Noticias

Leyendas Urbanas: Buenos Aires

Las historias misteriosas abarcan hoy el terreno de lo local. Buenos Aires guarda muchos secretos, y algunos de ellos merecen ser contados.
Avatar de Ani Albano

Por: Ani Albano

Hoy, los terrores y las maravillas de aquellas historias que saben erizarnos el pelo vienen de forma local: Buenos Aires es una ciudad hermosa, pero tambien extraña, y en su corazon guarda muchos mas secretos de los que nos imaginamos. A pesar de ser, dentro de todo, joven, -fue fundada dos veces, aunque no lo crean, en 1536 y 1580- tiene mucho que contarnos. Las leyendas que voy a contarles hoy, son de suelo Argentino, y espero que tengan en cuenta que estando mas cerca, algo raro tambien puede pasarles a ustedes y ser parte del historial de horror local.

El fantasma de Ciudadela

Dicen los vecinos del barrio de Zona oeste, que una noche cuando el colectivo de la linea 237 hacia su recorrido habitual, algo extraño ocurrio al momento en el que este paso cerca del cementerio Israeli, por la Avenida Alvear.

Una curiosa nube blanquecina se desprendio del lugar y fue avanzando hacia el coche, donde el unico pasajero que viajaba pudo ver que de esa masa de vapor, iba desprendiendose una silueta con forma de mujer. Esta silueta acompaño el paso del colectivo, yendo a la par del mismo, hasta que de la nada se desvanecio al momento en que el 237 dejo la zona del cementerio.

Los fantasmas del Subte

Muchas cosas se dicen sobre la curiosa linea de subte que recorre las entrañas de la Ciudad de Buenos Aires, sobre todo sobre la linea A, la cual, al ser la mas antigua, desata una curiosidad aun mayor, y ni hablar de los misterios que existian cuando aun conservaba sus vagones antiguos.

La primer leyenda algunos quizas la conozcan, es aquella que cuenta sobre la estacion fantasma que se encuentra entre Alberti y Pasco. La historia decia que cuando el subte pasaba entre estas estaciones y las luces titilaban -en los viejos vagones- a veces podia verse otra estacion en el medio, donde se podia ver a dos obreros sentados sobre el anden, observando pasar la formacion. La razon de esto es que cuando se estaba construyendo la linea, la estacion en cuestion estaba en obras, pero hubo un derrumbe y los obreros quedaron atrapados, perdiendo la vida. Nadie reclamo sus cuerpos, ya que se trataba de inmigrantes que recien llegaban al pais y muchos no estaban registrados e incluso ni siquiera tenian familia, asi que ahora los fantasmas de estos hombres solitarios deambulan por la linea, mas especificamente, en esa estacion entre Alberti y Pasco que nunca fue.

La segunda leyenda se trata de un empleado del subte que fue al baño en la estacion Saenz Peña - de la misma linea A -  y, horrorizado, encontro dentro el cadaver de un hombre degollado, cuya cabeza reposaba en un charco de sangre. Inmediatamente fue a informar a las autoridades, quienes, al llegar, encontraron todo en perfectas condiciones y concluyeron que el empleado simplemente estaba delirando o teniendo alucinaciones. El problema es que no fue al unico que le ocurrio, luego del primer suceso, varias personas reportaron haber vivido exactamente la misma situacion, pero al volver al lugar, los hechos demostraban que no habia ocurrido absolutamente nada.

El Golem de Balvanera

Los vecinos del barrio de Balvanera cuentan que en mas de una oportunidad han sido rescatados de diferentes siniestros y asaltos por un misterioso hombre que mide mas de 3 metros, y que el mismo deambula por las calles, siendo una presencia benevolente que acude en auxilio de aquellas personas que corren peligro.

Se dice que este hombre es, en realidad, un Golem, creado por un rabino llamado Judah Loew ben Bezabel en el siglo XVI. Todos hablan sobre un gigante pero la version oficial hace mencion a que existian 13 de ellos y que este fue traido a Buenos Aires de la mano de este hombre.

Las versiones dicen que el rabino encerro al Golem en una habitacion a la que nadie puede acceder, al momento de su muerte, otras voces cuentan que el mismo deambula por pasajes sin salida como el de Colombo y Victoria. Sea cual sea su lugar de residencia, los vecinos aseguran que lo han visto, y muchos fueron testigos de sus actos heroicos.


Muchas leyendas encierra nuestra bella ciudad, y tambien nuestro gran pais, voy a seguir contandoles sobre ellas y, quien sabe, quizas ustedes mismos hayan sido testigos de alguna de estas maravillosas y, a veces, escalofriantes historias.

Comentarios