Noticias

Los mejores juegos gratuitos de 2013 (3): Navegador

Olvidate de esos patéticos clones de Pac-Man y Tetris que jugabas en flash hace años. Los juegos de navegador no solo son gratuitos y accesibles para todo tipo de computadoras, sino que incluyen propuestas de lo más estimulantes.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

(Este articulo es parte de la seccion TENDENCIAS del numero 113 de Loaded, que analiza el 2013 mas alla de los 10 titulos mas importantes o las 100 noticias que mas sonaron. Nuevos generos, juegos que quedaron olvidados, decisiones esteticas controversiales y los sutiles cambios en la relacion entre los gamers y las empresas distribuidoras de videojuegos. El numero 113 incluye 16 paginas dedicadas a analizar 2013, y hasta el 10 de febrero de 2014 lo podes encontrar en los kioscos - es el de la portada de Xbox One. Nuestra cobertura de juegos gratuitos esta dividida en tres partes: Free2PlayGratarolama y de Navegador)

La evolucion del “jueguito de flash” en los ultimos años ha sido de lo mas interesante. A mediados de la decada pasada sitios como Kongregate y Newgrounds eran el epitome del concepto de juegos gratuitos, experiencias cortitas, casuales, de las que surgieron algunos de los desarrolladores mas interesantes del indie actual. La popularidad de estos juegos de navegador motivo a muchos analistas de la industria a predecir que esta categoria creceria por el lado de la tecnologia, evolucionando en calidad visual y complejidad para acercarse a los titulos comerciales de PC y consolas.

Claramente, eso no ocurrio. Los juegos de flash evolucionaron en complejidad, si, camino a los intrincados juegos sociales de Facebook que recientemente Jonathan Blow llamo “maliciosos” y “una experiencia negativa en la que no hay juego sino una serie de estructuras de recompensa alrededor de un nucleo vacio”, pero a pesar de avances tecnologicos como el poderoso motor 3D Unity, el publico masivo de juegos casuales sigue queriendo lo mismo: diseño simple, accesible, en un entorno no-inmersivo que no te obligue a salir del entorno de tu navegador.

Y aunque en este año han salido miles de clones de Bejeweled y Desktop Tower Defense, el ambiente de los juegos de navegador ha sido punto de partida para los mas experimentales proyectos ludicos, muchos de ellos obviados en el balance anual por una prensa que en 2013 reviso mil veces su definicion de “videojuego”. Los dos ejemplos mas interesantes de la libertad creativa que ofrece el entorno de un navegador son Candy Box y GeoGuessr, notorios por viralizar sin ninguna intervencion de la prensa tradicional. El primero es, tecnicamente, un RPG con acumulacion de recursos similar a la de un juego de estrategia (y en algunos sentidos a los Farmville que Blow tanto detesta), pero estructurado como un misterio, donde a falta de un tutorial o simples pistas, el usuario debe resolver como jugar el juego perdido en paginas llenas de arte ASCII que recordaba a los juegos de BBS de los ‘80. GeoGuessr es tan simple como brillante, una aventura grafica que utiliza como sus mapas la infinita base de datos de Google Street View y nos da un solo puzle para resolver: “¿donde estoy?”. El uso de pistas contextuales como nombres de negocios o calles, ademas de la flora, la fauna, y la posicion del mar hace de GeoGuessr una experiencia que trasciende el turismo virtual y se acerca mas a un “¿Donde esta Carmen SanDiego?” de generacion procedural.

La comunidad de Twine (ficcion interactiva hipertextual) fue creciendo, y aunque falto una obra maestra como el Howling Dogs de 2012, el excelente Depression Quest de Zoe Quinn logro un alto nivel de atencion por parte de la comunidad independiente (aunque tal vez, como se explora en otras paginas, no por las mejores razones). Porpentine una vez mas demostro su maestria de este formato con la delirante parodia Ultra Business Tycoon III, y Unbreakable de Meghan O’Neill y Rebecca McKenzie estiro los limites de Twine usando fuentes propias, imagenes, y musica.

Uno de los mas extraños fenomenos de 2013 tuvo que ver con el uso de videojuegos simples para ofrecer una critica a la comercializacion del mundo del arte. A pesar de que el conjunto que une a los fanaticos de los videojuegos con el mundo academico/artistico esta bastante poco poblado, esta tendencia produjo objetos fascinantes como Art Game de Pippin Barr, que se apropia de la estetica de las aventuras de Sierra On-Line y donde podemos interpretar, por ejemplo, a un escultor que expone en el MOMA obras creadas con un eficiente emulo de Tetris. Algo parecido (dentro de lo interpretable) ofrece Bubsy Visits the James Turrell Retrospective, del estudio Arcane Kids (Zineth), que encuentra humor psicodelico en la tangente que une al artista plastico del momento con una patetica mascota de la era de Super Nintendo.

Algunas de las obras mas interesantes del año salieron, como suele ocurrir, de la competencia de desarrollo acelerado Ludum Dare, donde participan juegos desarrollados en solo 48 horas. De las tres ediciones de este año (26, 27, 28) se pueden destacar la pesadilla domestica 10 Seconds in Hell de Amy Dentata, o el ganador de la edicion numero 26, MONO de timtipgames que adapta conceptos de teoria del arte a un puzle ferozmente adictivo. Pero la mas interesante de estas competencias de diseño es 7DFPS, que da una semana para terminar un juego del genero mas trillado del gaming y logra maravillas como Superhot, una demo tecnologica en la que el tiempo solo se mueve cuando nosotros nos movemos logrando un efecto estilo “The Matrix” mas original que cualquier mecanica que hayamos visto en 2013 en un juego comercial.

Una minoria de la comunidad gamer ha hecho su hobby el despreciar el concepto de gaming experimental e insultar directamente a sus creadores, acusandolos de pretenciosos y “hipsters” (o, en algunos casos, recurrir directamente a la agresion y las amenazas). Es imposible argumentar contra prejuicios infundados, y por eso el unico proposito de esta pagina es el de invitar a los curiosos a tomarse una tarde y probar estos diez titulos. Pocas sensaciones se comparan a la de abrir la mente y descubrir algo inesperado.

(este articulo fue publicado originalmente en el numero 113 de Revista Loaded)

Comentarios