Noticias

La Venganza de los Nerds 30 años después

El elenco completo de la popular comedia ochentera se reunió para el evento SF Sketchfest. Enterate de los trapitos sucios y el detrás de escena del Citizen Kane de los Malditos Nerds.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

<p>Malditos Nerds eran los de antes.</p> <p>El nerd por excelencia, Chris Hardwick, cumpli&oacute; el sue&ntilde;o del pibe (nerd) al hacer de anfitri&oacute;n y moderador en la reuni&oacute;n del elenco de &ldquo;La Venganza de los Nerds&rdquo; (Revenge of the Nerds, 1984 pero conocida en nuestro pa&iacute;s como \"La Venganza de los Tragas\") a treinta a&ntilde;os de su estreno, en el marco del 13&deg; SF Sketchfest (Festival de Comedia de San Francisco).</p> <p>La pel&iacute;cula dirigida por Jeff Kanew, narra las desventuras de un grupo de cerebritos que tratan de hacerle frente a las constantes burlas y humillaciones de los populares muchachos de la fraternidad Alfa-Beta.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_2129/normal/NERDS%201.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>Convertida en todo un cl&aacute;sico (y referente) de la comedia estudiantil de los a&ntilde;os ochenta -aunque un poco m&aacute;s na&iuml;ve que su antecesora Porky\'s (1982)-, es una de las culpables de haber instaurado en el imaginario popular el tan temido t&eacute;rmino (neeeeeeeeerd, dir&iacute;a Homero) y, por qu&eacute; no, su correspondiente arquetipo f&iacute;sico.</p> <p>Claro que a Hollywood le tom&oacute; un tiempo hacerse a esta idea, pero termin&oacute; regurgit&aacute;ndola en un tedioso estereotipo que lleg&oacute; hasta nuestros d&iacute;as de la mano de un sinf&iacute;n de personajes repetitivos, y alcanz&oacute; su punto m&aacute;s alto en series como &ldquo;The Big Bang Theory&rdquo;.</p> <p>Durante la velada, los asistentes fueron testigos del infantil comportamiento de Hardwick ante la presencia de algunos de sus &iacute;dolos de la infancia.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_2129/normal/NERDS%202.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>Curtis Armstrong (Booger), Timothy Busfield (Arnold Poindexter), Robert Carradine (Lewis Skolnick), Andrew Cassese (Harold Wormser), Julia Montgomery (Betty Childs), Larry B. Scott (Lamar Latrell) y Brian Tochi (Toshiro Takashi), se hicieron presentes para contar sus experiencias, y unas cuantas an&eacute;cdotas extra&ntilde;as sobre la pel&iacute;cula.</p> <p>Se supo. Uno de los eructos m&aacute;s famoso de la historia del cine (el de Booger durante el concurso de eructos, obvio) es, en realidad, el sonido del orgasmo de un camello. S&iacute;, leyeron bien. A eso se le llama la magia del cine&hellip; o la desmitificaci&oacute;n del mismo, claro.</p> <p>Esta fue una de las tantas historias que fueron reveladas directamente de la boca de su protagonista -Curtis Armstrong-, que hoy en d&iacute;a se lo puede ver en la serie &ldquo;New Girl&rdquo;, como el director Foster.</p> <p>Cada uno de los invitados cont&oacute; lo mucho que se esforz&oacute; para conseguir su respectivo papel. Desde tratar de encontrar los anteojos indicados, hasta cortarse el pelo de la misma forma en que lo har&iacute;a su personaje.</p> <p>Para Cassese, que por aquel entonces era un ni&ntilde;o debutante, la cosa fue facil&iacute;sima, ya que el peinadito y los anteojos que luce en la pel&iacute;cula le pertenec&iacute;an de antemano. Pillo.</p> <p>Adem&aacute;s del mencionado problema ocular, Tochi insisti&oacute; en practicar su acento asi&aacute;tico que, seg&uacute;n &eacute;l sonaba m&aacute;s parecido al idish que al de sus ancestros.</p> <p>Antes de comenzar el rodaje, los actores pasaron un par de semanas ensayando en Tucson. Esta experiencia fue decisiva para el desarrollo de los personajes, ya que muchos &ndash;como Booger- pasaron de tener peque&ntilde;as partes a ser un elemento clave de la historia.</p> <p>Y ni hablar de las improvisaciones, las escenas que se cortaron (como todo un viaje a la ciudad de Las Vegas) o aquellas que casi lo fueron, como el primer juego de cartas entre Armstrong y Tochi, que termin&oacute; convirti&eacute;ndose en un verdadero cl&aacute;sico de todos los tiempos.</p> <p>Es necesaria alguna otra prueba de que los inadaptados heredaran la Tierra.</p>

Comentarios