Noticias

La maldición de Tails Doll

Si buscamos lo suficiente y revolvemos los recovecos inhóspitos de internet, podemos ir topandonos con cada vez más y más CreepyPastas. El problema es cuando las historias incluyen personajes de videojuegos muy queridos de nuestro pasado.
Avatar de Ani Albano

Por: Ani Albano

Sonic es uno de los juegos mas queridos por todos los jugadores, tanto de la vieja como de la nueva escuela. Podemos recordar con mucha ternura los momentos compartidos con el erizo azul e incluso con su pequeña y adorable compañero, Tails. Claro que, como todo lo que es bello y bueno en internet, debia haber un punto de quiebre, una ruptura que marcara el destino del juego de Sega y lo encaminara por terrenos sinuosos, y que a la vez modificara radicalmente nuestra forma de ver a Tails.

El CreepyPasta de Tails Doll debe ser, en lo que respecta a los videojuegos, uno de los mas populares -a la cabeza con el Sindrome de Lavender Town- y de los que alcanzo una difusion tan grande que al dia de hoy se sigue contando y se sigue insistiendo en la veracidad de los hechos. Ya es practicamente un tabu hablar de Tails Doll como si mencionarlo fuera el equivalente de pararse delante del espejo e invocar a Maria Sangrienta.

Todo comenzo con el juego de Sega Saturn, Sonic R del año 1997 y su personaje desbloqueable, Tails Doll. El juego en cuestion fue relanzado años mas tarde para PC y tambien formo parte de Sonic Gems Collection. Cuando jugabamos con Tails Doll, podiamos escuchar la -espantosa, para mi gusto- cancion Can You Feel the Sunshine? en una especie de loop infinito, independientemente de la pista en la que estuvieramos jugando. Ademas de este insoportable tema, se sumaba el detalle de la suerte de “levitacion” que experimentaba el personaje cuando jugabamos con el.

Hasta este punto, es todo muy normal y tranquilo, pero claro, una vez que Tails Doll toco internet, ya nada fue igual. Algunos fans crearon una serie de leyendas urbanas a su alrededor, que tenia que ver con la maldicion del muñeco infernal. Una version decia que el monigote salia de la pantalla para asesinarnos cuando jugabamos en la pista Radiant Emmerald e ibamos ganando con el mismo.

El verdadero terror comienza con el CreepyPasta, y la historia contada desde el punto de vista de un padre que le regala a su hijo el Sonic R. El niño en cuestion se habia emocionado mucho con el juego, y lo disfrutaba de a pequeñas cuotas antes de irse a dormir. Por lo general, su padre jugaba con el, lo que hacia de esto un combo perfecto.

Una noche, el hombre estaba en la habitacion del chico cuando este estaba a punto de derrotar al ultimo boss. Claro que cuando la batalla termino, no faltaron los gritos de alegria. El pobre padre le pregunto a su hijo si el juego le habia gustado, cuando de repente, entre los creditos, una imagen espeluznante aparecio en la pantalla por unos segundos, los suficientes como para que el padre la vea y le pregunte a su hijo que era eso que acababa de ver. “Tails Doll”, le dijo su hijo “y eso es todo lo que se”. El hombre mando inmediatamente al niño a dormir, y espero a que este estuviera en los brazos de Morfeo para echar manos sobre Sonic R.

Al momento de comenzar el juego, noto que habia un personaje extra para jugar: Tails Doll, asi que emprendio la partida por un rato, juntado al muñeco con otros personajes. Todo iba bien hasta que decidio emparejarlo con Sonic; en ese momento, la pantalla se puso negra y el Sega se apago solo. Esta fue señal suficiente para el hombre: dejo todo como estaba y se fue a dormir.

A eso de las 2 de la mañana, escucho golpes en la puerta de su habitacion, y claramente penso que era su hijo que queria pedirle algo. Lo mando a dormir de nuevo, los sonidos cesaron, pero luego de unos minutos volvieron con furia y el hombre pudo divisar una pequeña sombra debajo de la puerta. Aterrorizado y con la imagen de Tails saltando en su cabeza, se levanto y abrio la puerta, solo para escuchar una voz que decia “vendras conmigo… para siempre” y divisar un muñeco bañado en sangre que lo observaba fijamente.

Como les dije, es solo un CreepyPasta, es solo una leyenda que se viralizo en internet, no se preocupen si a las dos de la mañana alguien toca la puerta de su cuarto, quizas sean sus padres, sus hijos, sus hermanos, yo me preocuparia si viven solos. Por las dudas, no traten ni de emular el Sonic R ni mucho menos, jugar con Tails Doll.

Comentarios