Noticias

Kickstarter conquista el festival de Sundance

¿Creías que solamente los juegos se beneficiaban de la moda del crowdfunding? Veinte de las películas seleccionadas para el festival de Sundance fueron financiadas por sus propios espectadores.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Desde su fundacion a fines de los años setenta por Robert Redfor, el festival de Sundance es la meca del cine independiente norteamericano. En 1989 marco el regreso del cine personal y humanista con el triunfo de “Sexo, Mentiras y Video”, el debut de Steven Soderbergh. Ahi recibieron su primera exposicion a los medios Quentin Tarantino, Robert Rodriguez, Kevin Smith y fenomenos del cine de ciencia ficcion moderno como Primer, Moon, y Another Earth. Sundance marca el camino del “indie”, y este año todos estan hablando de… de lo mismo que hablan los gamers: la influencia de Kickstarter como medio alternativo de financiamiento.

Kickstarter, para los que llegaron tarde a la fiesta, permite que un creativo (un inventor, un diseñador de videojuegos, un director de cine) proponga un proyecto abiertamente y pida financiacion por parte del publico. Ojo: financiacion, no inversion. La plata que uno pone compra 1) la existencia de la obra y 2) “premios” que dependen de la cantidad de que uno ponga (el DVD, un poster firmado, etc.). Durante 2013 se financiaron literalmente miles de proyectos de cine y video (un 39% de los 30.000 presentados) y varios de ellos competiran en el festival mas grande de Estados Unidos.

Lo mas interesante de esta noticia es la variedad de los proyectos. Blue Ruin es un thriller de venganza que fue financiado en base a una serie de storyboards, God Help the Girl un proyecto soñado de Stuart Murdoch, miembro de la banda Belle and Sebastian, Marmato es un documental sobre un pueblo minero en Colombia, Afronauts narra la historia de la academia espacial de Zambia y su intento fallido de mandar astronautas a la luna, mientras que The Internet’s Own Boy habla de la vida del activista de la informacion Aaron Swartz.

Lo que nos lleva a una preguntita. En Argentina hay dos fuentes de financiamiento para una pelicula: el Instituto Nacional de Cine, que organiza paneles de expertos (generalmente academicos) y otorga subsidios a productores establecidos, y un puñado de empresas como Disney, Warner y Pol-Ka, que producen cine televisivo y popular. ¿Podria el crowdfunding hacer nacer una industria de cine y television local que alimente otros intereses? (ya se que al proyecto de Casero no le fue muy bien, pero no vamos a usar ese caso de unica referencia...)

Comentarios