Noticias

La serie Battlefield cumple 17 años - ¿pero cuál es su futuro?

La guerra… la guerra nunca cambia. ¡Pero los juebitos de guerra siiii! Yaay!

Avatar del

Por: Tomás García

La serie Battlefield cumple 17 años - ¿pero cuál es su futuro?

La serie Battlefield cumple 17 años - ¿pero cuál es su futuro?

Nada tan redituable como la guerra. Ya sea en formato real o cualquier otro medio, como un simple videojuego. Un día como hoy de 2002, Battlefield 1942 llegó barriendo hype a las PC de todo el mundo, e hizo millonarios a más de un cyber de nuestro país, con un juego multijugador de un tamaño y un nivel gráfico que pocas veces se había dado visto hasta ese momento. Ni siquiera el magnánimo Medal of Honor se había animado a tanto. De ahí en más, el mercado estallaría de opciones, con Medal of Honor, Call of Duty y Battlefield a la cabeza.

Un sin fin de armas, mapas amplios y variados, y la posibilidad de controlar varios tipos de vehículos, todo con 64 jugadores rompiéndose el mate en simultáneo. El origen de este avance tecnológico se puede encontrar en un juego llamado Codename Eagle, que mientras que no fue memorable, ni cerca, su modo multijugador parecía una versión simplificada de lo que terminaría siendo BF1942. Era tan prometedor lo que tenía entre manos Refraction Games, que DICE compró el estudio, y utilizó una versión mejorada del motor gráfico para crear Battlefield 1942. 

Cuando finalmente salió el primer juego de la serie, no tenía precedente. Ningún juego hasta ese momento había ofrecido un campo de batalla online tan amplio y libre. Además de las opciones de movimientos, con múltiples vehículos —lo que también abría a múltiples vías de ataque—, tenía cinco clases de infantería bien definidas, que hacían del trabajo en equipo algo verdaderamente orgánico. Así se volvió uno de los títulos FPS más importantes de la industria, junto a un nivel de exigencia que DICE mantuvo en cada uno de sus proyectos, más allá de que algunos salieron muy bien, como Bad Company y Battlefield 1, algunos otros salieron muy pero muy mal, como Vietnam, 2142 y Hardline.

Pero sobre todo, construyendo sobre esa fundación que incluía el modo Conquista, donde 64 jugadores se mataban en dos equipos, luchando por puntos específicos en el mapa. Con el tiempo fue agregando nuevos modos, pero sobre todo, fomentando el trabajo en equipo y jugar al objetivo más que la gloria personal —separándose de la competencia—. Así sumaron equipos, y eventualmente, Comandantes para cada uno de ellos, con la capacidad de ver al equipo contrario en el mapa y dar órdenes a sus compañeros.

El único camino es hacia arriba.

El karma eterno de la serie fue el modo de único jugador, al que realmente DICE nunca le dio bola, prefiriendo en cambio, ofrecer un comprensivo modo multijugador. Tomaría un juego específico la llegada de una Campaña, con Bad Company, un equipo muy particular de soldados, y un juego muy especial, con la importante adición de ambientes y estructuras destruibles. Otra marca de innovación en plena maduración. Quedarse atrás de los tiempos es algo que Battlefield no hace. ¿O sí?

Hoy tenemos Battlefield 5 que se encuentra en un lugar complicado. Algo totalmente inesperado, porque el lanzamiento anterior, Battlefield 1 fue uno de los mejores recibidos en su historia. El regreso en el tiempo, esta vez a la inédita Primera Guerra Mundial, le dió un aire fresco de vitalidad a una serie que lo necesitaba. Battlefield 5 esperaba ser la progresión natural de eso, en la Segunda Guerra Mundial, y tomándose un poco menos en serio. Pero no fue tan bien recibido. ¿Por qué?

Cuando vos fuiste, Battlefield fue y volvió dos veces.

Bueno, EA felizmente le achaca a los tiempos tumultuosos que vive la industria con los juegos online, y también al retraso que sufrió durante el desarrollo, que los obligó a competir con juegos descontados por la época de vacaciones. Pero claro, esto es sólo mitad de la historia. Lo más curioso, es que entre su fecha de lanzamiento en noviembre y fin de año, Battlefield V vendió 7.3 millones de unidades. ¡Una verdadera barrabasada! Pero eso para EA es un fracaso, porque no alcanzó las ventas esperadas.

¿Cuál es la verdadera razón de su fracaso? Difícil decirlo, pero sería sano recordar que Battlefield 1 salió en 2016 y vendió 25 millones. Es decir, a mucha gente le gustaba Battlefield 1, le gustaba el juego y el regreso a un escenario más antiguo. Entonces, si tenían un juego exitosos en sus manos, que podían seguir explotando en beneficio a todos. ¿Por qué lanzar un juego nuevo, pero muy parecido, tan solo dos años después? Tal vez eso tiene algo que ver. Los jugadores ya no quieren saltar de un juego a otro cada dos años. En época de alta fidelidad, los gamers encuentran lugares cómodos y quieren quedarse ahí. Y si les vas a ofrecer algo nuevo, al menos que sea novedoso.

En esta nota

Comentarios