumador. A pesar de ser Free-2-Play, Prismata se luce con mucho contenido gratuito, pues más allá de ese primer capítulo de una historia bastante entretenida, el título añade varias modalidades adicionales para pulir nuestra habilidad y, eventualmente, combatir adversarios humanos o a algunas de las más que competentes inteligencias artificiales.

El tutorial nos enseña a defendernos

Las apariencias engañan, y Prismata puede llegar a sorprender a los que esperaban un juego más del montón. Vale la pena descargarlo en Steam y darle una merecida oportunidad.

En esta nota