Noticias

La historia de los monjes budistas que ganaron un torneo de esports

¿Quién dijo que no cualquiera puede ganar en los esports?

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Los monjes recibiendo su condecoración.

Los monjes recibiendo su condecoración.

Quizás a estas alturas suene como un cliché, pero como todo buen cliché se dice tanto porque es cierto: hoy en día, los esports son para todos. Con un poco de práctica, cualquiera puede entrar a competir en algún juego, ya que las comunidades son más abiertas que nunca (aunque así y todo todavía tienen mucho trabajo por delante). En un reciente torneo celebrado en la universidad de Khon Kaen en Tailandia, un grupo de estudiantes para monjes probaron que ese dicho es completamente cierto.

Desde el 15 al 18 de agosto se celebró en esta universidad un torneo de Speed Drifters, un juego de carreras de celulares free-to-play desarrollado por Tencent y distribuido por la compañía Garena que solamente está disponible de manera oficial en algunos pocos países. En dicho torneo, los ganadores fueron un grupo de estudiantes de la escuela tailandesa Balee Sathit Suksa, que es un instituto que además de servir como colegio entrena futuros monjes budistas.

Speed Drifters, el juego en el que ganaron los monjes.

Según el director de los monjes, Kokkiad Chaisamchareonlap, los estudiantes tenían tantas ganas de participar en el torneo que el cuerpo directivo de la escuela los ayudó económicamente a que tengan la posibilidad. Así y todo, nadie esperaba que el equipo fuese a ganar la competición. Además estudiar el oficio de monje 20 horas a la semana, los chicos también son educados en materias típicas de secundario, entre las que se encuentra computación. Fue gracias a estas clases que los alumnos se informaron sobre el concepto de los esports y por eso comenzaron a entrenar en Speed Drifters en su tiempo libre.

Por supuesto que no todas las reacciones en la internet fueron positivas. Como los estudiantes compitieron vistiendo sus túnicas de monjes, varios usuarios de redes sociales los criticaron como “inapropiados” o “desubicados”. El director del colegio defendió la decisión de los alumnos, argumentando que es importante que los estudiantes persigan y desarrollen sus intereses. Algo similar ocurrió también luego del torneo de juegos de pelea EVO 2019, donde el campeón de Tekken 7, proveniente de Pakistán, en lugar de festejar a los saltos y abrazos inmediatamente se postró en una posición de agradecimiento musulmana, y fue criticado por algunos en Twitter.

Lo curioso es que según el director del colegio, su escuela no fue la única institución de monjes en entrar al torneo; simplemente fue la que consiguió la victoria. La proeza de estos jóvenes demuestra que no importa la profesión de uno, siempre se puede competir y conseguir resultados porque los esports son, realmente, para todos.

En esta nota

Comentarios