Noticias

La historia de Arkane: el estudio de Dishonored y Prey cumple 20 años

Uno de los mejores nuevos viejos estudios de la actualidad.

Avatar del

Por: Tomás García

La historia de Arkane: el estudio de Dishonored y Prey cumple 20 años

La historia de Arkane: el estudio de Dishonored y Prey cumple 20 años

Arkane Studios es en la actualidad uno de los estudios más interesantes, en cuanto a géneros establecidos. Son veteranos de la industria, trabajaron en algunas de las franquicias más reconocidas —Call of Duty y Bioshock—, saben cuáles son sus fortalezas y conocen íntimamente lo que su público quiere de ellos. Además, desde hace algunos años parecen haber tomado un ritmo de buenos productos, y planean continuar con su próximo juego, Deathloop.

En Arkane todo empieza con Raphaël Colantonio, el veterano desarrollador francés que entró a la industria de puro cul. Según cuenta la historia, Colantonio tenía 18 años y estaba a punto de ingresar en el Servicio Militar Obligatorio de Francia. En ese tiempo, también participó de un concurso organizado por Electronic Arts sobre la serie Ultima. Lo que no sabía el joven, es que lo que buscaban, eran aplicantes para el nuevo estudio basado en Francia que estaban por abrir. Así, fue contratado por EA, y comenzó trabajando estableciendo el servicio de soporte para clientes de Francia.

Cuando EA empezó a concentrarse más en sus franquicias deportivas, Colantonio se fue y después de algunos años trabajando en Infogrames, eventualmente, un día como hoy de 1999, fundó Arkane Studios. Colantonio tomó todo lo que había aprendido, y consiguió desarrolladores de talento internacional para hacer, y ayudar a hacer, la clase de juegos que a él le interesaban. En tres años lanzaron su primer juego, Arx Fatalis. Aunque las ventas no acompañaron, el juego fue bien recibido, y empezó a hacer correr el nombre de Arkane, un jugador nuevo en la industria, con gran potencial.

Algo evidente, porque pronto Ubisoft se les acercó con la franquicia de Might and Magic, para que creen un juego utilizando la tecnología de Arx Fatalis. Después de las pobres ventas, la secuela se había vuelto poco viable, lo que los llevó a aceptar la oferta y crear en 2006, Dark Messiah of Might and Magic. El juego refinó mucho de los conceptos del primero. El éxito de este juego le dio la oportunidad a Colantonio de dejar el estudio francés en manos diestras, y fundar una nueva sede en Estados Unidos, donde conectó con la gente adecuada, y dio vía libre a grandes proyectos y regordetes contratos.

Empezaron a trabajar con Valve en un nuevo juego de Half-Life Top Secret, llamado Return to Ravenholm. Junto a Ubisoft iban a realizar The Crossing, un juego para un jugador, que era afectado por eventos multijugador. Hasta EA los había consultado por asistencia con el ya infame LMNO, uno de los títulos más anticipados por el involucramiento de Steven Spielberg. Pero todos estos proyectos culminaron del mismo modo: Cancelados. Lo que obligó al estudio a tomar trabajos de asistencia. Así terminaron desarrollando el modo multijugador de Call of Duty: World at War y asistencia en diseño, animación y arte en BioShock 2.

Arkane y Bethesda rescataron Prey del olvido.

La compra por parte de ZeniMax fue una maldición tanto como una bendición. Les permitió hacer la clase de juegos que querían hacer, con el apoyo de una empresa grande, que no tenía intenciones de soltarle la mano en medio del proceso. Y lo que es más, ahí encontraron el éxito y reconocimiento internacional. Gracias a juegos de la vieja escuela con diseños modernos, como Dishonored y Prey. Pero esa estabilidad, también significaba que Dishonored se convertiría en una franquicia regular, y con la ampliación del estudio, también trabajarían en franquicias de otros estudios, como Wolfenstein de id Software.

Desde que dejaron de trabajar para otros y empezaron a desarrollar sus propias ideas, encontraron una buena zona de confort, haciendo lo que saben y han hecho, sumado a todo lo que pueda hacer Bethesda desde su lado para ayudarlos a crear el mejor producto posible. Pero en la cresta de la ola, su fundador y líder creativo, Raphaël Colantonio, dejó Arkane. ¡Abandonó a su propio bebé! Pero ya dentro de las fauces de ZeniMax Media, poco quedaba de aquello que formó un día como hoy de 1999. Se fue por temas personales. De años de vivir en la vorágine de la industria, era tiempo de parar la pelota y pasar tiempo con su familia.

¿Qué es lo que espera de un futuro sin Colantonio? Más de sus propias creaciones parecería, con Deathloop. Lo que pudimos ver fue poco, teniendo en cuenta que de momento nos tenemos que arreglar con el trailer que mostraron en la pasada E3 ¡y se veía realmente prometedor! Al parecer presenta dos rivales en un ciclo sin fin, que se repite una y otra vez, mientras se matan. Una especie de Deathmatch entre dos jugadores, con intrincado diseño de niveles y el ya estilo de desarrollo no lineal de Arkane, donde podés encara cada desafío cómo vos quieras, y esto tiene ramificaciones dentro del juego. Como siempre, si viene de Arkane Studios, es algo para echar el ojo, y considerar seriamente.

En esta nota

Comentarios