Noticias

Impresiones BGS: Spyro Reignited Trilogy

Tres juegos en uno. Todos clásicos de la época en la que PlayStation debutaba entre los grandes y una remake que los reúne a todos. Sebas lo jugó y nos cuenta sus impresiones.

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Brasil Game Show es el evento de gaming más grande de latinoamérica y las principales marcas lo saben. Activision tuvo su propio stand gigantesco dominado por Sekiro: Shadows Die Twice, Destiny 2: Forsaken y Call of Duty Black Ops IIII. Sin embargo uno de los juegos más esperados de la legendaria editora norteamericana es la remake de la trilogía original protagonizada por nuestro dragón favorito. Para jugar esta demo había que acercarse al booth de PlayStation y hacer largas filas, pero el placer de tomar el control de Spyro valía la pena.

De la misma forma que el año pasado revivió al viejo y querido Crash Bandicoot, Activision está haciendo lo propio con el pequeño dragón púrpura. Para Spyro Reignited Trilogy las reglas son las mismas: tres clásicos en un solo paquete (Spyro the Dragon, Spyro 2: Ripto's Rage! y Spyro: Year of the Dragon) aprovechando las bondades de la tecnología moderna. Si bien los juegos siguen al pie de la letra lo visto en los juegos originales de ninguna manera podríamos considerarlos una remasterización, están hechos de vuelta desde cero y se sienten como títulos modernos, al menos desde el apartado técnico.



La demo que estaba disponible contaba de tres secciones diferentes que nos proponía un completo paseo por la trilogía original. Cada una estaba enfocada en una de las características más recordadas de la franquicia, saltando de juego en juego para conseguirlo. Desde recorrer verdes praderas rompiendo cofres con la cabeza, pasando por sumergirnos bajo el agua en la búsqueda de cristales ocultos y hasta rescatar dragones petrificados. Todo sigue en su lugar tal y como lo recordamos, inclusive aquel memorable mini game en el que nos subíamos a un skate que tan bien capturaba la esencia de finales de los noventas.

Lo que más destaca y realmente deslumbra es la presentación general. Técnicamente es brillante, tanto o más que la trilogía que lanzaron el año pasado. El juego se ve fluido, Spyro responde perfectamente a nuestros comandos y el nivel de detalle con el que recrearon el mundo es exquisito. Las animaciones de los enemigos, el fuego y las chispas que saltan al escupirlo, todo es un espectáculo para los sentidos. A lo largo de cada etapa de la demo logré perderme en sus hermosos escenarios, buscando sectores secretos que aún recordaba de aquellas tardes con la PlayStation original y junte cada uno de los cristales con lo que me topé.



Lo que termina dejando un poco que desear es la jugabilidad en sí. Como era de esperarse Spyro Reignited Trilogy respeta a rajatabla la obra original, algo que es su mayor virtud y a la vez una gran contra. Toys for Bob parece haber hecho un trabajo espectacular, pero la decisión de Activision de no aggiornar un poco los controles terminó por decepcionarme mientras más jugaba a la demo. En general es entretenido, pero tener que presionar un botón para ponerlo en primera persona y poder ver lo que nos rodea tras quedar clavado en el lugar era algo propio de las limitaciones tecnológicas de la época.



Sin embargo es difícil esquivar el encanto de esta propuesta. El booth de PlayStation estuvo todo el tiempo repleto de jugadores y Spyro fue uno de los títulos más jugados. Todos aquellos que estén esperando regresar a esos coloridos escenarios que disfrutaron en su niñez estarán felices cuando en dos semanas se publique Spyro Reignited Trilogy. Por otro lado todo parece indicar que los que esperen una experiencia jugable actualizada deberán esperar a que Activision revise el desempeño de esta remake y considere crear una nueva entrega de la saga. Con el lanzamiento oficial tan cerca solo nos queda esperar a ver si estas primeras impresiones se confirman o, por el contrario, el juego final nos depara una gran sorpresa.