Noticias

Los 20 años de Doom

Se acaban de celebrar los 20 años de Doom mediante un evento en el que algunos de sus desarrolladores estuvieron presentes. Erwin nos trae el anuncio y una pequeña retrospectiva.
Avatar de Diego Bournot

Por: Diego Bournot

<p>Doom acaba de cumplir la friolera de 20 a&ntilde;os de edad, y teniendo en cuenta su longevidad e influencia en el desarrollo de la industria de los videojuegos, vale la pena alzar una simb&oacute;lica copa en su honor, y realizar una peque&ntilde;a retrospectiva del mismo.<br /><br />Dejando un poco de lado lo que se dice usualmente en estos casos, as&iacute; como la nostalgia t&iacute;pica que despiertan estos acontecimientos, nos preguntamos qu&eacute; tan importante es el mismo en el mundo del gaming moderno. Con su lanzamiento, all&aacute; por 1993, el t&iacute;tulo de id Software supo cosechar excelentes cr&iacute;ticas de la mano de sus avances tecnol&oacute;gicos, as&iacute; como de su enorme nivel de violencia. De hecho, hemos dicho en m&aacute;s de una ocasi&oacute;n que el mismo fue el creador del deathmatch multijugador tal y como hoy lo conocemos, literalmente juntando a un grupo de jugadores en torno a un &uacute;nico juego, y permitiendo que las sesiones de juego de cada uno de ellos se conectaran mediante protocolos de red, permitiendo que cada uno de ellos formara parte del juego de los dem&aacute;s. Esto, que ahora consideramos b&aacute;sico, constituy&oacute; en su momento un enorme salto tecnol&oacute;gico, colocando a Doom entre los juegos m&aacute;s influyentes de la historia.<br /><br />Marcando el cumplea&ntilde;os n&uacute;mero veinte de Doom, el domingo pasado se realiz&oacute; un evento en el campus de la universidad de Santa Cruz, California, en el cual algunos de sus creadores se reunieron para hablar acerca de la importancia del mismo, junto al profesor Henry Lowood, un historiador especializado en tecnolog&iacute;a de la universidad de Stanford.<br /><br />La reuni&oacute;n busc&oacute; reafirmar el papel de Doom en la historia de los videojuegos, as&iacute; como hablar acerca de los motivos que lo han hecho tan importante para much&iacute;sima gente: John Romero, su dise&ntilde;ador -por ejemplo-, es reconocido con regularidad por la calle por gamers que le dicen lo mucho que el juego signific&oacute; para ellos cuando se encontraban en etapa de crecimiento. En la reuni&oacute;n se dieron cita muchos estudiantes de la carrera de dise&ntilde;o de juegos, los cuales estudian bajo un programa organizado por John Romero y su esposa Brenda, para los cuales muchos de los conceptos fundamentales de Doom han sido implantados en su cerebro como muestra de lo que los juegos pueden llegar a ser. De hecho, jugar Doom en modo deathmatch contra otros jugadores no es diferente, desde el punto de vista conceptual, de jugar de la misma forma cualquier FPS moderno. De hecho, en las partidas que se efectuaron en la reuni&oacute;n, los asistentes pudieron disfrutar d e un nivel de felicidad compartida que pocos juegos son capaces de proveer. <br /><br />La pregunta acerca de hasta d&oacute;nde ejerce su influencia Doom es motioi de un acalorado debate. En su excelente libro acerca de el estudio id software, titulado Masters of Doom, David Kushner trat&oacute; de explicar que el juego ha transformado la cultura popular. Un cr&iacute;tico del libro al momento de su lanzamiento, diez a&ntilde;os atr&aacute;s, dijo que el poder de Doom, si bien muy significativo dentro del gaming, no se extend&iacute;a m&aacute;s all&aacute; de los l&iacute;mites del mismo. Sin embargo, hoy d&iacute;a, la noci&oacute;n es otra, ya que separar el gaming de la cultura popular es una tarea mucho m&aacute;s dif&iacute;cil de lo que era hace diez a&ntilde;os atr&aacute;s. Pel&iacute;culas, medios de comunicaci&oacute;n, deportes, todo est&aacute; entrelazado con el gaming, el cual se ha convertido en la industria m&aacute;s fuerte basada en el entretenimiento, sobrepasando al cine y a la m&uacute;sica. Y, desde luego, Doom ha dado forma al gaming, tal y como lo conocemos hoy. Su importancia es tal que series como Call of Duty, Battlefield o Bioshock no existir&iacute;an de no haber sido por &eacute;l, as&iacute; como tampoco existir&iacute;a el deathmatch multijugador, uno de los inventos m&aacute;s gloriosos de la historia del gaming.<br /><br />A nivel personal, puedo decir que Doom model&oacute; mi juventud. El mismo me impuls&oacute;, all&aacute; por la primera mitad de los \'90s, a invertir miles de d&oacute;lares en adquirir los materiales necesarios para crear una red personal, la cual arm&eacute; con mis propias manos, dotada de cuatro nodos de Novell Personal Netware, corriendo sobre MS-DOS y dotada de cuatro PCs 486 DX-2 66 MHz. Un lujo asi&aacute;tico para la &eacute;poca. De esta forma, mi comercio de computaci&oacute;n se convirti&oacute;, todos los s&aacute;bados despu&eacute;s de las <br />9 de la noche, en un club de amigos por el cual desfilaban las pizzas y gaseosas, mientras nos masacr&aacute;bamos mutuamente a escopetazo limpio hasta las tres de la tarde del domingo, al grito de \"&iexcl;corrupto, no puedo parar de matarte!\". Se me hace dif&iacute;cil pensar en otro juego -sobre todo, hoy d&iacute;a- capaz de lograr lo mismo.</p>

Comentarios